Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

"El arte nace de un impulso y de un deseo muy personal"

Hoy entrevistamos a la diseñadora gráfica Daniela Donnini

15/08/2021 11:14 | Adrián Carrasco
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Daniela Donnini es una joven asturiana diplomada en Artes Aplicadas en el Institut Sainte Marie de Bruselas. Su formación profesional comenzó en su tierra natal, donde asumió proyectos gráficos para bares, grupos de música y asociaciones. Además de trabajar como diseñadora gráfica en diversas imprentas.

Tras un periodo como freelance y una estancia en Italia, abrió su propio estudio de diseño en Aranda de Duero, donde aporta servicios a bodegas y empresas de La Ribera. Hablamos con ella para conocer un poco mejor el mundo del diseño.

 

- ¿Qué te atrajo a las artes gráficas?

-Yo siempre he sido bastante amante de la pintura y de expresarme con las manos. La creatividad forma parte de mí y, por ejemplo, las manualidades me permiten dar forma a mis ideas de una manera artística. El arte es una cosa que no viene por una demanda, nace de un impulso, y de un deseo muy personal. No tiene límites. Me gusta lo bello, lo estéticamente bonito y las cosas que te hacen pensar un poco más allá de lo que ves. Y de todo el arte, me decante por las artes gráficas, que la única diferencia que hay es que tienen un límite en cuanto que tiene un objetivo.

- ¿Cómo describirías tu proceso creativo?

-El proceso creativo parte siempre de una hoja en blanco. Pero en cuanto a la profesión que hago, se empieza con un briefing lo más exhaustivo posible en cuanto al gusto del cliente, de conocer lo que tengo que hacer y de estudiar el mercado que hay. Un estudio de mercado es esencial para no crear algo que pueda llevar a confusión y que no sea original.

- ¿Te has enfrentado alguna vez a bloqueos creativos?

-Los bloqueos creativos en esta profesión nacen sobre todo del tiempo, cumplir unos parámetros de tiempo. El bloqueo surge cuando hay un encargo y no gusta lo que estás haciendo, o quienes te han contratado piensan que eso no es lo que quieren. Por ejemplo, te pueden invitar a una creación con libertad absoluta y ahí no tienes ningún tipo de reparo. Creas, te surge un bloqueo y vuelves a ese proyecto en otro momento. El bloque llega cuando no consigue dar forma a lo que el cliente está buscando, no porque tú estés haciendo una cosa que te guste.

- ¿Cuáles son los principales obstáculos de esta profesión?

-El principal obstáculo de las artes graficas es lograr ser original. Ahora mismo estamos en un panorama en donde hay muchísima información de imagen visual y donde se necesitan imágenes que llamen la atención constantemente. Tener tu propia personalidad es complicado, porque siempre tiendes a coger parámetros de otro y adaptarlos al tuyo. Lo idóneo es lograr que alguien te encargue un proyecto porque les guste tu estilo. Al final el obstáculo te lo impones tu mismo, porque tu propia marca se alcanza si cultivas tu mente. Cuanto más hagas por salir a otros países, conozcas otras ramas y te nutras de esa riqueza, más ideas creativas tendrás.

- ¿Y el tiempo no sería otro de los principales obstáculos?

-A veces es un obstáculo, pero también puede ser una ayuda. Cuando hay un tiempo limitado, este también te ayuda a no eternizarte y emplear solo el necesario. Igual tienes una, tres o siete ideas buenas, pero no seleccionas porque crees que puedes esperar a ver cuál es la mejor. Te ayuda a elegir y confiar en tus instintos.

- Teniendo en cuenta que es un trabajo en el cual te pones al servicio y gusto de otra persona, ¿cómo se puede diferenciar un diseñador de sus competidores?

-Ser original y diferenciarte en realidad es lo más complicado de esta profesión. En primer lugar, el briefing debe estar bien hecho y debe determinar quién va a participar en el proceso creativo. Es decir, en tanto en cuento tienes un encargo de un equipo y, de pronto, aparecen personas externas que aportan su opinión. Si esta es importante para quien te lo encargó, te enfrentas a un problema, porque no hemos contado con esta persona en el proceso. Las personas que hacen los encargos no siempre tienen una estrategia definida en el inicio y es el briefing lo que ayuda a darle sentido. Ahí es donde vas acotando todos los elementos para que tu creatividad vaya en una dirección, que suele ser como logras diferenciarte porque tú ya has marcado un estilo previamente.

- ¿Cómo manejas una situación en la que el cliente no está de acuerdo con tu diseño?

-Suelo volver al inicio. Intento que entiendan que acepto la crítica, pero lo vuelvo a introducir en el contexto inicial. La idea original era una y no la que me estás contando en este momento. Tienes que luchar porque ellos entiendan tu visión y es complicado porque ellos lo que quieren es ver cómo queda. Es un proceso arduo, sobre todo en personas que no participan en estos procesos. Y luego, ciertas marcas están metidas en ciertos mercados y tienen miedo y recelo a enfrentarse a prejuicios.

- ¿Es importante que un diseñador gráfico se especialice?

-Hay muchas especialidades y desde luego, cuanto más domines una de las ramas, mejor. Pero tampoco esto significa que te tengas que cerrar puertas, porque podemos hacer bastantes cosas. Dependerá de cómo te vengan los clientes y de en qué prefieras dedicarte. En mi caso, si me preguntas, el packaging es algo que lo conocí aquí en Aranda. Es decir, lo conocía, pero ha sido aquí donde podido aplicarlo. Principalmente porque hay un mercado de vinos que en Asturias no lo hay. Depende de los mercados donde te muevas lo que determine el grado de especialización.

- ¿Crees que el público general entiende en qué consiste tu trabajo?

-No al completo. Todavía en ciertas zonas se percibe como algo abstracto, cuando en verdad es una profesión bastante antigua. El diseñador gráfico al final lo que intenta es comunicar visualmente un mensaje en cualquier tipo de soporte. Uno de los mejores ejemplos es el Toro de Osborne, un diseño tan característico que podría decirse que es de patrimonio nacional.

- ¿Por qué decidiste asentar tu empresa en La Ribera?

-Porque me casé con un arandino. Todas las ciudades tienen nichos de mercados y Aranda no es una excepción. Tiene muchísimas empresas y bastante movimiento con respecto al sector del vino, el cual me ha aportando bastante trabajo. Aunque también, si no hubiera podido trabajar dentro del mercado del vino, no tengo duda de que hubiera seguido trabajando en algo relacionado con el arte. Igual no hubiera puesto un estudio, pero hubiese seguido creando seguro.

- ¿Cuánto volumen de trabajo hay en la comarca?

-Lo hay y hay muchísimos estudios en la localidad. Yo llevo como freelance en Aranda ocho años, pero mi decisión estuvo motivada porque en aquel momento no había tantos estudios y no conseguí que me contrataran. Pero ahora todo es distinto. Hay volumen de trabajo y hay competencia.

- ¿Consideras que el diseño gráfico comienza a revalorizarse?

-Sí, porque hay una necesidad real de comunicar, sobre todo con el crecimiento de redes sociales y marketing.

 
1 Comentario
 
 
 
Usuario  
#1   Cicerone 17/08/2021 0:16:50
 
Excelente entrevista y muy enriquecedora. Lástima que una zona como la nuestra no haya todavia marcas vanguardistas a pesar de que tenemos un emprendimiento muy micronizado. Faltan ideas revolucionarias, todavia existe mucho tradicionalista que frena tales iniciativas como esta. Te auguro un gran futuro.
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.