Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Economía

Broche de oro para los Envero 2018

En una gala en la que se rindió homenaje al bodeguero Ismael Arroyo, fallecido el pasado mes de marzo

22/06/2018 12:38 | Raquel Carcedo
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Los jardines de la Casa Palacio de los Berdugo de Aranda de Duero acogía anoche la celebración de la gala de entrega de los premios Envero, una cita que sirvió también de homenaje póstumo al bodeguero Ismael Arroyo, uno de los pioneros de la Denominación de Origen Ribera del Duero y que falleció el pasado mes de marzo a los 88 años de edad, con la entrega del Envero de Honor.

“Estamos satisfechos de que estos premios se hayan convertido en un evento eno-cultural. Ya no es solo un concurso de vinos, es un producto turístico integral que apoya además otras iniciativas de la Ribera del Duero”, aseguraba Celia Bombín, concejala de Promoción y Turismo, departamento del Ayuntamiento de Aranda encargado de desarrollar año tras año este evento que ya cuenta con veintiuna ediciones. En él, y mediante una cata multitudinaria de 1.000 personas, se eligen a los mejores vinos de la Ribera del Duero a través de seis categorías diferentes.

Así, Tamaral 2017, de Bodegas Tamaral de Peñafiel, fue el caldo vencedor en el apartado de Mejor Rosado del encuentro celebrado el pasado 12 de mayo en la capital ribereña, mientras que Martín Berdugo 2017, de Bodegas Martín Berdugo, lo hacía en el de Mejor Joven. Por su parte, el 912 de Altitud Tierra Arcillosa 2016, de Bodegas Veganzones se alzaba como el galardonado en la categoría de Mejor Joven Roble y el Lilium 2015, de Bodegas y Viñedos Recoletas, lo hacía en la de Mejor Crianza. Como Mejor Reserva destacó Arrocal Selección del 2013, de Bodegas Arrocal, y como Alta Expresión lo hizo Amaró de Recoletas, también de Bodegas y Viñedos Recoletas.

 

Premio Envero de Honor

Uno de los momentos más emotivos de la gala de ayer fue la concesión del galardón de Honor a Ismael Arroyo -Bodegas Ismael Arroyo-, quien recibía a título póstumo este reconocimiento por ser uno de los cofundadores de la Denominación de Origen Ribera del Duero en 1982.

En su nombre recogía el premio uno de sus hijos, Ramón Arroyo, quien destacó el carácter emprendedor del viticultor fallecido el pasado mes de marzo a los 88 años de edad, pues siendo aún muy joven compró el primer tractor y la primera cosechadora que hubo en Sotillo y, posteriormente, decidió crear una bodega embotelladora en 1979, cuando en la comarca se apostaba más por el cereal que por la viña.

 

La gala

A esta tradicional cita asistieron representantes de la Junta de Castilla y León y Diputación, de las asociaciones empresariales, del Consejo Regulador de la DO Ribera del Duero y de la Ruta del Vino Ribera del Duero, así como bodegueros y presidentes de mesa de la cata.

Tras los discursos de agradecimiento de cada uno de ellos se desarrolló una degustación de los caldos ganadores mientras los asistentes disfrutaban de una velada musical con el dúo de guitarras Marco R. Wagner y Sergio Fulqueris.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.