Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Javier Bravo logra finalizar el Ironman de Vichy

El triatleta arandino invirtió cerca de 14 horas en completar el recorrido

23/08/2022 8:49 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Javi a punto de empezar el recorrido en bicicleta

Se propuso acabar como un reto personal. Sabía que tocaba sufrir pero a sus 48 años se inscribió para tomar parte en el Ironman 70.3 de Vichy. Tocaba volver a una prueba de máxima exigencia tras acabar hace algunos meses el Ironman de Cozumel en México. Esta carrera en tierras francesas se antojaba incluso algo más dura que la anterior pero el triatleta arandino Javier Bravo no se lo pensó dos veces y volvió a preparar su segundo Ironman con la ilusión de llegar a meta para celebrar la gesta con su familia. Allí le estarían esperando su mujer y sus hijos, que le acompañaron a esta aventura animándole en todo momento durante el recorrido. La hoja de ruta incluía 3,8 kilómetros de natación, 180 kilómetros de bicicleta, y 42,2 kilómetros de atletismo para finalizar. Suelen apuntarse muchos españoles por la cercanía geográfica y porque es la primera en dar puntos para clasificarse para el Kona. Además es ideal para los que pueden entrenar fuerte en verano. La competición tiene su dificultad porque el relevo de bici se realiza con un calor extremo y sobre repechos de 2.400 metros de desnivel en algunos tramos. Es el segundo recorrido de bici de Ironman más duro del mundo, con pendientes del 10% en algunos tramos. 

La cosa se suavizó un poco al suprimir la organización el segmento de natación por la mala calidad del agua en el Lago D, Allier. Los recientes episodios de fuertes lluvias llevaron a los participantes a comenzar con la prueba de bici. Una faena para la organización y una pena para los triatletas inscritos pero también un alivio. Jesús Javier Bravo invirtió 14 horas 07 minutos y 41 segundos en llegar a meta. Dosificó muy bien sus fuerzas porque el principal objetivo era acabar la prueba. Al final lo hizo en el puesto 874º de la general, siendo el 114º en su categoría de M 45-49. Un momento muy emotivo fue cuando recogió su medalla que le acreditaba como “finisher”. Otra prueba superada cerca de cumplir los 50 años. Por supuesto que se celebró como merecía la gesta, una más en su currículo que incluye también varios maratones importantes acabados. Entre ellos Nueva York y Chicago.

 

El triatleta arandino personaliza lo que es un ejemplo de esfuerzo y sacrificio para un deportista amateur que siempre que su cuerpo y sus labores profesionales se lo permiten, se propone vivir nuevas experiencias. Ese es su mejor trofeo.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.