Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Economía

Los primeros usuarios de la Red de calor con Biomasa podrán utilizarla a primeros de año

Beneficiándose de un 30% de ahorro en el consumo de agua caliente y calefacción

24/10/2018 21:27 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Será a principios de 2019 cuando la Red de calor con Biomasa que está instalando en Aranda la empresa Rebi llegue por fin a los primeros domicilios. La noticia la daba a conocer el gerente de la firma soriana, Alberto Gómez, en la presentación del proyecto que ha tenido lugar en el auditorio del Cultural de Caja de Burgos, que ha contado con el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y de la alcaldesa de Aranda, Raquel González, además de numerosas personalidades del tejido industrial y comercial de Aranda.


Por el momento ya se ha ejecutado el 80% de la primera fase del proyecto, que consiste en acercar el calor por biomasa a los domicilios de la zona Sur de Aranda con la posibilidad de que la calefacción y el agua caliente lleguen a 3.300 viviendas y edificios públicos. Pero la iniciativa va más allá. “Vamos a intentar llegar a toda la zona Sur de Aranda e incluso dentro de nuestros planes está cruzar el río hacia el Norte y llegar a la otra zona, pero mientras que haya usuarios y clientes que lo quieran seguiremos avanzando”, asegura el responsable de la empresa, consciente de que eso supondrá “salvar un casco histórico que es una auténtica barrera”. Por el momento, la inversión que se ha realizado es de 8 millones de euros.

 


Desde la Junta de Castilla y León apoyan este proyecto que consideran “objetivo estratégico” participando en un 24% en la sociedad gestora. Porque la comunidad autónoma cuenta con un  51% de su superficie forestal y con un aprovechamiento de biomasa de 225 millones de toneladas, de los cuales son regenerables 6,5 millones anuales. “Y solo aprovechamos 700.000 siendo una de las comunidades que más aprovecha la biomasa para producción de energía eléctrica y redes de calor”, apunta el consejero de Medio Ambiente. “Aranda es un ejemplo de modernidad, de compromiso con el medio ambiente y de ahorro”, continúa diciendo Suárez-Quiñones cifrando el ahorro con el consumo a través de red de biomasa en torno un 30 % en la factura. A ello se suma el aumento “en tranquilidad, porque sustituimos instalaciones que tienen un riesgo como el gas o gasoil, sin calderas en los edificios”.


Con la red de biomasa Aranda se coloca en el ranking de ciudades sostenibles medioambientalmente eficientes si hablamos de energía. Así lo ve también la alcadesa de Aranda. “Cuando conocí este proyecto hace años me sorprendió muy gratamente por las posibilidades medioambientales y la mejora de la calidad de los ciudadanos”, dice, felicitando a la empresa Rebi de que el proyecto esté a punto de convertirse en una realidad para los ciudadanos “a los que aportará una gran seguridad al mismo tiempo que  mejorará la calidad de nuestro aire”.


14.700 toneladas de CO2 menos y 40 puestos de trabajo más


Un total de 12 megavatios de potencia instalada generarán 45,5 millones de kilovatios de energía térmica en una central que consumirá 13.500 toneladas de biomasa local al año. Los edificios conectados dejarán de emitir 14.700 toneladas de CO2 a la atmósfera y se crearán 40 puestos de trabajo entre directos e indirectos.

La empresa Rebi pertenece al grupo soriano AMATEX BIE, uno de los mayores del sector de la madera en España, con plantas de transformación de madera en biomasa en Cabrejas del Pinar (Soria) Mombeltrán (Ávila) y otra de nueva construcción en Alcolea del Pinar (Guadalajara). Además de las Redes de Soria, Ólvega, Valladolid, y Guadalajara Rebi encara nuevos proyectos en otros puntos de la geografía española. Para la comercialización de la Red de Calor, Rebi confía en la colaboración de la empresa arandina Construcciones Tasio, elegido por su sensibilidad profesional con la sostenibilidad y el ahorro energético. Está situada en la Avenida de Castilla, 73.

La Red de Distribución de Calefacción y Agua Caliente Sanitaria tiene su origen en una Planta Térmica situada en la calle Santander. De la central parten varios ramales independientes. Por las tuberías discurre energía térmica en forma de agua caliente a una temperatura de 90 grados centígrados, llega a la salas de calderas de los edificios y, a través de un equipo denominado subestación de intercambio ubicado en cada sala, cede su energía al agua del circuito de cada edificio, manteniendo en todo momento la independencia entre los circuitos de la red y de cada edificio mediante un intercambiador de placas.

De esta forma, la caldera central de gas o gasóleo queda apagada pero funcional. En ese momento se produce el cambio de un combustible fósil a uno renovable, la biomasa, con la misma generación de calor que el servicio actual. Paralela a la tubería de ida, trascurre la de retorno, que vuelve con agua fría a la central térmica, ambas totalmente aisladas para minimizar la pérdida de calor en los kilómetros de Red. Incluye un sistema de detección de fugas y averías de última generación, todo el circuito está monitorizado y conectado al sistema de telegestión.

Los clientes que se incorporen a la Red no deben llevar a cabo inversiones en sustitución y mantenimiento de calderas, solo contratan un suministro energético renovable a precios muy competitivos con respecto a la oferta de combustibles fósiles, con ahorro de hasta un 30 por ciento en su factura actual. Y es que el equipo de Rebi y Tasio Construcciones elabora una propuesta adecuada a cada Comunidad de Propietarios según el consumo actual, los técnicos desarrollan reuniones informativas con los vecinos interesados e incluso visitas guiadas a las instalaciones en funcionamiento.


El combustible en este caso procede de la limpieza de los bosques de la provincia, actividad que genera riqueza y disminuye el riesgo de incendios. Además permite una estabilidad de pecios para los clientes al no estar relacionados con la evolución del petróleo. Adicionalmente, reducen las emisiones de CO2 que, solo en el caso de la Red de Calor de Aranda supone una cuantía que supera las 14.700tn/año, lo que equivale a retirar unos 6.000 coches de la circulación.


Economía, ecología, confort y seguridad

Las ventajas a nivel de confortabilidad evitan riesgos de fugas y escapes, molestias o ruidos en las descargas de combustibles, y olores procedentes de los cuartos de calderas.

La generación de empleo local y revitalización del medio rural es uno de los puntos básicos de las ventajas sociales. El cien por cien del coste de la biomasa se genera y consume en el territorio nacional, evitando déficit comercial internacional. Un megavatio de energía producida mediante biomasa produce 10 puestos de trabajo indirectos.

La energía térmica, generada por la combustión de biomasa, constituye una energía alternativa, limpia y renovable. El uso de biomasa o de sus derivados puede considerarse neutro en términos de emisiones netas de dióxido de carbono al emplearse en cantidades iguales a la producción neta de biomasa del ecosistema que se explota.

La biomasa es un combustible natural compuesto por residuos orgánicos de los aserraderos, de las podas de los montes, de las limpiezas forestales y de los cultivos energéticos.

 

 
1 Comentario
 
 
 
Usuario  
#1   Euquerio 25/10/2018 16:57:48
 
¿No debería el gobierno municipal estar al margen de la promoción de las empresas, cuando lo hacen selectivamente y no para todas las radicadas en la localidad?
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.