Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Entrevistas DR

María Miguel: "La mayoría de los jóvenes quiere que llegue el viernes para irse de botellón y es muy triste"

Esta joven arandina subirá en pocos días a un avión rumbo a Etiopía para conocer la vida de sus gentes

14/07/2019 8:10 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

María Miguel Bueno es una joven arandina de 17 años que acaba de finalizar segundo de Bachillerato de Artes y se encuentra a la espera de elegir la Universidad donde comenzará sus estudios de Bellas Artes. Entretanto, como quien no quiere la cosa, viajará a Etiopía para conocer el país y a sus gentes formando parte de la expedición ‘España Rumbo al Sur’ que trata de sensibilizar el fomento de buenos valores a través de la acción directa, el trabajo y el esfuerzo de sus jóvenes sobre el terreno.

-¿Cómo surgió la idea de ser una integrante de rumbo al Sur?

-Lo conocí a través de mi hermana,  que participó en la ruta Quetzal en 2015 y allí conoció a una chica que había ido anteriormente a Rumbo al Sur. La conocí, me lo comentó lo que habían estado haciendo y a mí me gustó un montón. Pero claro, yo era pequeña para ir en ese momento. El año pasado estuve buscando información pero no conseguí ir. Ahora era mi última oportunidad para participar porque es hasta los 18 años y dije: “este año lo intento sea como sea, si luego no me cogen porque no es a mí a quién están buscando pues nada”, pero tenía que intentarlo.

-Ahora eres una de los 120 seleccionados para participar en el programa ¿Qué has tenido que hacer para llegar a ser uno de ellos?

-Hay que pasar por varias fases. Primero tienes que hacer una carta o un vídeo presentándote diciendo porqué te gustaría ir. Si pasas, la segunda fase es una  entrevista personal que en mi caso la hice por Skipe.

-Y pasaste la segunda…

-Sí, yo me inscribí con la ilusión de ver qué pasa pero sin pensar que te vayan a coger. Cuando me dijeron que sí que me cogían me sentí superemocionada. Después pasé a la fase de los módulos en la que durante ocho semanas básicamente teníamos que dedicar una hora al día al proyecto y hacer un curso de emprendimiento. Nos enseñaban vídeos sobre personas inspiradoras, sobre la actitud ante la vida… También mandaban actividades como por ejemplo que en una hora recogiésemos las cosas que no utilizásemos de nuestro cuarto, seleccionarlas e intentar  vender las que estaban en buen estado o darles otra vida. Es una manera de cambiar tu forma de vida y concienciarte.

-¿Cómo va a ser el viaje a Etiopía?

-Será itinerante, no vamos a quedarnos en un sitio fijo. Vamos a ir a diferentes partes del país visitando varias misiones y estando en contacto directo con la gente. Los que están allí nos van a ir contando lo que necesitan en cada momento, si necesitan ir a por agua, pintar una pared… y en base a sus necesidades les  ayudaremos en lo que podamos. También llevamos material escolar, ordenadores, móviles y tabletas y que les vamos a enseñar a utilizar en la medida que podamos.

-¿Qué te esperas encontrar allí?

-Desde que empecé a investigar sobre Etiopía hasta ahora he ido cambiando porque he aprendido un montón de cosas y me he quitado muchos  prejuicios. Primero te imaginas un sitio muy poco desarrollado pero luego ves que depende de zonas. Es un país muy grande, el doble que España, y muy diferente según en qué sitio estés. Hay zonas más desarrolladas como la capital Adís Abeba y otras en las que todavía hay tribus que viven de la forma más rudimentaria, básicamente de la agricultura. Voy un poco, no a ciegas, pero abierta a lo que me encuentre.

-¿Piensas que va a cambiar tu vida a partir de que regreses?

-Hace dos fines de semana estuvimos en Toledo haciendo una especie se simulacro de lo que va a ser y misioneros que están allí nos contaron lo que hacen y lo que nos vamos a encontrar. Nos han dicho que es una experiencia que nos va a cambiar porque aquí estamos muy “mal acostumbrados”. Abrimos un grifo y tenemos agua y no nos planteamos que alguien se tenga que levantar sin saber si va a comer ese día, si va a beber agua y con una incertidumbre de no saber lo que va a pasar. Me imagino que ver esos casos será duro porque te sentirás impotente y no sabrás cómo poder ayudar… Supongo que será una pequeña concienciación a nivel personal y para ir sembrando la semilla en todos los que tengamos cerca.

-Regresarás a Aranda y en septiembre comienza una nueva etapa en tu vida, la de universitaria…

-Me gustaría dedicarme al arte aunque no sé en qué campo específicamente porque me gustan muchos: la pintura, la fotografía, coser… De hecho me he metido en Bellas Artes para tocar todos los palos y decidir lo que más me gusta. Ha sido una suerte contar con el instituto Vela Zanetti y con un bachillerato que tenía muchas ganas de hacer. La experiencia ha sido muy enriquecedora porque he adquirido muchos conocimientos y he tenido la posibilidad de abrir mi mente visitando ferias como Arco, ir a museos, estar con gente de otros años que nos visitaba para contar sus experiencias, o ver a gente pintando en vivo, que muchas veces se aprende más así que por mucho que te digan cómo se hace.

-Y como joven arandina, ¿qué echas en falta?

-En Aranda hay muchas opciones culturales con el Cine Club aunque hay muy poca gente que lo conoce y otra no le da la importancia que tiene con la posibilidad de ver películas en versión original, además  es gratis para los estudiantes de Aranda y es un puntazo. Se hacen exposiciones, hay posibilidades de ver teatro… Yo formo parte del grupo Fotográfico arandino que ha echado a andar de nuevo con muchos proyectos… Pero echo de menos otras opciones. La mayoría de los jóvenes lo que más quieren es que llegue el viernes e irse de botellón y es muy triste. A veces me planteo: si no hay alternativa ¿por qué no podemos hacer una? No sé, por ejemplo poner un sitio donde se pueda ir a bailar, a relacionarte y a pasar un buen rato sin necesidad de beber.

 
2 Comentarios
 
 
 
Usuario  
#1   Geo 14/07/2019 21:25:31
 
Como voluntaria no dudo que esta chica tenga una opinión de que lo que va hacer en Etiopia es una muestra de humanidad.
Muchos de los que van de voluntarios van con esa idea.
Pero las ongs ya no pueden ocultar sus verdaderas intenciones y no es otra que la economica.
Hablo de cruz roja,caritas,medicos sin fronteras y un muy largo etc.
Todas estas ongs si de unos ingresos por donaciones consiguen 100,destinan 40 para lo que verdaderamente se supone que es ese dinero.
Africa y otros muchos paises a los que se les impide desarrollarse solo se les quiere para robarles sus riquezas creando guerras civiles si es necesario.
Luego algun ignorante de maldad se hecha las manos a la cabeza por que en españa se ven negros "Que escandalo"
Y lo mismo ocurre con latinoamerica,robada una y otra vez desde que el ave de rapiña y compañia (colon) arribo en costas americanas.....Cuanto sabe el BBVA y Santander del robo en Argentina con el corralito.
Claro,que van a saber si ya estan preparando el 2° plato del expolio aqui en España.
Al tiempo.....
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#2   mimome 17/07/2019 13:31:34
 
Geo, estás meando fuera del tiesto.
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 
ÚLTIMAS NOTICIAS