Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

La Ribera del Duero debería apostar por la bioeconomía, el enoturismo o la producción ecológica

Se pone en marcha el plan estratégico para el mundo rural de la provincia

06/10/2022 9:06 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

La diputación de Burgos ha presentado el nuevo Plan Estratégico Burgos Rural 2025. En él se incluyen las debilidades y amenazas, pero también las fortalezas y oportunidades que tienen cada uno de los seis territorios en los que se divide la provincia. A partir de ahí se proponen cinco ejes de acción sobre los que trabajar de aquí a 2025 con un total de 28 proyectos.

Para elaborar este plan han participado 300 agentes y varios de ellos son de la Ribera del Duero: los ayuntamientos de Vadocondes, Santa Cruz de la Salceda, Tórtoles de Esgueva, Briongos de Esgueva, Araúzo de Miel, Adrada de Haza, Caleruega, Fuentelcésped, Fresnillo de las Dueñas, Gumiel de Izán y Pinilla Trasmonte han participado en el proyecto; así como la ADRI, ACRIDUERO, Ruta del Vino, Denominación de Origen, Asaja, las asociaciones La Ciénaga de Tubilla del Lago y Cantamora de Peñaranda de Duero, el sector de bodegas y hostelería, la empresa Vermiduero o el colegio de Milagros.

68 municipios integran la comarca ribereña (83 entidades), con una población de 18.183 habitantes. Son datos recogidos en el año 2020, que contrastándolos con los de una década anterior dan como resultado que la ribera del Duero ha perdido 687 habitantes en ese tiempo.

Por tanto, una evolución demográfica regresiva, a lo que se añaden otras debilidades, como la falta de apuesta por la autovía del Duero y por la recuperación del tráfico ferroviario entre Aranda y Madrid, el sobre envejecimiento, la ausencia de viviendas o la dotación insuficiente en telecomunicaciones.

Una Ribera del Duero que tiene que enfrentarse a amenazas, como el impacto climático en el viñedo, la dificultad para diversificar la actividad económica, la obstaculización de la cooperación administrativa debido a la poca colaboración entre territorios, los pocos recursos de los ayuntamientos y una burocracia administrativa poco adaptada a las necesidades del medio rural.

Frente a lo negativo se encuentra el lado positivo que se han observado. Porque supone una fortaleza contar con pueblos de referencia como Aranda o Roa, la promoción turística de Ruta del vino, la marca Ribera, la industria del vino, que la tasa de paro (7,8%) sea inferior al conjunto del medio rural, la presencia de población extranjera, la colaboración entre sectores, los recursos patrimoniales y el gran tejido cultural asociativo.

En análisis refleja una serie de oportunidades para la comarca ribereña, como el desarrollo de la bioeconomía a partir de los residuos agrarios, la apuesta por estrategias de igualdad, el enoturismo o la promoción de la producción ecológica. También pueden ayudar mucho las ayudas institucionales entre los que se encuentran los fondos europeos, los programas de mejora del parque edificatorio en el mundo rural o la apuesta de las instituciones por implementar nuevos modelos productivos en torno a la economía circular o las nuevas fuentes de energía.

 

Jornada de presentación del plan estratégico/ DR

 

Así, con un horizonte temporal de ejecución hasta el año 2025, se enumeran un total de 28 acciones en las que trabajar en este plan estratégico para Burgos Rural, repartidas en cinco ejes (repoblación y calidad de vida, desarrollo empresarial y empleo, transición verde, desarrollo turístico y patrimonial y territorio Inteligente y gobernanza). Con ello se pretende mejorar la calidad de vida en el mundo rural facilitando su regeneración, impulsar la generación de empleo, preservar el medio ambiente, luchar por el destino turístico y mejorar las administraciones.

 Así, se marcan acciones como la mejora de la disponibilidad de vivienda, de los servicios, o de la programación cultural, deportiva y de ocio. También se trabajará por la disminución de la brecha digital, por la promoción del medio rural para vivir y trabajar, se adaptarán los procedimientos a las necesidades del medio rural, se fomentará el emprendimiento con asesoramiento a empresas y apoyo en la financiación de nuevos negocios y se impulsará un nuevo modelo de economía circular.

Una vez presentado, los próximos pasos para el desarrollo de las actuaciones estratégicas previstas, pasa por formar grupos de trabajo específicos, donde, nuevamente, estarán representadas las entidades y agentes vinculados al desarrollo socioeconómico del medio rural de la provincia.

 

Imagen: . Mapa tamaño de los municipios, comarca “La Ribera” (2020). / Diputación Burgos

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.