Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Banner Sección

Juanjo Molina, "El éxito del Refugio se debe a la implicación personal de mucha gente"

Hablamos en DR con el Vicepresidente del Fondo para el Refugio de las Hoces del Riaza

08/11/2020 0:25 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Molina en pleno trabajo de recopilación de datos

P. En apenas una semana se llevará a cabo un nuevo censo de otoño en el Refugio de Rapaces de Montejo. Y ya van 38 seguidos. ¿Cuál es la importancia de este método y cómo se lleva a cabo?

 

R. El Censo de Otoño está recogido en el Programa de Conservación, Seguimiento y Conservación del Parque Natural Hoces del Riaza por su importancia para la gestión del espacio natural. Es necesario para la gestión de cualquier espacio natural, el mayor conocimiento posible de la fauna que lo habita. La colaboración de decenas de expertos de manera altruista es un tesoro más de este emblemático lugar.

 

El método es muy sencillo y ha servido para inspirar otros muchos estudios, en otros lugares y con otras especies; desde los censos otoñales de buitres en el Duratón o en Madrid o en Andalucía, hasta el primer censo nacional del aguilucho lagunero. Durante las horas del ocaso de un día y el orto del día siguiente, se coloca un naturalista frente a cada uno de los puntos donde pernoctan los buitres, contándolos uno a uno cuando están posados para pasar la noche y al amanecer antes de que emprendan el vuelo. Aprovechando la participación de cerca de 80 naturalistas, muchos de ellos grandes expertos, se anota todo aquello que se ve o se oye, haciendo cada uno, un informe de lo que ha acontecido a su alrededor. Al estar distribuidos por todo el espacio natural, es difícil que algo pase desapercibido y se consigue una importante valoración de la fauna que habita en la zona de estudio.

 

P. ¿Dónde encontráis tanta gente dispuesta a pasarse la noche observando cada risco y cada nido para ir contando los animales y sus crías?

 

R. En los Censos de Otoño han participado 816 ornitólogos y es que además de los grandes valores naturales y paisajísticos que tiene este lugar, el Refugio cuenta con algo que lo hace especial en relación con otros espacios naturales y que lo convierte en muy atrayente para aquellos a quienes les interesa la conservación de la naturaleza. Se trata del valor humano que se implica en su conservación. Hay una magia especial por la que aquellas personas que conocen este lugar y su historia, se enganchan y lo llevarán dentro siempre. Quizás sea la semilla que plantó Félix Rodríguez de la Fuente como ideólogo y fundador del Refugio, quizás la especial gestión que una ONG como WWF ha llevado a cabo durante tantos años, quizás la fuerza de gente que ha dado literalmente su vida por su conservación, como es el caso del Dr. Fidel José Fernández y Fernández Arroyo, o el espíritu defensor de estas tierras que se respira entre los habitantes de los pueblos de la zona. Tiene algo de espiritual y cientos de naturalistas se han implicado por tanto durante años, participando en los censos u otras actividades a favor de la conservación del espacio natural.

 

Entre los que vienen año tras año a participar en el censo de otoño y los que se interesan por primera vez, no es difícil reunir un número suficiente de personas. Al menos de momento, sigue habiendo interés por estos temas, aunque también es cierto, que cada vez es más escaso el ambiente que se respira de colaboración altruista sin mayor interés que la satisfacción personal de aportar un granito de arena por mejorar este mundo. Por mantener algo tan bonito, es otro motivo más para que se siga llevando a cabo el Censo de Otoño muchos años más.

 

P. ¿Utilizáis material muy sofisticado para que no se os escape ningún detalle no?

 

R. Para poder observar la fauna desde la distancia suficiente para que su comportamiento no se vea alterado por nuestra presencia (y así poder registrarlo de manera natural), es importante el uso de prismáticos y telescopios terrestres de gran alcance. Un material que aporta cada participante el suyo.

 

P. Te encargas de coordinar el censo desde el año 2013. ¿Qué significa para ti este trabajo tan mastodóntico y cuánto tiempo le dedicas para que no falle nada en los preparativos?

 

R. Para mí significa una gran satisfacción personal. Hace unos años que por diferentes motivos, tuve que dejar la Ribera del Duero y marchar a La Rioja, alejado de mi querido Refugio y privándome de poder adentrarme cada día en él, como lo hacía cuando vivía allí. Ahora solo voy de visita, de manera puntual cada cierto tiempo cuando voy a casa de mi padre. El censo me hace sentir que no lo he abandonado, que sigo ayudando en su conservación, hace que sienta cerca su fuerza y su magia.

 

Normalmente empiezo a preparar el censo a mediados de septiembre, cuando ya se nota la llegada del otoño. Este año, previendo la dificultad que iba a entrañar la situación excepcional que estamos viviendo con el Covid, empecé ya en agosto a pedir permisos y convocar a los “montejanos”. Tengo que trabajar y atender a mi familia (tengo dos hijos, Leo por el buitre Leonado y Vega por Montejo de la Vega), así que intento sacar ratos de donde a veces no los hay. La colaboración de mi familia es imprescindible. Solamente solicitar los permisos necesarios este año con los problemas del Covid y enviarlos a cada participante el suyo, me ha llevado aproximadamente 4 tardes enteras y podría decir que es tan solo una pequeña parte del tiempo que se necesita dedicar. Luego hay que hacer el reparto de las peñas por ejemplo, que es también un verdadero sudoku.

P. Una vez analizados los resultados del censo, no hay edición en que no se encuentren novedades interesantes sobre distintas especies. ¿Para el de este año se espera alguna sorpresa inesperada?

 

R. Es difícil adelantar este tipo de acontecimientos. ¿Quién nos iba a decir que un día iba a aparecer un Coliazul Cejiblanco por estos parajes, como sucedió en 2018? Un pajarillo de pequeño tamaño, original de Siberia. Lo que está claro es que tantos ojos bien conocedores, atentos a todo, hacen que sea difícil que algo pase desapercibido. Es posible que animales como este Coliazul pasen por otros lugares o incluso por el Refugio en otros momentos, pero lo excepcional y lo que hace que esas sorpresas se puedan ver, es la presencia de tantos expertos. Ojalá este año tan difícil y duro, haya varias de estas sorpresas, que compensen el esfuerzo que toca hacer para continuar con el censo.

 

P. ¿En qué momento se encuentra el Refugio de Rapaces y cómo ves su futuro?

 

R. Creo que estamos en un gran momento. Desde que me impliqué en el Refugio de Rapaces allá por el 2001, recuerdo con mucha añoranza los primeros años en los que se respiraba un ambiente de colaboración precioso entre todos los actores implicados en el mismo, con gran afluencia de voluntarios los fines de semana para echar una mano y buena relación entre todos.

 

Luego llegó el Parque Natural y la implicación más en profundidad de la Junta de Castilla y León hasta adquirir un papel protagonista, como no podía ser de otra manera. Este cambio no fue todo lo dulce que hubiéramos deseado. Yo lo asemejo a un mecanismo, que al incluir una pieza nueva y además esencial para su funcionamiento, tarda un poco en adaptarse al cambio y que todos los engranajes que ya había, vuelvan a funcionar de nuevo.

 

Ahora noto de nuevo un gran ambiente de colaboración, como lo suele ser su espíritu Montejano. El actual Director del Parque D. Rafael Marina y el Jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Segovia D. Pedro Ejarque, tienen una actitud muy distinta a lo que conocimos en otros tiempos y también eso hace que trabajemos de manera más coordinada.

 

Del mismo modo la vuelta de Jesús Cobo por parte de WWF también es bien recibida, ya que además de un gran experto y buen conocedor del Refugio, su carácter afable y colaborador ayuda para mantener un buen ambiente. El éxito del Refugio se debe en gran parte a la labor realizada por los magníficos guardas que hay y ha habido, como son por parte de WWF el inolvidable Hoticiano Hernando y desde hace ya bastantes años su hijo Jesús, así como otros que han estado de suplentes. También Juan Francisco Martín Calleja por parte de la CHD, ha hecho un buen trabajo durante estos años y ambos colaboran también habitualmente en el censo. Ellos están impregnados del espíritu de conservación del refugio y transmiten su magia. Ahora son también los Agentes Medioambientales de la Junta de CYL, quienes forman parte de la historia del refugio y pueden continuar engrandeciendo esa labor.

 

P. Esa zona es considerada por los expertos como una de las más importantes reservas de buitre del mundo. ¿Es así?

 

R. Efectivamente, la población de buitre leonado de las Hoces del Riaza es una de las más importantes de la península Ibérica y por lo tanto del mundo. Hay que tener en cuenta que España tiene las mejores poblaciones de carroñeras de Europa. Tan solo las Hoces del Duratón y alguna otra, se puede asemejar a los números de la colonia de las Hoces del Riaza.

 

Pero su prestigio entre los expertos, no solo es por el número de nidos o individuos. El Refugio de Rapaces de Montejo es conocido internacionalmente por su exhaustivo estudio prolongado en el tiempo. Como ya he dicho, los valores naturales de este lugar son impresionantes debido entre otras cosas a su ubicación geográfica, su morfología, su variedad de ecosistemas y biodiversidad, pero además, para que todo eso pueda ser puesto en valor, conocerse y conservarse, hace falta la implicación de personas que le han dedicado su vida o gran parte de ella. Eso es algo poco abundante y muy reconocido en el mundo científico.

 

P. Tenemos uno de los parques más importantes biológicamente hablando y quizás falta un poco más de ayuda administrativa para ayudaros a los conservacionistas. ¿Estás de acuerdo?

 

R. La conservación de la naturaleza es muy compleja, mucho más de lo que la mayor parte de la sociedad cree. Para ello es fundamental la implicación de la administración, dando el soporte legal y organizativo necesario. En el caso de las Hoces del Riaza, es quizás más importante el aspecto organizativo, facilitando el trabajo de quienes nos dedicamos a la conservación.

 

Creo que actualmente la Junta de Castilla y León está trabajando bien. Han vuelto a poner informadores de campo para evitar que el desconocimiento de los visitantes pueda afectar a la conservación. El responsable de la Casa del Parque, David Muñoz, no sólo informa adecuadamente a los visitantes, sino que también trasmite muy bien el espíritu de conservación que el espacio natural requiere. Hay varios Agentes Medioambientales de la Junta, que también trabajan en este mismo interés. ¿Se puede hacer más? Claro que sí, pero en comparación con otros Parques Naturales, este es uno de los más dinámicos en lo que a conservación de refiere.

 

P. ¿Afectará la pandemia que estamos padeciendo de algún modo al censo de otoño?

 

Afectar ya está afectando, ya que el trabajo para la coordinación está siendo muchísimo más duro que cualquier otro año. Pero el censo debe seguir haciéndose, ya que como he dicho, estos trabajos son importantes por su prolongación en el tiempo, entre otras cosas.

 

A medida que han ido surgiendo las cada vez más duras restricciones derivadas de la pandemia, hemos necesitado modificar la organización y adaptarlo todo a la legalidad. En un principio, habíamos tenido que cambiar la ubicación de la reunión de preparación que hacemos antes de comenzar, porque el local que cada año nos ofrece amablemente la Asociación Cultural Nuevo Horizonte de Villaverde de Montejo, es un espacio un tanto reducido y era necesario buscar algo mucho más grande. El Ayuntamiento de Milagros nos ha cedido el salón de actos de la Casa de la Cultura, que es muy amplio y estaba muy por encima de las necesidades para mantener la distancia de 2 metros. También habíamos pensado, si el tiempo lo permitía, celebrar esta reunión al aire libre, para tomar aún más precauciones y evitar cualquier posibilidad de contagio. Pero con la entrada en vigor de las nuevas restricciones de nivel 4 de alerta en Castilla y León, solo nos permiten hacerlo de manera telemática, lo cual es un gran contratiempo al que nuevamente nos debemos adaptar y haremos una reunión telemática el próximo jueves. Del mismo modo hemos suspendido la comida del domingo, posterior al censo, donde se celebraba la Asamblea General del Fondo y se daba un avance de los resultados provisionales.

 

De la metodología de trabajo, que se hace de forma individual o en grupos muy reducidos, no hemos necesitado cambiar gran cosa. No obstante hemos elaborado un protocolo anticovid, que hemos remitido a cada participante y que será de obligado cumplimiento.

 

También hemos pedido todos los permisos necesarios para que los expertos puedan desplazarse hasta aquí, a pesar de las limitaciones de movilidad que pueda haber, ya que se ajusta a lo enmarcado en la normativa. Del mismo modo que hemos consultado también a los responsables de sanidad de la Junta de Castilla y León. Como pueden ver, realmente el Covid ha multiplicado el trabajo organizativo, pero tenemos todo en regla, e incluso muy por encima de lo necesario.

P. No podríamos acabar esta entrevista sin mencionar la labor encomiable del Doctor Fidel José Fernández. ¿Qué significa este nombre para el Refugio de Rapaces y qué destacarías de su personalidad?

 

R. Creo que si tenemos que utilizar una sola palabra para decir lo que el Dr. Fidel José Fernández y Fernández-Arroyo significa para el refugio, yo diría que es el ALMA. Cogió el difícil testigo que dejó Félix Rodríguez de la Fuente, que todos sabemos la dificultad que suponía continuar con las expectativas de tan inmensa personalidad, y como dijo una vez el sacerdote y ornitólogo Dr. Pedro Rodríguez Panizo, “Fidel es Inasequible al desaliento”, dedicando TODAS sus fuerzas, TODOS sus recursos, TODA su vida al Refugio.

 

De la personalidad de Fidel, habría de destacar muchas cosas. No sé si este será el orden correcto, pero en primer lugar destacaría su Honradez, carece de cualquier tipo de malicia y todo lo hace pensando en ofrecer un bien; en segundo lugar su Sinceridad, no sólo no miente nunca, sino que no sabría hacerlo; en tercer lugar su Perseverancia, es capaz de ser la gota de agua que agujerea una roca, jamás se cansa de luchar; y por último, aunque podría destacar muchas más cosas, creo que su Capacidad para el estudio y su memoria son impresionantes. Sus conocimientos sobre biología asombran a cualquier experto, no sólo de la península Ibérica, sino de todo el mundo.

 

Es una persona muy especial, único, aunque ojalá, hubiera muchos más Fideles, que hicieran mejor nuestra especie.

 

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 
ÚLTIMAS NOTICIAS