Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Pedaleando durante años por el mundo

Alberto Matamoros ha iniciado una aventura para conocer muchos lugares y disfrutar de la naturaleza

03/11/2022 10:00 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Viajar es la pasión de este joven arandino

A lomos de su bicicleta, el arandino Alberto Matamoros está dispuesto a vivir una experiencia única, sólo apta para personas a las que les guste viajar, conocer mundo, y que además sean valientes. Apenas hace dos días que comenzó una aventura singular, consistente en pisar varios continentes montado en su vehículo de dos ruedas. A sus 39 años siente que el momento de disfrutar de este bonito reto ha llegado: Llevaba bastantes años planificando este reto mayúsculo que ya se ha convertido en una auténtica realidad. “Yo adoro viajar y me hace muy feliz. Uno se da cuenta que la vida es muy efímera y corre que se las pela, así que en estos momentos prefiero arriesgarme y lanzarme a la aventura. He ido a bastantes países en anteriores ocasiones, pero la duración no pasaba de un mes. En agosto del 2020, en plena pandemia, me dije vamos a conocer lo máximo que pueda y además sobre el terreno. Por eso elegí la bici y aunque en determinados momentos tendré que coger trenes o autobuses para moverme por algunos sitios, la mayor parte del viaje será a base de pedales” explica.

 

En términos globales Matamoros invertirá varios años. “El viaje es de una magnitud muy potente pero he planificado las etapas y me sale bastante tiempo fuera. Comenzaré en España y Portugal, para pasar con mucha probabilidad el estrecho y dirigirme a Marruecos y África. Luego subiré hacia Turquía para meterme en el continente asiático y hacer parte de la ruta de la seda, que siempre me ha llamado mucho la atención. Viajaré por varios países incluido trasladarme hasta Micronesia, en Oceanía. Me gusta ir donde no va todo el mundo y estar en contacto con la naturaleza real. Tengo mucha información sobre Tonga, Salomón, y Fidji y quiero explorarlas un poco. Allí hay buceo libre y buscaré zonas donde se pueden ver ballenas. A partir de ahí no descarto saltar a América como el siguiente destino, pero todo sobre la marcha” concluye.

Para el viaje no ha elegido una bicicleta cualquiera. La ha diseñado personalmente pidiendo piezas a fábricas especializadas de España y otros países. La resistencia y la comodidad han sido claves. También se ha buscado que sean lo más ligeras posibles sin escatimar en calidad. Eso sí, las ruedas son especiales para todo tipo de superficies y terrenos. Llevará lo necesario en el equipaje. Ha tenido que seleccionar y apartar todo lo que no sea básico e imprescindible. Esperan muchas sensaciones reunidas alrededor de un solo deseo: estar en contacto directo con la naturaleza lo máximo posible.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.