Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Roberto Ríos: "El transporte y la comunicación son algunos de los grandes problemas de los pueblos"

Profesor de Educación Especial ha impulsado un proyecto intergeneracional en su pueblo, Campillo

30/06/2019 8:08 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Roberto Ríos tiene 32 años y es maestro de Educación Especial en el colegio Santo Domingo de Algete (Madrid) pero siempre que puede vuelve al pueblo donde tiene sus raíces, Campillo de Aranda. Y en él ha impulsado un proyecto digno de un luchador contra la despoblación y de un defensor de la intergeneracionalidad para salvaguardar la historia de sus habitantes. Con él hablamos en esta ocasión

-¿Qué trabajo desarrollas en el colegio donde trabajas?

-Soy maestro de Educación musical y parte del equipo directivo, donde ejerzo funciones de secretario, además de gestionar los recursos tecnológicos del centro. El proyecto del Centro se basa en la comunicación y las herramientas para generarlas son la televisión, el periódico y la radio digitales.

- ¿Por qué decides realizar el máster de Educación y Justicia Social?

- Llevo dos años cursándolo en la Universidad Autónoma de Madrid. En lo referente a estudios tengo el título de monitor de tiempo libre, diplomatura de magisterio, grado de Primaria con Mención de Inglés. Siempre he tenido el gusanillo de seguir estudiando, de poco a poco, profundizar sobre aspectos educativos de manera más profunda. El tiempo de estudio lo considero como tiempo para uno mismo por lo que, una vez encontrado el momento, me decidí por este máster en base a varias razones.

-¿Cuáles son esas razones?

- La educación de nuestros alumnos y alumnas de hoy en día debe ser para nuestra sociedad, una de las más importantes preocupaciones. Una sociedad que no excluya a ningún tipo de colectivo, que sea capaz de integrar a las minorías y que tenga en cuenta todos los pareceres de cada uno de sus ciudadanos, será una sociedad justa. Sigo creyendo que, con un enfoque diferente y una mirada abierta, la educación puede eliminar múltiples injusticias existentes en la actualidad. Pero para ello, somos los primeros los docentes los que debemos querer hacerlo. Redirigir la mirada y las propuestas educativas, resulta tan necesario como que la sociedad actual no tiene ni pies ni cabeza.

- Sobre el proyecto que estás realizando rn Campillo, ¿tenías algo en mente o surge a raíz de estos estudios?

-Campillo de Aranda es una localidad a la que siempre he tenido especial cariño. Ver como poco a poco sus habitantes envejecen y existe una falta de recursos de todo tipo en este pueblo, me ha hecho darle muchas vueltas. Mi abuela ha cumplido ya 92 años y entre otras cosas me ha enseñado que ha existido no hace tanto, una forma de hacer las cosas de manera muy diferente. Junto a todas las vivencias que he tenido en este pueblo, me hacían tenerlo siempre presente. Por otra parte, la influencia que he recibido al realizar el Máster de Educación para la Justicia Social ha sido multidisciplinar. Hemos abordado temas de feminismo, de arte, de espacios educativos o aspectos más teóricos relacionados con el propio concepto de justicia social. Por supuesto que tantas y tantas horas realizando múltiples análisis del mundo con este tipo de “gafas” modifica tu mirada y esto al final lo implementas en todos los aspectos de tu vida. Uno de ellos, cómo ves tu pueblo y de qué manera.

-Haznos un pequeño resumen del proyecto que estás llevando a cabo con la implicación de muchas personas.

-El Proyecto ‘Vive Campillo. Campillo Vive’ es un proyecto que pretende fomentar la participación ciudadana en un entorno rural. Al igual que otros pueblos de nuestro panorama geográfico nacional, Campillo de Aranda se despuebla, su ciudadanía es cada vez menor y los recursos ofrecidos a sus ciudadanos para el desarrollo pleno son cada vez más escasos. A esto debemos añadirle que la población del pueblo de Campillo envejece teniendo una edad media cada vez mayor. Esto significa que en poco tiempo, el patrimonio cultural que atesoran ciertas generaciones, puede desaparecer. Este proyecto surge de la necesidad de salvaguardar un pedazo de la historia "viva" de nuestro pueblo, apelando al sentido de la responsabilidad social como medio para afrontar los desafíos y demandas que nos conciernen para hacer manifiesto nuestro deseo:

-Lo basas en tres pilares…

-Los tres pilares del proyecto son la participación ciudadana, la sostenibilidad y el medio ambiente, y la conservación del patrimonio cultural de Campillo. Incluye varias acciones como la carrera pedestre que hicimos el pasado fin de semana, la construcción de un camino saludable, un documental intergeneracional, la creación de un fondo fotográfico de los habitantes o la puesta en común de las recetas de Campillo. Cada una de estas propuestas se irán desarrollando a lo largo de la implementación del proyecto, teniendo en cuenta los intereses de la ciudadanía, sus necesidades y la disponibilidad y predisposición

-La primera parte del programa ha sido todo un éxito…

-Efectivamente, con más de 100 inscritos para la carrera, agotando los dorsales y una participación que ha superado las 350 personas; este inicio del proyecto ha sido todo un éxito. Se ha llevado a cabo con éxito un evento deportivo, cultural y participativo. En esta jornada, el pueblo de Campillo de Aranda, se ha volcado de pleno para ofrecer a todos sus asistentes actividades de muy diverso ámbito: zona de acampada, cena y desayuno, cena, bailes de fuego, zona  infantil,  zona juvenil, y conciertos de importancia notable dentro del panorama de la Ribera. Además la colaboración con asociaciones que trabajan con voluntariado Internacional ha dotado al evento del pasado 22 de junio de un añadido importante.

-Sin esa colaboración no hubiera sido posible, ¿no?

-Quiero remarcar la importancia de que este evento ha sido generado por una gran cantidad de gente que, de manera desinteresada ha decidido colaborar con el proyecto. Los primeros, los músicos que han aportado su granito de arena en la parte cultural han tocado de manera gratuita. Por otra parte, la asociación Waslala, con voluntariado internacional ha estado presente en numerosas actividades dentro del evento. Pero por supuesto, ayudas desinteresadas por buena parte de los ciudadanos de Campillo de Aranda. Gente que quiere al pueblo, lo quiere vivo; gente que desea un pueblo con mucho más que ofrecer. Toda esta gente ha hecho posible que se organizase, que en menos de 24 horas se montase y desmontase un evento de estas características: carpas, mesas de mezclas, escenarios, sistema de duchas, arco de meta, planchas de cocina… algo de verdad inimaginable si cada uno no hubiera puesto un pequeño granito de arena. Gracias a todas estas ayudas se podía observar el ambiente familiar y de “buen rollo del evento” dado que todos y todas lo han considerado como suyo y así ha sido.

-¿Qué viene ahora?

-Una vez superado con creces las expectativas de esta jornada  ahora nos toca pensar entre todos los próximos pasos que daremos. Ya existe gente interesada en dar charlas de biodiversidad, relacionadas con la agricultura ecológica, hay deseos de realizar una carrera deportiva de mayores dimensiones… ahora, Vive Campillo es un elemento vivo, tanto como lo son sus ciudadanos.

-¿Cuáles son los mayores problemas con los que se encuentran las personas a la hora de vivir en un pueblo?

-Este es un tema sobre el que aún me queda mucho por profundizar, pero existen diversas dificultades que hacen que la vida en el pueblo no sea todo lo sencilla que pudiéramos desear.  Existe una dificultad importante en lo referente al transporte. Analizados los datos de los pueblos del panorama nacional, se observa que buena parte de los ciudadanos de estos núcleos de población tienen la necesidad de trasladarse mediante medios de transporte para ir hasta su lugar de trabajo. Esto significa que sin una buena red de transportes, vivir en un pueblo resulta costoso y en ocasiones imposible si no se cuenta con vehículo propio. La mayoría de estos pueblos de densidad de población menos a 2.000 habitantes, cuenta con una escasa y en numerosas ocasiones, inexistente red de transportes públicos.  Por otro lado, los recursos cada vez son menores en un pueblo. Servicios médicos, escolares y tiendas con los servicios básicos; hacen algo más complicado de lo habitual la vida en un pueblo.

-¿Y las ventajas?

-Conocemos de sobra las ventajas de vivir en un pueblo. Su tranquilidad, la cercanía que aporta vivir cerca de gente a la que conoces y que está dispuesta a echarte una mano cuando más lo necesitas, el contacto con la naturaleza…El aire que respiras en un pueblo, no es el mismo que en el de una ciudad. En un pueblo no tienes dificultades para aparcar, no te encuentras con atascos, no necesitas el coche para desplazarte por él, los niños crecen en contacto con la naturaleza, es más fácil contar con alimentos de huerto que en la ciudad…

-Dinos tres cosas harían falta para que la gente optase por no irse

-Bajo mi modesta opinión, que como decía con anterioridad, requiere de una mayor profundidad; una red de transporte público eficiente, mayores posibilidades para el sector femenino, apuesta por parte de las instituciones de recobrar la vida de los pueblos… Acercamiento de las nuevas tecnologías e Internet para romper la brecha digital entre pueblos y ciudades, inversiones en los sectores ecológicos o en tecnologías eficientes…

-¿Crees que se volverá al mundo rural o que por el contrario no hay marcha atrás?

-Según lo que he podido leer hasta la fecha, estos flujos migratorios suelen ser cíclicos y se van sucediendo en el tiempo. Esto no significa que muchos pueblos, así como sus formas de hacer, no estén en peligro. Considero que actualmente, a pesar de la cantidad de información que por parte de los medios de comunicación, ha habido en relación a este tema; no es algo que preocupe a los políticos. Son ellos los que tienen más poder de cambio de lo que piensan, pero parecen estar a otras cosas, separados de la sociedad, sin escuchar lo que necesitamos y no encontrando la forma de hacernos pensar que esta democracia es buena para todos.

-¿Cuáles son tus siguientes pasos profesionales?

-Sigo en educación, es mi lugar; al menos por el momento.

-¿Y personales?

-Viajo a Canadá este verano a aprender inglés y con un poco de suerte, a volver sano y salvo si consigo esquivar a los osos en mis aventuras en la montaña, que tanto y tanto me gusta.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 
ÚLTIMAS NOTICIAS