Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Deportes

San Matheus otra vez al rescate (31-30)

El jugador brasileño salvó los muebles de un partido donde Agustinos mereció mejor suerte

24/11/2018 22:19 | Andrés
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Matheus de Novais era la viva cara de la felicidad tras anotar el gol de la victoria

Triunfo importantísimo para el futuro del Villa de Aranda en un presente que está transitando por la agonía y el sufrimiento continuos. El conjunto de Juan Moreno sigue moviéndose en el alambre continuamente y jugando a arreones. En Barcelona mereció ganar y perdió. Tuvo balón para lograr la victoria en probablemente su mejor partido hasta la fecha y la moneda fue esquiva. Ante Agustinos la historia fue la contraria. Los alicantinos fueron mejores en el río revuelo y el totum revolutum en que se convirtió el partido desde el pitido inicial, y acumularon más méritos para llevarse los puntos. Tuvieron la misma jugada que el Villa de Aranda en Barcelona para ganar, pero acabaron perdiendo para alegría ribereña, que por fin lograba gestionar un final apretado a su favor. De los errores se aprende y esta vez la pizarra táctica de Moreno en el tiempo muerto destinó un último lanzamiento para Matheus, el jugador más on fire en la cancha. Y Matheus rubricó su partidazo con un disparo colocado ante el que nada pudo hacer Padilla. Desde el 12-11 siempre había estado por delante en el marcador Agustinos hasta ese gol decisivo que valía los dos puntos de oro y llevaba el desencanto total a las filas visitantes. Todo el rato remando para morir en la orilla debieron pensar los jugadores alicantinos hundidos en la pista. Es la misma sensación que ha experimentado el Villa de Aranda unas cuantas veces esta temporada. Por partidos como éste la División de Plata es tan apasionante. En cualquier cancha y ante cualquier equipo puede saltar la liebre. Puerto Sagunto puede testimoniarlo en primera persona de nuevo después de caer en Santoña esta tarde por 30-29.

 

El gol milagroso de San Matheus de Novais desató el éxtasis y la alegría desbordada en un Príncipe de Asturias donde la épica ya ha escrito unas cuantas páginas de este calado a lo largo de la historia del Villa de Aranda. Se necesitaba un triunfo sobre la bocina para soltar nervios, adrenalina y tensión acumulada. Y se logró en un día importantísimo y vital. Ante un rival directísimo y después de remontar un resultado adverso con diferencias en contra de hasta tres goles en muchas fases de la segunda parte. Podemos quedarnos sólo en eso y felicitar a todo el mundo. Y se hace desde estas líneas por supuesto. Pero también hay que ver las cosas como son y ser realistas tras un partido donde hay poco salvable. La defensa 3-2-1 con que se inició el partido fue totalmente desarbolada por el juego dinámico de Agustinos en cuanto los alicantinos supieron leer las vías de agua continuas. Del 7-3 se pasó en un abrir y cerrar de ojos al 10-11 obligando a Moreno a cambiar al 6:0. La doble exclusión de Llorens dejó muy tocado ese entramado y Didac Villar y Cuartero lo aprovecharon para dejar la ventaja visitante en 12-14 al descanso.

 

Punto y aparte el tema de las inferioridades. Siguen sin aprovecharse y sin trabajarse. Y es un aspecto clave en el balonmano moderno. Con dos hombres más en cancha el Villa de Aranda no fue capaz de anotar ningún gol dando vida a Agustinos en el minuto 42. Y también resultaría decisiva la tarjeta roja a Cuartero, el mejor hombre visitante. El dorsal 21 alicantino había anotado 7 tantos y era el faro sobre el que se sostenía Agustinos pero en el minuto 46 derribó a Matheus en carrera. Roja clara y los árbitros lo tuvieron también claro por unanimidad. Ahí se le abrió al Villa de Aranda de par en par la opción de remontar un partido que estaba cada vez más cuesta arriba. Juande Linares cogió las riendas de la responsabilidad pero Agustinos acusó muchísimo la ausencia del ex de Benidorm. Los últimos minutos fueron un toma y daca continuo y en ese intercambio de golpes el Villa de Aranda acertó en casi todos su golpes sobre la defensa de Agustinos. Goles al límite y vitales de Yano, Matheus y Rodrigo del Val (infalible desde el extremo) que desembocaron en un emocionantísimo final donde apareció San Matheus, que volvió a tocarla otra vez como ya ocurriera ante Novás. Ese gol a falta de cinco segundos saca al Villa de Aranda del descenso por mejor golaverage con Novás y San Martí (6 puntos los tres). Parabens Matheus.

 

BLAS GON Y BODEGAS CERES 31 (12+19)

 

Luis de Vega, Nico López (9, 4), Megías (1), Llorens (1), Rodrigo del Val (4), Matheus (9,1p) y Elustondo (3). También Amérigo, Leonel (1), Abdela, Molina (1), Yano (2), y Diego Martínez.

 

AGUSTINOS 30 (14+16)

 

Padilla, Zhukov (4), Linares (7,3p), Soriano, Cuartero (7), Jimeno (1) y Moll (4). También Pablo, Guuijarro, Didac (3), Iriarte, Recio (1), Bodi (1) y Adrián (2).

 

Arbitros: Carlos Gude y Juan José Gude (Euskadi). Excluyeron a Leonel y Llorens (2) por el Villa de Aranda. Por el Agustinos a Linares, Soriano (2), Jimeno, Moll y Cuartero. Tarjetas roja y azul para Cuartero en el minuto 46.

 

Parciales: 5-3, 7-5, 8-6, 9-9, 10-10, 12-14 (descanso) 16-17, 19-20, 20-23, 22-24, 27-28 y 31-30 (final)

 

Príncipe de Asturias. 900 espectadores. Día especial de actividades con lectura de manifiesto en contra de la violencia de género y también presentación de los equipos femeninos de las categorías inferiores del club.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.