Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Rubén Alonso: "Soy un tío normal al que le suceden cosas bonitas de vez en cuando"

Hablamos con el autor del libro ‘Peregrinación. Mi camino de Santiago'

21/07/2019 7:58 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Rubén Alonso tiene 40 años y es ribereño. Vive en Quintana del Pidio. Y además de trabajar en una empresa arandina de torres de aerogeneradores, Tecno Aranda, tiene múltiples aficiones. El deporte y escribir son dos de ellas y las ha aunado en un libro que cuenta sus vivencias en el camino de Santiago. ‘Peregrinación. Mi camino de Santiago’ es su título y está editado por la editorial Letrame. Este jueves 25 de julio se presenta a las 19:30 horas en el centro cultural de Fresnillo de las Dueñas.

-¿Cómo surgió el libro?

-Uniendo dos de mis aficiones, escribir y hacer deporte. Sin querer salió un libro porque no había nada premeditado. Se juntó un poco todo, una época en la que no tenía trabajo y me decidí a hacer el camino sin preparar nada y sin tener nada pensado. Comencé a relatar la experiencia a través de mi blog y de Facebook y al final se volvió toda una locura. Tenía un blog donde no había prácticamente visitas y de repente la gente empezó a preguntarme por las etapas que hacía, pidiendo que las contase… Ese mes recibí como 9.000 visitas. Me dijeron que esto tenía que transformarlo en un libro y así nació.

-¿Cómo era tu día a día en el camino?

-Recorría 30 o 40 kilómetros y cuando llegaba al albergue lo contaba. Me tenía que poner a escribir en el móvil porque no llevaba ordenador. Relataba la etapa de esa jornada y pasó de ser algo anecdótico a algo que me pedían cada día. Y no me quedó otra que, cada etapa, relatar la historia. Así que fue gracias a la gente por lo que ha salido el libro, no ha sido nada premeditado ni buscado.

-¿Qué destacas de tu vivencia en el camino?

-Te quedas con muchísimas cosas. Me quedo con que te conoces mucho más a ti mismo porque pasas mucho tiempo solo. Entonces es el momento de escucharte y de aprender un poco de ti. Te quedas con la parte de que le damos demasiada importancia a las cosas, que necesitamos muchas cosas cuando todo es mucho más fácil. Tú llegas a un albergue y tienes una cama y ya está. No tienes ni tu baño, ni tu televisión, ni tu armario con tu ropa. Te pones lo que transportas encima y ya está. Por eso creo que damos demasiada importancia a las cosas. Creo que solo son objetos y a veces hay que desprenderse un poco de ellos porque vamos demasiado cargados de equipaje.

-¿Qué trayecto hiciste?

-Caminos hay muchos y realmente nadie dice dónde está el principio y dónde está final. Hay quien dice que el español es desde Roncesvalles a Santiago y hay quien dice que se tiene que alargar un poco más. Yo empecé en Saint Jean Pied de Port de Francia porque me hacía mucha ilusión cruzar los Pirineos. Me pareció un paisaje espectacular. Tardé 25 días, un tiempo que realmente es muy rápido para los caminantes. Conocí a un peregrino el primer día y estuvimos juntos hasta Santiago. Fuimos demasiado rápido, pero es que no había nada premeditado, no había nada pensado e íbamos un poco dónde cayésemos.

-¿Es una experiencia que aconsejas?

-Por supuesto. Es una experiencia increíble. Conoces a gente y, lo más importante, te conoces a ti mismo un poquito más. Me gustó todo: el paisaje, la gente, la gastronomía, las sensaciones, las emociones … es todo sumado en el camino de Santiago.

-Otra experiencia ha sido escribir el libro… ¿También ha sido positiva?

-Desde luego que sí. Es muy difícil saber cuántos libros se han vendido. Obviamente no soy un escritor conocido y es algo entre tú a tú y el boca a boca, pero estoy muy contento con el resultado. La editorial lo ha puesto a la venta en Carrefour, en Amazon, en un montón de sitios y son cosas que van muy lentas. Al año hacen una revisión y te dicen lo que se ha vendido, pero es algo que desde mi nivel no puedo controlar. Cuando me las den no sé si me provocará alegría o más alegría, por qué alegría ya me ha producido sacar toda esta experiencia y vivirla.

-Me imagino que es algo que no esperabas…

-No me lo esperaba en absoluto. Está llegando a sitios donde yo no llegaría, ya que el libro se está vendiendo en Colombia, en Perú, en México, en Argentina... Para mí es una satisfacción que te llegue un mensaje desde la otra parte del mundo de alguien que ha leído tu libro.

 -¿Y qué dicen esos mensajes?

-Me estoy encontrando con dos partes del público: unos de los que no han hecho el camino de Santiago y cuando lo leen dicen que tiene unas ganas locas de hacerlo; y otros que sí han realizado el camino y al leerlo se han sentido muy identificados en muchos aspectos.

- ¿Qué cuentas en el libro?

-Libros sobre el camino de Santiago hay mogollón. Hay algunos más espirituales, otros que hablan más sobre dónde parar y qué ver… Yo intente evitar un poco eso,  creo que no tengo la consideración de decirle a  alguien lo que tiene que hacer o dejar de hacer. Me gusta más que cada uno viva su experiencia... En este libro cuento la mía, la propia, la personal,  lo que yo viví sin pretender que nadie haga lo mismo que yo ni que vea los mismos sitios que yo ni nada de esto. Luego me está pasando una cosa muy curiosa, que en Latinoamérica están encasillando el libro como libro de autoayuda. No sé si es que ven una parte positiva en él o algo así. Me llegan mensajes de Argentina o de Colombia diciendo que les he encendido esa chispita para tirar para adelante y es algo que te emociona también. Obviamente yo no lo encasillaría como autoayuda, es una vivencia. Algunos lo encasillan también como guía y  yo también digo que no es una guía porque no le digo a la gente lo que tiene que hacer.

-Es tu primer libro. ¿Vendrán más?

- Me gusta escribir, lo estoy retomando pero a veces la vida da hasta donde da y no te permite hacer todo lo que quieres hacer, pero voy metiendo cosas en el blog, voy haciendo artículos y estoy trabajando en una novela. Esta experiencia ha sido algo increíble y quiero seguir probando suerte en este mundillo literario.

-¿Nos puedes contar algo de la novela?

-No puedo contar absolutamente nada. He contado poquitas cosas y a poquísima gente porque somos muy dados a tomar opinión. Y cuando la gente te la da a veces hace que tú te eches para atrás en ciertas cosas. Y este es uno de los motivos que ha retrasado el proyecto. Está bien que te aconsejen pero los consejos deberían de estar un poco más medidos porque hacen que te replantees demasiadas cosas y que la historia no fluya hacia adelante. Por eso he decidido no contar nada más.

-¿Qué tal se lleva escribir y trabajar?

-Es muy difícil porque no es solo escribir y trabajar, sino que también salgo a correr o a andar tres o cuatro veces por semana, tienes que atender una pareja, a los amigos, a los padres. Y es difícil conjugar todo. Cuando no vives de ello hay que rascar siempre tiempo al sueño, al sofá o donde puedas.

-El deporte es otra de tus aficiones y organizas cada año una carrera solidaria. Cuéntanos algo más de ese proyecto.

-Se llama la carrera Gustaviana. Es una carrera que organizo todos los años con la maratón de Madrid. Busco gente que me acompaña y patrocinadores que apoyan la iniciativa por medio de donaciones que se hacen en la página migranodearena.org y el dinero recaudado va directamente a la fundación Aladina, que es dónde va a parar todos los años. Estamos muy contentos con el resultado. Nació porque perdimos un gran amigo de toda la vida también de Quintana, Gustavo,  y en honor a él nació esta carrera Gustaviana con su nombre implícito en la propia carrera. Sale de un pueblo muy pequeñito pero hemos recaudado en estos 6 años unos 12.000 € y estamos muy contentos.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
Banner Faldon