Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Entrevistas DR

"Me siento muy orgulloso de haber visto crecer el Vela Zanetti prácticamente desde su nacimiento"

A las puertas de su jubilación, el profesor Jesús Tobes abre su baúl de los recuerdos para DR

17/06/2018 10:22 | Raquel Carcedo
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Amante de la educación y del teatro, a este reconocido profesor le queda poco tiempo frente a los alumnos de su querido Vela Zanetti. Aunque asegura que se siente feliz por haber sembrado las semillas que darán fruto en el futuro y se muestra satisfecho con el trabajo que ha realizado durante casi cuarenta años, saber que el fin de su etapa laboral está próximo le hace sentir muy nostálgico.

 

Dar una clase a un grupo de adolescentes o dirigirlos en una obra de teatro, ¿qué es más complicado para Jesús Tobes?

Cuando eres un apasionado de ambos ambientes, la complicación se reduce. Quizá exija más una clase, por su composición, más heterogénea en cuanto a intereses y motivaciones. En el grupo de teatro, aunque tengas alumnado de diferentes cursos, das por hecho que esa actividad les gusta y es más fácil “convencerlos”, aunque a veces también tienes que usar recursos didácticos para explicar el sentido de una frase, la forma de ser de un personaje concreto o cómo entiendes determinados movimientos escénicos. En ambos casos, creo que el secreto es ser firme y coherente en la exigencia, y muy claro, con los adolescentes.

 

A las puertas de la jubilación, ¿qué es para ti la educación?

La educación es el proceso más importante de nuestras vidas y nos acompaña siempre. Comprende tantos aspectos que sería imposible resumirlo. Y no consiste solamente en aprender conocimientos. Hay que despertar la curiosidad por ellos, saber llegar a ellos, asimilarlos, resumirlos, transmitirlos, recrearlos con ironía y humor, si es preciso… pero no olvidemos la parte afectiva de la educación, la ética, los sentimientos. En todo ello adquiere fundamental importancia el lenguaje y un equilibrio entre lo que conocemos como Ciencias y Humanidades. El profesor no es un “superman”.

El profesor guía, les muestra caminos a los alumnos (el término educación procede del verbo latino “ducere”, que significa, entre otras cosas, conducir, hacer avanzar). Pone a su disposición una serie de hilos, de herramientas que les permitan conseguir unas metas. Avanzar en los conocimientos es toda una aventura. Pero este proceso, como el de la siembra, necesita de la voluntad y del esfuerzo de la otra parte implicada. Si la semilla cae en terreno pedregoso, como en la parábola evangélica, no germina, no dará fruto. Por otra parte, la máxima horaciana “Docere delectando”, enseñar deleitando, es casi perfecta. Y eso procuramos, aunque no siempre consigues conectar con todos en determinados temas.

 

¿Qué cambios has notado a lo largo de todos estos años en la forma de ser de los adolescentes?

Palencia, Carrión de los Condes, Burgos, Medina de Pomar, Briviesca, Lerma, Villarreal y Aranda -en dos etapas, en el IES Sandoval y Rojas y en el IES Vela Zanetti-, me han brindado la oportunidad de conocer a multitud de jóvenes. Más que sus conductas dentro de la clase, han cambiado sus circunstancias externas. Tutear al profesor con respeto no es un cambio sustancial. Hay mayor confianza, mayores posibilidades de comunicación. En las respuestas individuales al estudio, ya es otro tema distinto. Hay polos opuestos.

Sigue habiendo tenacidad, empeño, atención… pero hay casos de abandono, de desinterés por casi todo. De todas las maneras, los primeros cursos de la ESO tienen dinámicas diferentes a los cursos de Bachillerato, donde se nota, y mucho, la madurez adquirida. Bueno, también se podría indicar el cambio que ha supuesto la aparición del móvil, incluso en la dinámica de los recreos, aunque se les recomienda no traerlo al Instituto. Y me da la impresión de que, a pesar de tener a su disposición más medios para acceder a todo tipo de información que los que teníamos antes y de extender sus horas de ocio hasta altas horas de la madrugada, son menos independientes, en algunos casos. Más indecisos. A algunos les cuesta asumir responsabilidades.

 

¿Crees que un joven hoy en día está realmente preparado cuando abandona el colegio o instituto?

Enlazando con lo dicho anteriormente, aquí terminan una etapa del proceso. Vuelvo con el latín. Curso viene de “cursus” (carrera). Yo les digo a menudo que no sirve de nada hacer los primeros cien metros a tope e ir el primero si luego desfalleces antes de alcanzar la meta. Tienen que marcarse unos objetivos y en esta etapa del instituto intentan descubrir qué les gustaría ser el día de mañana. A veces, es complicado. En general, y así lo demuestran los que superan el Bachillerato, están suficientemente preparados para iniciar los estudios universitarios o los Grados Formativos. La mayor parte ha tenido oportunidad de visitar otros países en esta etapa (intercambios con Francia, con Dinamarca, viajes de estudios a Londres, a Italia, becados en Canadá o EEUU, por ejemplo). A otros, seguramente, les cuesta emprender una nueva forma de vida lejos de los padres, pero esas experiencias son necesarias. Es una gran satisfacción encontrarte con antiguos alumnos y que recuerden con cariño las anécdotas de su paso por el Vela Zanetti.

 

Realizar actividades paralelas, como por ejemplo pertenecer a un grupo de teatro, ¿puede ayudar a los chavales a formarse de un modo más completo?

Por supuesto, el teatro ayuda, tanto en el plano técnico o teórico como en el plano anímico, en el asentamiento de la personalidad, de la madurez.

Aparte de visualizar el teatro como expresión artística desde dentro y de una manera activa, contribuye, sin duda, al desarrollo integral de diferentes capacidades (voz, gesto, memoria, expresión corporal, etc.)

En competencia sana con otros, el grupo ha destacado en los certámenes de Teatro Escolar Europeo en diferentes ciudades de Castilla y León, obteniendo tres premios a la Mejor Actriz y un premio a la Mejor Adaptación de la obra. También se han hecho, en ocasiones especiales, recitales poético-musicales.

Sin duda, el teatro es un trabajo colectivo que favorece la integración entre iguales, pero también hemos fomentado la colaboracióninterdepartamental para otras necesidades (luminotecnia, atrezzo y escenografía, fotos, vídeo…). Desde 2013, el grupo de profesores ha ofrecido seis representaciones. En algunas de ellas, han participado alumnos o ex-alumnos.

Son muchos años de trayectoria y es una actividad que ha sido reconocida por la sociedad arandina y que supone una apertura a la misma. Alumnos y profesores hemos compartido escenario y experiencias con otros grupos arandinos, participando en todas las ediciones de El Concilio de Aranda, dirigidas por Miguel Nieto, y en Aranda, 1473, y en la versión en la calle de Aranda, 1473 (Paseable), montajes dirigidos por Ronco Teatro.

A mí personalmente me ha proporcionado unas vivencias tan intensas y emocionantes, o más, que las que me han dado los alumnos en el aula. Se establece una relación muy especial entre todos. Tendríais que preguntar a los cerca de seiscientos jóvenes aficionados que han pasado las tardes de los martes y de los viernes ensayando con nosotros para luego mostrar al público su esfuerzo, a veces en una sola función. Es muy hermoso contemplar sus caras de ilusión y de satisfacción, sus bromas, sus abrazos al ver los proyectos culminados.

 

En el Vela Zanetti trabajáis por conseguir el éxito escolar de todos los colectivos sociales (véase las recién celebradas jornadas con el alumnado gitano), ¿qué papel juega el profesorado para alcanzar metas como esta?

Importantísimo y, a veces, no suficientemente reconocido. Por encima de las siglas de los planes de estudio, están siempre las personas. Y la sociedad presenta una gran variedad de casos diferentes. La escuela pública ha hecho un gran esfuerzo en las adaptaciones curriculares para el alumnado con necesidades educativas especiales. Y en nuestro centro, coordinados por el Departamento de Orientación, con algunos profesores específicos, y secundados por personal de otros departamentos, se atiende a esos alumnos, y también a los alumnos extranjeros, cada vez en mayor número, si, por ejemplo, necesitan un refuerzo en el idioma.

 

Además, habéis logrado el nivel 4 de 5 en la integración de las TIC otorgado por la Consejería de Educación de la Junta, ¿es el Vela uno de los mejores centros para estudiar en Aranda?

Si nos fijamos en los porcentajes de aprobados a nivel general y de los resultados de las pruebas de Selectividad, no solo destaca a nivel local, sino también a nivel provincial y de la comunidad autónoma.

Desde los distintos equipos directivos se han impulsado los Planes de Formación del Profesorado y la colaboración del resto del claustro ha dado sus resultados. Se alternan y varían a lo largo del curso en cada asignatura las formas de transmitir los conocimientos (hemos pasado de la tiza y del encerado, a la TV, al vídeo, a las transparencias, a los Power Point… a la equipación de las clases con ordenador y proyector con pantalla, a las pizarras digitales, al uso de las TIC, en suma). Además, como se sabe, es el único centro arandino que imparte el Bachillerato de Artes y esa peculiaridad le hace destacar en concursos de pintura y exposiciones. Hay que destacar también que desde los departamentos se promueve la participación en concursos literarios, en las Olimpiadas de Matemáticas o de Economía, donde se han obtenido también premios.

Y hay un amplio número de equipos deportivos que participan en los Juegos Escolares, así como numerosos alumnos que están federados en equipos arandinos. Por las aulas del IES Vela Zanetti pasaron, por ejemplo, la atleta Celia Antón y la ciclista Sara Martín.

Del grupo de teatro ya hemos hablado, pero hay alumnos que pasaron al campo profesional (Fátima Sayyad, Jesús Gallo, por ejemplo). Otras actrices destacaron en los concursos escolares  de la Junta de Castilla y León (Sara Martínez, Lucía Lozano, Rebeca Montejo).

Yo me siento muy orgulloso de haber visto crecer este instituto prácticamente desde su nacimiento. Y hay que agradecer la labor a todos los miembros de la comunidad educativa (alumnado, personal laboral y de Secretaría, profesorado y AMPA). No se sabe a ciencia cierta quién acuñó la expresión del “espíritu del Vela”, pero a mí me gustaría que se siguiera repitiendo por muchas generaciones. Sería la prueba de que la llama que se inició el año mismo de su creación como centro educativo sigue iluminando.

 

Mirando ya hacia el futuro, ¿qué te depara la vida fuera de las aulas?

Hace muy pocos días, un ex compañero jubilado me recomendaba no hacer ningún plan.

Vivir a escasos metros del instituto ha hecho que fuera para mí un segundo hogar. Dedicaré más tiempo a mi esposa y a mis hijos, a la familia que tantas tardes ha visto cómo encaraba el camino del Vela Zanetti, jugueteando con mi pequeña nieta. Me veo ayudando en casa -¿descubriré habilidades ocultas?-, leyendo, escuchando música, dando largos paseos urbanos, caminando por el campo, charlando con los amigos, visitando el Instituto -a la hora del recreo, claro, o en los ensayos de teatro vespertinos, haciendo guasas con Jesús Lobo-, recordando viejos tiempos en El Montecillo, asistiendo a todas las representaciones teatrales que pueda, tomando cañas los viernes con mis familiares, realizando algún viaje de vez en cuando… Y también, quizá, escribiré, tímidamente, si las musas son propicias, algunos… ¿poemas?, pero, cerca de los actos culturales, siempre.

La verdad es que en este último trimestre me he sentido interiormente extraño viendo cómo se echa lentamente el telón sobre esta preciosa actividad que he tenido durante casi cuarenta años. Ahora que me restan pocas horas delante de mis alumnos se amontonan los recuerdos y siento, por una parte, un amago de nostálgica tristeza, pero también el gozo de haber sembrado algunas semillas que darán fruto con el paso del tiempo, la satisfacción de sentirme reconocido y, sobre todo, de haber puesto (¡perdonadme los defectos!), toda la ilusión, “alma, corazón y vida” -como dice la canción- en este empeño.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 
ÚLTIMAS NOTICIAS