Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

"Debemos vivir hoy, aquí, ahora, y ser agradecidos por ese privilegio"

Montse Monsalve, periodista y escritora, nos desvela los secretos de "Bitácora de una Distopía"

20/09/2020 0:20 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

La autora con su última creación literaria en Ibiza (Fotos: Iris Solana)

P. ¿Qué queda en tu libro de aquel momento que tanto nos marcó a todos?

 

P. De esos días conservo todo lo bueno: cada aprendizaje, el tiempo de reflexión, darme cuenta de qué cosas son realmente importantes, situar a la familia y a los amigos en un pedestal, apreciar las cosas pequeñas y, sobre todo, valorar lo afortunada que soy y recuperar las ganas de vivir con una mayor consciencia. De repente hoy dar un paseo con mi perra por la playa es el mejor de los viajes y cocinar canturreando con un buen Ribera para mi chico el plan que más me apetece. En esencia me quedo con todo lo bueno de esta crisis para extraer las oportunidades que me ha brindado para intentar ser un poco mejor.

 

P. Además de una crónica diaria, también es una reflexión sobre la vida y valores como la amistad, la familia, el amor y por supuesto las adversidades

 

R. Es una crónica en la que volqué mis pequeñas vivencias y sentimientos. Es un desnudo integral. Mi padre dice que tengo la horrible manía de contarlo todo sin filtro desde pequeña y creo que sí que desvelo muchas cosas sobre mí misma y mi entorno, pero lo hago desde la humildad y la necesidad de escribir para volcar los miedos. Escribir siempre ha sido muy terapéutico para mí y creo que me ha ayudado más a mí que a nadie para sacudirme toda la frustración, incertidumbre y dolor de esos días. Este libro, eso sí, está de plena actualidad. Hay artículos en los que abordo cómo sería una “nueva normalidad” embozados y es así precisamente como nos estamos viendo. Creo que su lectura sí que nos puede ayudar a recordar por qué nos confinamos durante tres meses y a valorar el esfuerzo que hicimos todos para salvar vidas.

 

P. Cada uno de los casi 100 artículos que escribiste se estructura sobre un asunto y un tema concreto. ¿Los elegías sobre la marcha, improvisando o dependiendo de la actualidad, o la secuencia responde a una serie organizada bajo tu criterio personal?

 

R. Ya sabes que siempre he sido una persona muy espontánea y que nunca he planeado demasiado las cosas. Aterricé en Ibiza porque me destinaron aquí, sin más pretensiones que dirigir los informativos de una emisora de radio, y ahora no podría vivir en un lugar que no oliese a mar. Los artículos surgieron así, sin querer, sin un esquema ni un rumbo. Llevo siete años publicando una columna semanal en el Periódico de Ibiza y Formentera y les ofrecí mi ayuda durante el confinamiento para lo que precisasen. Me dijeron que tal vez podría hacer una especie de diario y sin quererlo me vi delante del ordenador de lunes a viernes durante 99 días con la responsabilidad de llenar una página diaria. Cuando llevaba 40 artículos le planteé a mi editorial que tal vez podríamos convertirlo en un libro y en cuanto me dijeron que sí intenté darle un ritmo diferente.

 

P. A pesar de estar escribiendo una auténtica pesadilla diaria, acudes al humor y al recuerdo positivo para seguramente sacar una vena de optimismo en pleno confinamiento. Es una mezcla que funciona muy bien a la hora de leer el libro.

 

R. Sí, no hay un antidepresivo mejor que los amigos y el humor. Tirar de ellos es cubrirse con una tirita que nos corta las hemorragias emocionales y por eso este libro está plagado de ironía y de humor. De hecho yo suelo ser tan positiva que cuando escribía algún artículo más oscuro la gente se preocupaba y me escribía preguntándome que si estaba bien, sin entender que algunas veces tenemos que sacar fuera lo malo para que no nos queme, como en la poesía. De hecho en este libro me he atrevido a publicar algunos versos que también escribí durante el confinamiento, algo que nunca había hecho y que es lo que más pudor me ha dado, porque es ahí precisamente donde más oscura suelo ser, pero en esencia creo que los lectores se reirán con algunos pasajes y puede que se emocionen con otros.

 

P. Si pudiésemos buscarle una moraleja a tu recopilatorio de relatos ¿cuál sería?

 

R. Que todo esto nos debe servir para algo. Que nuestros mayores no pueden estar abandonados en residencias y que no se merecen morir solos. Ellos son nuestros cimientos, nuestra estructura, y nos hemos creído tanto esta vorágine del capitalismo que nos hemos olvidado de los valores que precisamente ellos nos inculcaron, de nuestras prioridades y de las personas que son importantes. Trabajamos doce horas al día para tener cosas que no podemos disfrutar porque no tenemos horas en el día, viajamos a países lejanos y nos olvidamos de disfrutar de un atardecer frente al Duero, decimos demasiado una frase: “no tengo tiempo”, sin darnos cuenta de que ese es precisamente el mayor valor que tenemos. En esencia, para mí este libro solo busca una cosa: recordarnos que debemos vivir hoy, aquí y ahora y ser agradecidos y conscientes de que eso, simplemente, es un privilegio.

 

P. Mencionas en muchos capítulos a los héroes sin capa, que emergen siempre en los tiempos complicados. ¿Fueron semanas aquellas para darnos cuenta de las virtudes y las miserias de las que estamos hechos los seres humanos y que afloran cuándo se nos pone verdaderamente a prueba?

 

R. ¡Sí! A mí aplaudir cada día a los sanitarios me provocaba mucha impotencia y necesitaba hacer algo más. Al principio les escribía, pero luego decidí actuar. Tengo amigas médicos y enfermeras que lo pasaron muy mal, y no podía evitar pensar en ellas, pero también en policías, guardia civiles, farmacéuticos, protección civil, voluntarios de ONGs, cajeras, reponedores… en todas las personas que no pararon para que tuviésemos comida, seguridad o atención sanitaria. De hecho cree con un grupo de empresarias una Asociación en la isla: “Ibiza Contigo”, con la que hemos recaudado más de 100.000 euros que invertimos en la compra de material sanitario, menús para personas que precisaban ayuda para comer cada día, pañales, o vales escolares ahora que comienza en curso. Seguimos batallando porque muchas familias lo están pasando muy mal. También he trabajado activamente con las dos ONGs con las que colaboro desde hace años en la lucha contra el cáncer, porque si esta enfermedad era dura en la antigua normalidad, imagínate ahora. Todos ellos son héroes y se merecen nuestro aplauso y ayuda.

 

P. Está claro que seguimos de dura travesía todavía. ¿Podremos recuperar algún día el estado de bienestar que se nos arrebató allá por el mes de marzo?

 

R. Sí, lo haremos sin duda. No creo que sea en 2021, pero sí dentro de 4 o 5 años es probable que nos recuperemos. La economía de nuestro país se verá muy afectada y el paro volverá a cifras tan nefastas como las de 2008, pero somos resilientes y superaremos esta crisis como hemos hecho siempre. Me gustaría pensar que lo haremos siendo mejores, más cívicos, más solidarios y más conscientes. Espero que entendamos que la higiene es esencial, que el teletrabajo es una opción viable y que podemos vivir un poquito más despacio, aunque no sé si estoy siendo demasiado optimista.

 

P. A lo mejor tienes que escribir una segunda entrega, o hasta una tercera. ¿Lo has pensado seriamente?

 

La verdad es que sin quererlo desde que terminé el libro mis artículos han seguido oliendo a distopía y tienen algo de esa esencia, así que no lo descarto, pero este es mi segundo libro, el primero aborda la historia de la moda de Ibiza, y lo que me encantaría sería embarcarme en una novela donde me atreva con la ficción.

 

P. Tú eres arandina aunque vives y trabajas en Ibiza. ¿Tienes previsto presentar la obra en tu ciudad natal? ¿Para cuándo?

 

R. Me encantaría. Es algo que me haría especial ilusión. No sé qué tenemos los “parias” como decía Machado que cuanto más tiempo llevamos fuera de casa más sentimos el latido de nuestra tierra y la verdad es que yo me siento arandina por los cuatro costados y es algo que estoy deseando hacer. Tal vez si el coronavirus me lo permite podría juntarme con los amigos en diciembre, si puedo volver a casa, y hacer algún acto pequeñito.

 

P. ¿Dónde podemos hacernos con un ejemplar de “Bitácora de una Distopía? ¿Está a la venta en librerías o internet?

 

R. En Aranda ya está a la venta en la librerías Castilla y Siglo de Oro, a las que desde aquí me gustaría dar las gracias por permitirme estar en casa. En Internet puede adquirirse en Arán Ediciones, editorial a la que me gustaría también hacer una mención especial por su confianza y por haber dado vida a un libro tan especial, diseñado con tan buen gusto y en el que han puesto todo su amor. La portada, por cierto, es del pintor vallisoletano Miguel Vallinas. Puede comprarse como decía, en
https://ediciones.grupoaran.com/papel-destacados/582-bitacora-de-una-distopia.html

 

 

P. Hoy estaríamos celebrando los últimos coletazos de las fiestas y enterraríamos a la sardina. ¿Cómo ves que nos hayamos quedado sin nuestra semana grande y qué mensaje quieres enviar a tus vecinos desde la distancia?

 

R. Me da muchísimas pena. Me ha pasado como con Sonorama, que he sentido una especie de duelo. Es verdad que yo por trabajo hace años que no puedo ir a las fiestas, pero me encanta ver cómo las disfrutan mis padres, mis hermanos y mis sobrinos y yo creo que el año que viene, vamos a disfrutarlas el doble (si nos dejan) y a brindar por todo lo que este 2020 nos ha negado. ¿Un mensaje? Que todos los problemas sean quedarnos este año sin fiestas, sin vacaciones y hasta sin caprichos, lo importante es que no nos falte nadie con quien celebrarlas el año que viene.

 

 

Montse Monsalve de Sebastián (Aranda de Duero, 1978) se licenció en Periodismo y Comunicación Social y cuenta con formación en marketing, protocolo, imagen personal, oratoria y redes sociales. Ha forjado su carrera profesional dirigiendo los informativos y programación de distintas emisoras en Valladolid, Burgos o Ibiza.

 

En la actualidad dirige la sede de Ibiza de Imam Comunicación, la agencia de comunicación y marketing de la que es socia fundadora, y colabora con varios medios como Periódico de Ibiza y Formentera, donde escribe una columna de opinión cada domingo desde 2013.

 

Este es el tercer trabajo que Arán Ediciones publica a esta autora que también ha dado vida a “Adlib Moda Ibiza. Una filosofía de vida: viste como quieras pero con gusto” y al cuento ilustrado “Adlib: una historia de cuento”.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 
ÚLTIMAS NOTICIAS