Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Una caída priva a Oscar Santamaría del podium en la Copa de España

01/06/2011 16:38 | Andres
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir


Mala suerte para el ciclista del Gerardo de la Calle en la meta de Villarreal. En el sprint final y con todo a favor para conseguir la victoria se fue al suelo y con él las esperanzas de subir al podium en esta prestigiosa competición nacional. Rubén Rodríguez se impuso en el Gran Premio de la Montaña
 
 
 
Villarreal fue el escenario del desenlace de la Copa de España junior. Doce corredores llegaban a esta cita con opciones matemáticas de victoria, por lo que se preveía una carrera dura y trepidante. Con 125 ciclistas en la línea de salida, arrancaba la carrera. Desde el principio el ritmo marcado por la cabeza del pelotón condenó a los más débiles y a los que tuvieron la mala suerte de sufrir pinchazos o averías. Así fue como se consiguió una media de velocidad de 40km/h aunque se tratase de una prueba tan larga. Por algo la Copa de España es un trofeo tan prestigioso: sólo están los mejores y lo dan todo para ganar.

 


Los de Gerardo se quedaban sólo con tres corredores en liza, pero no fue motivo para el desánimo, ya que llegando a primer puerto Rubén Rodríguez atacaba con otros cuatro corredores y se imponía en la cima del Alto de Vallat. Por ser el puerto de mayor categoría de la carrera, Rodríguez conseguía muchos puntos para alzarse con el trofeo final de la montaña, confirmando una vez más que nos hallamos ante uno de los mejores escaladores del pelotón nacional.


La fuga fue anulada tras bajar el puerto, e inmediatamente los líderes de la general dieron un golpe de mano y formaron un grupo de 24 unidades que poco a poco comenzó a ganar tiempo al pelotón. En esta selección teníamos a Ramón Álvaro y, por supuesto, a Óscar Santamaría. Diez kilómetros después llegaron al segundo puerto de la jornada. Con autoridad, Ramón Álvaro dejaba atrás a sus rivales para coronar en primera posición, asegurando así la victoria de la montaña para su compañero Rubén Rodríguez.

Y la sorpresa de la carrera llegó en ese momento. Francisco José Medina (Andalucía) lanzaba un ataque fenomenal para alcanzar a Ramón Álvaro y sólo otros seis corredores eran capaces de seguir su estela. Organización y público se quedaron atónitos al ver que sólo dos corredores de los doce que disputaban la victoria resistían este ataque: Joaquín Torres (Andalucía) y Óscar Santamaría (Gerardo de la Calle). El resto de competidores, incluido el líder, se rendían ante la fortaleza de estos dos ciclistas y de sus equipos, y a pesar de que algunos de ellos continuaron intentando dar caza a este grupo de ocho, ninguno pudo ya contactar con la cabeza de carrera.

 

Oscar hace lo más difícil pero no tiene suerte en la meta

 

En los últimos kilómetros nadie pasaba a los relevos de Santamaría y Torres, conscientes todos los integrantes de la escapada que eran éstos dos quienes se iban a disputar la victoria. Santamaría sabía perfectamente que ganando la etapa, se colocaría 2º en la general de la Copa. Y ya que había llegado hasta aquí, no pudo por menos que intentar la machada. 250 metros para meta. Ataca a sus rivales, viendo que Torres empieza a flaquear. Consigue distanciarse unos 50 metros y llega a una rotonda que precede a la recta de meta. Si sale de la rotonda con ventaja, ganará la carrera, ya que no hay espacio suficiente después para ganarle al sprint. Está rozando la victoria, pero lleva demasiada velocidad para trazar la curva correctamente, consecuencia del ataque lanzado unos metros antes. No pudo enderezar la bici y se fue al suelo. Y con él las opciones de ganar la carrera, de hacer podio en la general y de ganar por equipos. Rápidamente se puso en pie y encaró los últimos metros para contemplar cómo Torres, con un 4º puesto, se hacía con la general, mientras que su compañero Ramón Álvaro era 5º y él entraba 8º.

 

No siempre se puede ganar, y no siempre sale todo bien, pero hay corredores, como éstos del Gerardo, que hacen de cada una de sus actuaciones una victoria. Un lance de carrera les privó de un trofeo más, pero nadie pudo negar la lección de ciclismo que dieron en Villarreal. Fue uno de los pocos equipos que realmente se portó como tal y pelearon hasta el final contra todos.

 

Podrán desquitarse el próximo domingo, en el Campeonato de Castilla y León que se celebrará en Navas de Oro (Segovia), donde el ganador se vestirá para lo que queda de temporada con el maillot de campeón regional.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.