Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Entrevistas DR

"Puede dar la impresión de que este es un mundo de gente joven, pero no lo es en absoluto"

A pocos días de la celebración de la Global Game Jam, José Carlos Sillero nos introduce en el mundo de los videojuegos

14/01/2018 10:42 | Raquel Carcedo
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

José Carlos Sillero pertenece a la asociación Genshiken Ginkö desde 2016, una agrupación que reúne a treinta y cinco amantes de los videojuegos y que ha hecho posible que Aranda forme parte de la Global Game Jam -GGJ-,  el mayor evento mundial de creación de juegos que cada año tiene lugar de manera simultánea en distintos puntos del planeta.

En su entrevista, este ribereño nos introduce en el mundo de los juegos virtuales…

 

En Genshiken Ginkö os definís como asociación friki de Aranda y la Ribera. ¿Qué es ser friki?

Hoy en día, ser friki tiene muchas acepciones. Bajo nuestro punto de vista, lo definiríamos como gente con gustos no convencionales y que además tienen amplios conocimientos sobre ellos. Por ejemplo, el seguidor de la animación japonesa (animes, mangas y todo lo que ello conlleva) o el fan incondicional de películas o series, tipo Star Wars o Juego de Tronos.

Los que formamos parte de la asociación nos podemos enmarcar dentro de los frikis del ocio alternativo (videojuegos, juegos de rol, juegos de cartas, miniaturas, juegos de mesa poco convencionales, ciencia ficción, comics, épica fantástica o cosplay, entre otros).

 

¿Hace falta dominar los videojuegos para formar parte de este colectivo?

Para nada. Los videojuegos solo son una parte de las actividades que realizamos. Tenemos bastantes secciones que cubren otros ámbitos lúdicos, como puede ser la sección de juegos de rol (papel y dados), los juegos de mesa (juegos modernos de estrategia, captación de recursos, colaborativos, abstractos, de aventura o juegos casuales), Magic (solo para eventos relacionados con el juego de cartas Magic The Gathering), miniaturas (donde hay un taller para pintar miniaturas de juegos como Warhammer o BloodBowl y luego participar en torneos) o softcombat (para elaboración de armas y escudos de gomaespuma y participar en juegos o torneos al aire libre). Aparte, claro está, de la sección de videojuegos, tanto para ordenador como para consolas modernas y retro.

Estamos en constante ampliación de actividades, solo hace falta un socio que proponga y que se vea viable. Recientemente hemos inaugurado el taller de disfraces, cosplay y caracterización, propuesto y organizado por parte de una de nuestras asociadas.

 

En este grupo de personas donde normalmente suelen ubicarse adolescentes, ¿hay espacio para gente más mayor?

Puede dar la impresión de que este es un mundo de gente joven, pero no lo es en absoluto. En la agrupación hay personas desde los 18 (que es el mínimo de edad necesario para poder ser socio) hasta miembros de más de 45 años. Es gente de todos los perfiles, estudiantes, empresarios, amas de casa, padres, madres… Realmente, lo único importante es tener gustos comunes y ganas de pasar buenos ratos.

 

¿Dónde está la asociación?, ¿qué procedimiento de inscripción empleáis?

La sede física está en la calle San Francisco de Aranda -número 41-. Para apuntarse solo hay que ser mayor de 18 años, tener afición por cualquiera de las actividades que proponemos o aportar alguna que nos sea de interés y abonar una matrícula y una pequeña cuota mensual.

 

Cada vez hay más personas que viven de jugar a videojuegos de un modo profesional, sobre todo a los denominados eSports, ¿nos puedes dar las pautas a seguir para triunfar en este mundo tan desconocido para la mayor parte de la sociedad?

Sin ser un experto en la materia, por lo que he leído y visto, ser un profesional de algún eSport no se diferencia mucho de cualquier otro profesional de cualquier deporte: pasión, habilidad, entrenamiento y trabajo en equipo.

 

¿Qué potencial crees que tiene este negocio en una sociedad tan virtualizada como la de hoy en día?

Como algo relativamente novedoso, su potencial está aún por determinar aunque el crecimiento que están experimentando parece indicar que se pueden poner al nivel de otros deportes de masas, al igual que le está pasando a los videojuegos con respecto al cine o la televisión.

 

¿En Genshiken Ginkö tenéis hueco para los eSports?

Nada a nivel profesional. Hay miembros que participan en torneos de forma ocasional y de tanto en tanto se organizan dentro de la asociación quedadas LAN de fin de semana para jugar entre nosotros. Ahora mismo, por ejemplo, estamos inmersos en un campeonato del videojuego de PlayStation 4, FIFA 17.

 

Global Game Jam, ¿en qué consiste?

El evento trata de juntar en un mismo espacio de tiempo (48 horas de un fin de semana) a lo largo de todo el mundo a personas con el reto personal de crear juegos. La mayoría opta por realizar videojuegos, pero también tienen cabida juegos de mesa o de cartas, por ejemplo.

Lo importante de la Global Game Jam es el fomento de la creatividad, del trabajo en equipo, de hacer cosas porque se quiere y porque se puede, dentro de un espíritu de cooperación más que de competición y con el ánimo de divertirse y compartir el trabajo realizado con el resto del mundo.

 

¿Qué supone para Aranda participar en la Global Game Jam que se va a celebrar del 26 al 28 de enero?

En primer lugar, formar parte de un movimiento que está convocando a gente de más de cien países distintos y, de algún modo, poder conectar durante dos días con toda esa comunidad. Por otro lado, participar en la Global Game Jam supone dar cabida dentro nuestra ciudad y la comarca ribereña a gente con interés por el mundillo de los videojuegos, pero ya no solo como jugador, sino como creador.

Hasta el pasado lunes, en toda España había registradas veinte sedes del evento. Si hablamos de Castilla y León, solo hay dos, Burgos y Aranda. Este es nuestro primer año y hemos querido ir despacio, con pocos participantes (unos quince o veinte como máximo). Pero si todo va bien y la gente sale contenta de la experiencia no descartamos volver a ser sede al año que viene, quizá con más medios y más aforo.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.