Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Economía

Haciendo balance del año en las viñas

La devastadora helada del pasado mes de abril puede repercutir en las próximas cosechas

15/12/2017 13:56 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

La escasez de lluvias es, a día de hoy, el principal problema del campo. Así lo advierte el Presidente de la Asociación Enológica de la Ribera del Duero, Enoduero, José Nuño, con la esperanza de que “este problema serio de la sequía” se amortigüe próximamente en forma de precipitaciones. “Ahora está fatal”, asegura.

Y es que, este año está siendo especialmente duro. Según explica, la devastadora helada que cayó en abril en la mayor parte de la Denominación de Origen, no solo afectó en una merma de la cosecha, sino que también puede repercutir en las siguientes. “Ahora las cepas están en stand by por lo que habrá que esperar a la brotación para valorar”, analiza, consciente de que los daños se pueden prolongar a las cosechas de 2018 y 2019.

Preocupa también la falta de vino. “Abrir mercados cuesta muchísimo y si no podemos atender a nuestros proveedores, al final buscan otras alternativas”, lamenta el Presidente de Enoduero.

 

Cata de fin de año

José Nuño ha realizado este balance en la cata fin de año de Enoduero, un colectivo de cien enólogos de la Ribera que lleva luchando once años por poner en valor la figura del enólogo con una estrategia que pasa por la formación continua. “Va viento en popa”, destaca agradecido a los socios -cuyo número sigue creciendo- y a los colaboradores “que siguen creyendo y apostando por nosotros”.

Esta velada contó con un invitado de excepción, el enólogo y fundador y alma de Bodegas Mauro, Mariano García, quien fue condecorado como nuevo socio de honor. “Es una leyenda, una institución, un hombre que apostó por la figura de los enólogos cuando pocos lo hacían. Un hombre sabio, de trayectoria impecable, un gran técnico que ha marcado los vinos de la Ribera del Duero y una buena persona”, resume Nuño, entusiasmado porque con él “siempre hay mucho que aprender”.

En la cata con la que la asociación cierra el año se hizo un recorrido por la trayectoria de Mariano García desde sus vinos de Toro, Prima 2015 y San Román 2009, a tierras ribereñas, Mauro 2015, Mauro VS 2014 -catalogados como vinos de Tierra de Castilla y León- y el vino adscrito a la DO Ribera, Garmón 2014. “Yo empecé en esto porque quería hacer mi vino y esa ha sido siempre mi filosofía”, señalaba el homenajeado a sabiendas de que hay que “hacer vinos hedonistas, que den placer”. “Estamos disfrutando de los mejores vinos de los últimos diez años. Es el momento de competir y de dejar a un lado los complejos”.

Ante la presencia del presidente del Consejo Regulador, Enrique Pascual, y la asistencia de un centenar de enólogos, el nuevo socio de honor de Enoduero, Mariano García, destacó la importancia de apostar por el viñedo y aunque defendió la utilidad de las denominaciones de origen para “controlar” la calidad insistió en la necesidad de “dar flexibilidad a las bodegas”.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.