Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
 
 
Economía

"Me considero una persona que se pone al servicio de su equipo"

César Moñux, director de Michelin en Aranda, habla sobre el futuro de la empresa en la localidad ribereña

15/04/2018 10:06 | Raquel Carcedo
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

César Moñux, director de la planta Michelin en Aranda, habla para Diario de la Ribera en el marco de la jornada de Pasado, presente y futuro que se ha celebrado esta semana en la capital ribereña, donde se ha hecho un repaso a través de diversas conferencias sobre el peso que ha supuesto la factoría en el devenir de la localidad.

Valorando el papel que juegan las nuevas generaciones en el futuro de la compañía, se define a sí mismo como una persona que identifica lo que necesitan los trabajadores de la planta arandina, además de prestarles ayuda para motivarles y hacerles crecer.

 

Medio siglo de Aranda con Michelin y todos sabemos la importancia que supuso su llegada a la comarca. Tras esta andadura, ¿qué es la fábrica Michelin en el presente de Aranda?

Un centro industrial de referencia para el grupo Michelin con más de 1.400 empleos directos, estables y de calidad, así como con centenares de empleos indirectos. Además, irradiamos nuestros valores más allá del perímetro de la fábrica gracias a nuestra Fundación Michelin.

 

¿Y qué aporta esta localidad al resto de ciudades de la red Michelin?

La red de ciudades Michelin es una iniciativa del Ayuntamiento de Clermont-Ferrand, Francia, donde se encuentra la sede de Michelin. No es una iniciativa de la empresa, aunque cuando somos solicitados colaboramos para el éxito de sus eventos. La ciudad de Aranda se ha incorporado a esta red y aporta ser una ciudad transformada por la llegada de Michelin, situada en un importante cruce de caminos norte-sur y este-oeste, ser el corazón de la Denominación de  Origen del vino Ribera del Duero y una ciudad que destaca por su patrimonio cultural y gastronomía.

 

Hablando del pasado, aspecto que aborda la exposición que alberga la Casa de Cultura, ¿qué enseñanzas otorgan estos cincuenta años de historia en la comarca?

Debemos aprender de nuestra historia y tanto la jornada de conferencias del pasado jueves como la exposición están permitiendo un marco para la escucha y el aprendizaje. Diría también que para reconocer a aquellas personas que con sus decisiones, por su determinación, por su esfuerzo y por el trabajo bien hecho han permitido que Aranda de Duero y la Ribera sea una comarca próspera y que la fábrica de Aranda sea reconocida como una referencia dentro del grupo Michelin.

Cuando digo que debemos aprender de nuestra historia no me refiero únicamente a un aprendizaje basado en un relato de acontecimientos, sino un aprendizaje activo que nos movilice a seguir trabajando todos los días para construir una sociedad mejor.

 

Además de Director, ¿qué es César Moñux para la factoría arandina?

Esta pregunta deberían responderla las personas que trabajan en esta fábrica. Me considero una persona que se pone al servicio de su equipo, que identifica lo que necesitan, les ayuda, les motiva y les hace crecer.

 

Echando ahora la vista hacia el porvenir, ¿qué planes de futuro hay para la planta de Aranda?

El futuro de la fábrica depende de nuestros clientes y de nosotros mismos. Debemos seguir trabajando por la excelencia al servicio de nuestros clientes y de nuestras personas y debemos hacerlo en todos los ámbitos al mismo tiempo. Debemos continuar trabajando también por la seguridad y medio ambiente, por crear las condiciones para el compromiso de nuestras personas, por seguir siendo referencia en calidad, por ser más competitivos, más flexibles, ampliar nuestra gama dimensional y gestionar con éxito nuestros proyectos.

 

En este sentido, ¿qué papel juegan las nuevas generaciones?

Durante estos últimos años centenares de jóvenes se han incorporado a nuestra fábrica debido al crecimiento de ella y al relevo generacional que estamos realizando. Estas personas deben comprender lo que significa la cultura Michelin de seguridad, calidad y compromiso. Deben vivirlo como lo hacen personas que llevan más de treinta o cuarenta años con nosotros. En general, sus condiciones, su formación de base, lo que significa el trabajo en sus vidas y sus motivaciones son diferentes a aquellas que traían las personas de la comarca que comenzaron con nosotros en los años 70.

Contamos con las nuevas generaciones para mantener todo lo bueno que trajeron aquellos pioneros y, además, comprender mejor por qué hacemos lo que hacemos, desarrollar su autonomía en el trabajo, ampliar el ámbito de competencias en el puesto y contribuir por sus conocimientos al progreso en la digitalización de esta fábrica.

 

¿Y qué papel cree César Moñux que tienen estos jóvenes en el desarrollo industrial general de la comarca?

Los jóvenes son el futuro.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.