Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Kilos de uva sin vendimiar y 1.500 litros de vino olvidados

El desahucio de Viña Cabrejas se ha cumplido en plena campaña de recogida

20/10/2021 14:58 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Uvas que todavía están en el campo a la espera de ser recogidas y muchos litros de vino en bodega con un futuro incierto. Ese es el resultado del desahucio que los tribunales han mandado ejecutar en la bodega Nuestra Señora del Río- Viña Cabrejas de Gumiel de Izan. Un desalojo que se producía el pasado 4 de octubre sin tener en cuenta los acuerdos que la bodega tenía con los viticultores de la zona, con la campaña de la vendimia a punto de empezar, ni lo que ocurrirá con los 1.500 litros de vino que se encuentran en el interior de la bodega.

Un desahucio que es el resultado de la demanda que interponía Ibercaja ante el Juzgado ante una deuda de 1,3 millones de euros. Ya el pasado mes de mayo se quiso llevar a cabo, pero la juez paralizó el alzamiento instando a ambas partes a la negociación. Pero no ha sido posible.  El propietario de la bodega, José Alberto Cabrejas, asegura que son muchos los escritos que se han realizado a la entidad bancaria, incluyendo la propuesta de una tercera persona interesada en invertir en la bodega. La contestación de Ibercaja, afirma, “sólo ha sido con una carta diciendo que no veían otro final que los juzgados”.

El resultado, una empresa completamente arruinada a la que es imposible salir a flote, despidos y viticultores perjudicados que sufren ante la posibilidad de perder la cosecha de este año. Son unos 90 trabajadores del campo los que cada año metían la uva en Viña Cabrejas y este año no han podido hacerlo. “Algunos han conseguido llevarla otra bodega a través de amistades, pero ha habido gente que no lo ha conseguido y la uva está todavía en las viñas”, explica Pablo Cabrerizo, técnico de la bodega y damnificado por la situación.

Uvas que se perderán a las que se suman las que tiene el viñedo con el que cuenta la bodega. Pero la cosa va más allá, el futuro del vino de su interior es muy incierto. 1.500 litros de un producto alimenticio cuya trazabilidad se está perdiendo, lo que puede suponer que no puedan salir al mercado.

Desde el sindicato de CCOO critican este tipo de acciones. “No se puede entender que cualquier tipo de entidad bancaria, que se lucra con sus mensajes de apoyo al mundo rural, cuando pasan estas situaciones actúen así sin buscar ningún tipo de acuerdo o una solución”, destaca su secretario comarcal Rubén Moro, quien condena lo ocurrido.

Por su parte, José Alberto Cabrejas considera “inhumano” lo que está ocurriendo, pero asegura que va a iniciar una pelea judicial porque entiende que supuestamente “se puede estar realizando una apropiación indebida” de los bienes que se encuentran en la bodega. Y considerando que esta “situación aplastante” también la están viviendo otras empresas o personas, ha constituido una plataforma con el objetivo de aunar fuerzas. Su correo electrónico es tropeliasbancarias@gmail.com

 

Imagen: De izquierda a derecha Pablo Cabrerizo, José Alberto Cabrejas  y Rubén Moro. / BC

 

 

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.