Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Economía

Luz verde para la construcción de una central de energía térmica con biomasa

Se ha otorgado una licencia para que la empresa opere durante las próximas tres décadas

07/11/2017 11:51 | Raquel Carcedo
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

La construcción de una central de energía térmica en Aranda es una realidad que cada vez se encuentra más cercana. La compañía soriana Rebi, que crea redes de calor con biomasa, ha recibido la concesión de una licencia urbanística con la que se da luz verde a la puesta en funcionamiento de la planta.

“Se ha otorgado también una licencia administrativa para que operen por treinta años”, comenta Alfonso Sanz, Concejal de Obras y Urbanismo del Ayuntamiento de la capital ribereña. De manera habitual, este plazo se establece en diez años pero, teniendo en cuenta las peticiones realizadas por la empresa con las que alegaban que se necesitan unos veinticinco o treinta años para justificar la inversión realizada, la Comisión de obras celebrada ayer decidía ampliar dicho periodo. No obstante, esta decisión tendrá que ser aprobada en última instancia por la Junta de Gobierno Local o en una sesión plenaria del Consistorio.

La ubicación solicitada para la puesta en marcha de esta planta con la que se abastecerá de calefacción y agua caliente a 3.300 viviendas y edificios públicos será en la calle Santander, perteneciente al polígono industrial Allendeduero. La inversión para la misma está estimada en ocho millones de euros y supondrá la creación de cuarenta puestos de trabajo.

 

Cómo funciona esta nueva red de calefacción

El proyecto, que pretende hacer de Aranda un municipio energéticamente eficiente, persigue la extensión de la red de calefacción centralizada a lo largo de la zona norte desde la avenida Luis Mateos hacia el río Duero y por la parte sur de la avenida hacia el Polígono Residencial y otras zonas pobladas como el barrio La Estación. Como aseguran desde la entidad, los clientes que se incorporen a esta red no tendrán que realizar inversiones en la sustitución y mantenimiento de sus calderas.

Tal y como explica la propia empresa, la red de distribución de calefacción y agua caliente sanitaria tiene su origen en una planta térmica. De la central surgen varios ramales independientes. Por las tuberías discurre energía térmica en forma de agua caliente a una temperatura de noventa grados centígrados, que llega a la salas de calderas de los edificios y, a través de un equipo denominado subestación de intercambio ubicado en cada sala, cede su energía al agua del circuito de cada edificio, manteniendo en todo momento la independencia entre los circuitos de la red y de cada edificio mediante un intercambiador de placas.

Así, la caldera central de gas o gasóleo queda apagada pero funcional. Y es cuando se produce el cambio de un combustible fósil a uno renovable, la biomasa, con la misma generación de calor que el servicio actual. Paralela a la tubería de ida trascurre la de retorno, que vuelve con agua fría a la central térmica, ambas totalmente aisladas para minimizar la pérdida de calor en los kilómetros de red. Además, incluye un sistema de detección de fugas y averías y todo el circuito está monitorizado.

 

Fotografía: Trabajos realizados para la puesta en marcha de la red de calor que la empresa posee en Soria

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.