Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Deportes

Misión cumplida en el Muztagh Ata

Cuatro de los cinco montañeros de la expedición arandina hace cumbre en dicha montaña

26/07/2019 9:29 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Foto: Travesía con esquís en el Muztagh Ata

 

Buenas noticias nos llegan de la cordillera asiática del Kun Lun. Los aventureros ribereños que iniciaron hace unos días el asalto a la cima del Muztagh Ata lograron hollar la montaña de 7.546 metros de altitud. Cuatro de los cinco expedicionarios consiguieron su objetivo. Sólo Ruth García tuvo que darse la vuelta por verse aquejada por el mal de altura en la última fase de la escalada. El resto continuó y llegó a la cima en varias fases. Primero lo hicieron Ismael Mediavilla, Sergio Abad y Jesús María García, que alcanzaron el punto más alto del Muztagh Ata conjuntamente. Un poco más tarde lo hizo Fernando Sanza, que ralentizó su ritmo para unirse a una cordada que venía por detrás. Todos los montañeros volvieron a unirse en el campo 2 una vez iniciado el descenso definitivo. En total el ataque a cumbre duró unas diez horas aproximadamente. La meteorología permitió abrir una ventana que fue aprovechada por los montañeros para buscar su objetivo. Ahí tuvieron suerte y lo aprovecharon. Aunque según el testimonio que nos llega desde tierras asiáticas tuvieron que soportar temperaturas muy bajas y siempre estuvieron acompañados por fuertes rachas de viento, lo que hizo que estuviesen poco tiempo en la cumbre. Lo más importante es que salvo el inconveniente sufrido por Ruth no hay problemas de salud y los cinco se encuentran en buenas condiciones a pesar del duro esfuerzo realizado.

 

Parte del camino se realizó utilizando esquís de travesía, que era otra de las peculiaridades de la ascensión. Tras montar el cambo base a 5.500 metros utilizaron las raquetas para subir luego al campo base 2 y finalmente al 3, ya a unos 6.700 metros de altura. La aclimatación fue progresiva durmiendo y moviéndose entre los distintos campos habilitados con los esquís de travesía. Con cielo despejado iniciaron el ataque a cumbre el día 25 culminando con éxito la ascensión definitiva. Para ello tuvieron que superar una zona amplia de fuertes pendientes donde hubo que extremar las precauciones por los peligros de las grietas ocultas. Afortunadamente no apareció la temida niebla que es otro obstáculo que suele incomodar mucho a los aventureros que deciden subir al Muztagh Ata.

 

Por lo tanto misión cumplida y ahora toca descender con precaución e iniciar una segunda fase donde habrá tiempo para llevar a cabo alguna ruta turística por la zona, ya de forma tranquila y con la satisfacción de haber conseguido el principal objetivo. El viaje de regreso a Aranda está previsto para el viernes 2 de agosto.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.