Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Deportes

Creciendo desde la defensa (23-18)

El trabajo en la retaguardia local, unidas a las intervenciones de Amérigo acabaron con las esperanzas cántabras de puntuar en el Príncipe de Asturias

03/02/2018 21:35 | Andrés
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Foto: Richi Amérigo cuajó otro gran partido (Twitter Villa de Aranda)

Segundo triunfo consecutivo para un Villa de Aranda que dio un cursillo de manual de defensa ante uno de los mejores equipos a domicilio en lo que llevamos de liga.

Los ribereños se erigieron como un auténtico muro sobre el que chocaba una y otra vez el juego ofensivo del Grupo Pinta. Sólidos en el 6:0 apenas cambiaron al avanzado cinco minutos en la primera parte con Novais incomodando las circulaciones visitantes. Fue para despistar un poco porque rápidamente se rotó al sistema que se hizo infranqueable para el Grupo Pinta. Y si se lograba sobrepasar allí aparecía Richi Amérigo, un auténtico valladar que llegó a desesperar al conjunto entrenado por Diego Soto con porcentajes de casi el 50% en portería. Desde el principio se hizo la noche para el Grupo Pinta. Los primeros goles locales llevaron la firma del extremo zurdo Rodrigo Del Val, y fueron aprovechando rápidas contras producto de robos de balón por parte de la defensa arandina. En los 10 minutos iniciales el marcador reflejaba un clarividente 5-1, momento que aprovechó el entrenador cántabro para pedir su primer tiempo muerto. Pero no tuvo mucha incidencia ya que el Villa de Aranda alcanzaba su máxima diferencia en la primera parte en el minuto 13 (8-2) gracias a los tantos de Simic y Lorasque desde el punto de penalti. Soto salió con Genio de central pero eligió un sustituto que iba a aportar bastante mejoría en el juego visitante. La salida al campo de Colunga permitió cambiar la defensa al 5:1 con este jugador de avanzado poniendo en dificultades a la circulación de balón arandina por primera vez en todo el choque. La pizarra táctica empezaba a rular con variantes en uno y otro lado. El Grupo Pinta consiguió atascar al Villa de Aranda y llegaron los goles de José Carlos Hernández y el lateral Dalmau estrechando el electrónico hasta colocarse a tres goles de diferencia (11-8). Un gol de Sergio Rodríguez reducía la distancia aunque el Villa de Aranda se marchaba con un colchón muy merecido a los vestuarios.

 

La segunda parte arrancó con un buen arreón visitante. Dalmaux colocaba a los cántabros a sólo un gol del Villa de Aranda (12-11) en el minuto 36. Pero a partir de ahí empezó el show defensivo del conjunto de Carlos Colmenero. Se vieron las orejas al lobo y el equipo ribereño subió un pistón más su intensidad en la parcela de contención rayando casi la perfección durante diez minutos. Un parcial de 4-0 cercenó cualquier atisbo de remontada colocándose el marcador 16-11 lo que obligó a pedir un tiempo muerto a Diego Soto. La variante con la que se salió del área de instrucciones fue la de atacar con 7 jugadores de campo, colocando dos pivotes entre líneas para intentar romper el muro arandino, pero ni por esas. El Villa de Aranda no cedió en su intensidad y dejó el partido prácticamente sentenciado a falta de diez minutos para el final. Simic encontraba huecos ante la desesperación visitante y conectaba una y otra vez con el pivote Mosca o los extremos. El central serbio cuajó una gran actuación en su presentación ante su público. Hizo y deshizo siempre con mucho criterio y valentía. Un gol a la contra de Manu y otro de Rodrigo tras filtrarse en la defensa cántabra propiciaron la puntilla definitiva ante un Grupo Pinta que llegó al final del encuentro sin ninguna opción de mantener la extraordinaria racha positiva como equipo visitante. El cuarto clasificado claudicaba en el Príncipe de Asturias de forma contundente. Sergio Rodríguez volvía a anotar el último tanto del partido tal y como pasó en la primera mitad pero sólo sirvió para maquillar un poco el resultado. Finalmente el Villa de Aranda ganaba por 23-18 llevando la alegría a los aficionados y saliendo de los puestos de descenso. Crece el conjunto de Carlos Colmenero tanto en juego como en moral. Cuatro puntos seguidos y a seguir remando. El próximo compromiso, una pista siempre complicada, la del Pandero de Palma del Río. Por su parte el Grupo Pinta Torrelavega recibirá al Ikasa Madrid en el Vicente Trueba, en lo que puede ser una nueva oportunidad para engancharse a los puestos de playoff de ascenso.

 

VILLA DE ARANDA 23 (11+12)

 

Amérigo, Mosca (3), Krook (1), Megías (2), Simic (4), Iker Antonio (1) y Rodrigo (5). También De Vega, Piovarczick (2), Manu (1), Matheus, Oscar Río, Lorasque (3p), Torres (1), Guille, y Alberto.

 

GRUPO PINTA TORRELAVEGA 18 (8+10)

 

Murillo, Oliver (1), Saúl, Genio, Dalmau (3), Sergio (4) y Marcos (2). También Eduardo (1), Vicente (1), Antón, Hernández (3), Villalobos, Pablo (1), y Colunga (2).

 

Arbitros: Vicente Peris (Valencia) y Manuel Mohedano (Andalucía). Excluyeron por el Villa de Aranda a Megías (2). Por el Grupo Pinta a Oliver, Marcos y Colunga.

 

Parciales: 2-1, 5-1, 8-2, 9-4, 10-6, 11-8 (descanso) 11-9, 14-11, 17-12, 18-13, 19-14 y 23-18 (final).

 

Príncipe de Asturias. 900 espectadores. En los prolegómenos se rindió homenaje a Daniel Llorente, fisioterapeuta de la selección española de balonmano que obtuvo la medalla de oro en el Europeo y a Guillermo Algorri, medalla de plata con la selección juvenil femenina de Castilla y León.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.