Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Deportes

Canyigueral no se fía del Blas Gon y Bodegas Ceres Villa de Aranda

El ex jugador amarillo ha regresado a Bordils por motivos laborales

04/10/2018 17:54 | Andrés
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

El club catalán es uno de los más fiables como local donde apenas deja escapar puntos

El Villa de Aranda y Marc Canyigueral vuelven a cruzar sus caminos. Llegó al club ribereño con 25 años debutando en la liga ASOBAL de la mano de Jacobo Cuétara. “Tengo unos recuerdos maravillosos de aquel año, sobre todo por el grupo humano que coincidimos en el vestuario. Disfruté mucho en Aranda y luego también en Cuenca las dos últimas temporadas donde logramos clasificar al equipo para Europa” señala el lateral catalán. Esta campaña ha decidido volver a Bordils por temas laborales. Ha encontrado trabajo y puede compaginar ambas vertientes, jugando al balonmano en el club donde se formó desde pequeño. Tenía alguna oferta encima de la mesa pero priorizó la profesión. Incluso el Villa de Aranda llegó a interesarse por su situación ante el déficit en el lateral zurdo pero Marc ni valoró el regreso porque su destino estaba en Girona. Y allí espera al que fuera su equipo este sábado. Handbol Bordils y Blas Gon y Bodegas Ceres Villa de Aranda se enfrentan en la tercera jornada de liga. Y lo hacen con comienzos muy distintos. Mientras el conjunto catalán suma dos puntos en la liga y también ha accedido a la segunda ronda de la Copa del Rey, el Villa de Aranda todavía no ha estrenado su casillero de puntos en liga y está eliminado de la competición del KO. Bordils apenas ha perdido un partido como local de los últimos 12 disputados y en su cancha es muy complicado puntuar. Con esas tarjetas de presentación es lógico pensar que el favorito es el equipo gerundense.

 

A pesar de esos números Marc Canyigueral no se fía del Villa de Aranda y hasta le considera con serias opciones de jugar el playoff de ascenso. “Por plantilla, por afición y por cómo se vive el balonmano en la ciudad, creo que es un conjunto que al final jugará la fase de ascenso. Esto no acaba más que empezar y esto da muchas vueltas” apunta.

 

Lo que está claro es que la llegada de Marc Canyigueral otorga más potencial ofensivo al Handbol Bordils. El hijo pródigo ha regresado para dar alegrías a una afición incondicional que vive cada partido como si fuera una fiesta. “Somos una familia y el club tiene mucho mérito porque todos los jugadores vivimos a escasamente 15 kilómetros a la redonda”. Bordils es una localidad que no llega a los 2.000 habitantes pero donde el balonmano es casi una religión.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.