Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Economía

Objetivo de Calidad Pascual: "avanzar en la internacionalización"

No se prevé un aumento de trabajadores, pero sí se afianza su estabilidad

20/11/2017 14:14 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Durante estos años de crisis el reto de Calidad Pascual se ha conseguido. Hablando del sector alimentario, que supone para el grupo un 97,5% de la facturación, la firma arandina se ha logrado, no sólo mantener en el mercado, sino aumentar su producción en algunos casos. De cara al futuro, la apuesta está clara: dar un fuerte impulso a la internacionalización de la compañía “para que si llegan crisis nos pillen intercionalizados de verdad”, comenta el director de Responsabilidad Corporativa de Calidad Pascual, Francisco Hevia.

En estos momentos la exportación supone tan sólo un 5% de la facturación de la empresa basada en la venta de productos alimenticios en Filipinas y Angola principalmente. La intención es aumentar el mercado llegando a lugares como el Sudeste asiático, África y Latino América. E incluso llegar a producir en los países en los que Calidad Pascual esté presente como viene sucediendo con Angola y Filipinas, o como se venía haciendo en Venezuela, donde se dejó de producir por las conyunturas políticas del país. Eso sí, esta internacionalización no supondría una merma en el número de trabajadores de sus plantas de España, ya que lo único que se pretende es que “cada lugar se ocupe de la fabricación local”.

¿Y cómo ha logrado Calidad Pascual afrontar la crisis e incluso reinventarse?. Esta era una pregunta que se hacía por parte de los medios de comunicación locales a francisco Hevia en el encuentro que ha mantenido este lunes en Aranda de Duero. “La crisis ha supuesto un reenfoque de la compañía clave, volver a entender al consumidor”, señalaba el directivo. Por ello se ha apostado por el lanzamiento de nuevos productos para un consumidor que “se ha vuelto más racional y ha cambiado sus hábitos de consumo”. Ahora se apuesta más por productos más manejables, la población ha envejecido y el aumento del turismo en España se ha notado también en la venta de los productos. A ello se suma el hacho de que “hay que ganarse la confianza todos los días”.

Con respecto a la fabricación local, Aranda de Duero cuenta con un “complejo” donde se ubican cuatro fábricas diferenciadas: Vivesoy, Bifrutas, yogures y leche. Son unos 1.100 trabajadores los que se reparten por ellas y por las áreas de administración y servicios centrales de la compañía. La apuesta por el empleo de calidad es clara para la firma, que considera que en los últimos años se ha avanzado mucho en ese sentido para toda la plantilla, con un 95% de empleo indefinido. Y aunque la previsión no es un aumento del número de trabajadores a medio plazo, sí que se apuesta por la estabilidad, “lograr que la empresa sea un buen lugar para trabajar”. Una empresa que dirige sus esfuerzos en el aumento de la calidad y sostenibilidad, consumiendo más del 99% de la energía de renovables. Asimismo dando un enfoque social con 865.938 kilos donados a 22 bancos de alimentos en el último año y la puesta en valor del programa de voluntariado entre sus trabajadores.

La presentación ha concluido con una cata de cafés dirigida por el barista gijonés Adrián Fernández, campeón de España Brewers 2017 y en el Forum 2014. Fernández es la persona que está dedicada, de la mano de Calidad Pascual y Mocay, a la formación de profesionales en el sector de la hostelería.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.