Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Banner Sección

La magia del rugby atrae a medio millar de niños hasta el Montecillo

La Concentración de Escuelas de Rugby Gradual se selló con éxito participativo y organizativo

17/12/2019 11:44 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Fotos: Web oficial Rugby Aranda (Julio Calvo)

Una vez más el Club Rugby Aranda demostró estar muy preparado para organizar eventos relacionados con el fomento de este deporte. Hace unos días nuestra localidad fue anfitriona de la Concentración de Escuelas de Rugby Gradual de Castilla y León y la actividad resultó un éxito a todos los niveles. Era un reto organizativo y las actividades programadas salieron a las mil maravillas haciendo las delicias de lo más pequeños. Si los niños de hoy son el reflejo del futuro, el Rugby de la comunidad puede sentirse orgulloso del excelente porvenir que parece acompañar el crecimiento del oval en estas tierras. Alrededor de medio millar de jugadores de ocho de las principales escuelas de Rugby de Castilla y León (VRAC, Salvador, Arroyo y El Pilar de Valladolid, Aparejadores y Rugby Aranda de Burgos, Palencia y Zamora), se dieron cita este pasado sábado 14 de diciembre, sobre el césped del Estadio Municipal El Montecillo y su pista anexa.

 

No fue una mañana excesivamente fría de otoño, aunque sí nublada. Con la escala de grises como tonalidad de fondo, se vio desfilar a los niños y niñas de las categorías sub 6, sub 8, sub 10 y sub 12, haciendo el trayecto desde los autobuses de los clubes y coches particulares, hacia el estadio. La ilusión y el nerviosismo que se percibía en todos ellos, permitía intuir una magnifica jornada en Aranda de Duero con el rugby como gran protagonista. Con todo dispuesto y preparado, dio comienzo la 3ª Concentración de Escuelas de Rugby Gradual, momento en el que césped del Montecillo se cubrió de un colorido mosaico, compuesto por las diferentes camisetas de los jóvenes rugbiers: niños y niñas juntos, disfrutando del juego, divirtiéndose practicando un deporte donde integridad, pasión, solidaridad, disciplina y respeto se llevan por bandera. Una mañana en la que todos los que estuvieron recordarán, no sólo la sensacional atmósfera que envolvió el acto desde el principio hasta el final, sino la alta calidad del rugby exhibido por los más pequeños. Les espera un futuro muy prometedor a los aficionados de este deporte.

 

No se puede entender el éxito de la concentración, sin el despliegue de miembros y efectivos del Club Rugby Aranda, el apoyo de la Concejalía de Deportes, la y el Ayuntamiento ribereño. Todos juntos empujando hacia una misma dirección, demostraron su capacidad, solvencia y responsabilidad desarrollando a la perfección un evento de estas características, dejando claro que esta Villa puede albergar acontecimientos similares o de mayores dimensiones. El trabajo que se está haciendo en las categorías inferiores está empezando a dar sus frutos. La Escuela de Rugby de Aranda cada vez tiene más adeptos entre los jóvenes de nuestra localidad.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.