Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

"Salud Mental Aranda triplica la previsión de participantes en su nuevo programa de infanto-juvenil en sólo dos meses"

Alba Ortiz, psicóloga de la Asociación nos habla sobre la importancia de destinar recursos a la salud mental

24/10/2021 8:20 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Alba Ortiz es psicóloga y desde 2013 trabaja en la asociación Salud Mental Aranda prestando apoyo psicológico a las personas con problemas de salud mental que participan los servicios de este colectivo arandino. Con ella hemos querido hablar hoy para conocer más sobre la salud mental y sobre su trabajo.

- ¿Cuál es tu función en Salud Mental Aranda?

-Mi objetivo es que las personas que participan en nuestros servicios se sientan seguros, en un espacio de dialogo libre de juicios y que propicie una buena apertura emocional. Trato de ayudarles a gestionar el estrés y las emociones, haciendo hincapié en sus capacidades y fortalezas.  Por otro lado, presto ayuda a los familiares y al entorno de convivencia de estas personas con dificultades emocionales de cara a resolver sus dudas, aliviar la carga emocional y buscar estrategias de comunicación, respeto e independencia familiar.

-¿A cuántos usuarios y cuántas familias atendéis desde la Asociación?

- Actualmente atendemos aproximadamente a 200 personas con problemas de salud mental y cerca de 80 familiares.

-¿Las sedes que se han abierto en Roa y Huerta han demostrado la importancia de la Salud mental en el ámbito rural?

- Previo a la apertura de esta sedes en 2018 ya detectamos que las personas que viven en la zona rural, tienen las mismas o incluso mayores necesidades psicológicas que las personas de nuestra localidad.  Allí hay menos recursos y mayor dificultad de acceso a ellos, escasez de medios de transporte, mayor estigma referente a los problemas de salud mental, desigualdades de género más acentuadas, falta de condiciones sanitarias integrales, etc.  Por todo esto, y por la prioridad de acercar los apoyos a las personas, decidimos abrir las sedes y trasladar gran parte de nuestros servicios a esta zona.

-¿Es importante seguir apostando por el mundo rural, verdad?

-Muchas personas quieren conservar sus raíces, y seguir residiendo en su entorno comunitario; y es por ello que debemos dotar a la zona rural de los recursos que se merece. Hay ventajas en el medio rural que favorecen la gestión de ciertas emociones y previenen de un posible problema de salud mental, como por ejemplo la proximidad a la naturaleza, la cercanía de los vecinos, menores estímulos sonoros o de contaminación, oportunidades de desarrollo laboral que impulsan luchar contra la “España vaciada”, etc.

- ¿Cómo ha afectado la pandemia en la salud mental?

 -La pandemia por COVID-19 ha provocado no solo consecuencias en la salud física de las personas contagiadas y un elevado número de muertes en todo el mundo, sino que ha tenido (está teniendo) importantísimas consecuencias en los ámbitos social y económico, tanto a nivel mundial como local. Los problemas de salud física, el aislamiento, la falta de contacto social, la dificultad en la conciliación con la vida personal, los cambios de hábitos, los problemas laborales… empiezan a “pasar factura” a la salud mental de la población.  Las personas que superan el COVID-19 pueden tener un mayor riesgo de tener secuelas en su salud mental.

-¿Se ha notado el aumento de casos o el empeoramiento de los que había?

-Una de cada cinco personas que han pasado la enfermedad, se ha enfrentado por primera vez a un diagnóstico de ansiedad, depresión o insomnio, y tiene además el doble de probabilidad de tenerlos que personas con otras patologías. Los pensamientos suicidas han aumentado entre un 8% y un 10%, especialmente en personas adultas jóvenes (donde la cifra asciende a entre un 12,5% y un 14%). Ha empeorado la salud mental entre las personas que viven situaciones socioeconómicas más desfavorables y entre las personas con problemas de salud mental previos.

Con todo esto la Asociación, en cuestión de un año, ha aumentado la demanda de atención en un 30% aproximadamente. Las listas de espera se han alargado, con demoras de 3 o 4 meses para poder ser atendidos en algunos servicios. En este sentido vemos prioritario asignar recursos a la atención de la salud mental en el marco de sus planes de recuperación; y es prioritario también poner el foco en nuestras instalaciones, pues el desarrollo de los servicios presenta muchas dificultades de espacio en nuestra localidad.

-Hace apenas dos meses Salud Mental ponía en marcha un servicio de apoyo dedicado a la infancia y adolescencia. Lo planificasteis para 14 usuarios y nada más empezar son más de 30. ¿Qué está ocurriendo con los niños y jóvenes?

-En nuestra comarca no ha habido un recurso hasta ahora, ni público ni privado, que proporcionara apoyo en salud mental a la infancia y adolescencia. Los menores y sus familias se ven obligados a viajar hasta Burgos con su familia para ser atendidos por la Sanidad pública porque aquí no hay psicólogos ni psiquiatras para ellos.

Los problemas emocionales son cada vez más notables en los menores, en concreto síntomas depresivos, ansiedad, suicidio, adicciones, problemas conductuales, abuso de la tecnología, embarazos no deseados, etc. Por todo esto, y por las peticiones de apoyo que nos estaban llegando de colegios e institutos, además de por la población en general, decidimos crear el Proyecto #tejiendosaludmental.

Nuestra sorpresa, al triplicar en un mes las derivaciones, nos hace sentir que vamos por el buen camino prestando este servicio, pero nos remueve la idea de pensar que toda la demanda no la podremos abarcar. Es necesario invertir mayor financiación para dar continuidad a esta petición en la comarca.

Por último, es importante recordar que "el adulto es el fruto del devenir del niño en formación". La prevención en salud mental de la población general ha de integrar una atención a la infancia/juventud de calidad y no sólo en aspectos asistenciales frente a estas patologías emergentes, sino también en otros aspectos específicamente preventivos y de educación psicosocial.

- No es fácil descubrir que tu hijo o hija puede tener un problema de Salud Mental ¿En qué debiéramos fijarnos?

-No es una tarea sencilla, pero los progenitores o tutores tienen la responsabilidad de estar atentos a sus hijos. Es recomendable preguntarles cómo se sienten con frecuencia, observar con respeto sus comportamientos antes de juzgarles, reforzar sus fortalezas y logros, hablarles de las emociones y cómo canalizarlas. Y si es preciso, cuando aparecen comportamientos específicos (aislamiento, irritabilidad, baja autoestima, etc) orientarles a una posible terapia con total normalidad.

-¿Son cada vez más frecuentes las consultas de los padres?

-Sí, cada vez con mayor frecuencia solicitan en las consultas orientaciones y pautas de conducta sobre aspectos relacionados con la educación de sus hijos o de sus hijas. A veces muestran su dificultad para comprender situaciones, planteamientos y conductas que presentan.

-¿Cuáles son las dificultades más frecuentes que os encontráis?

- Vemos una diferencia de criterios educativos entre las personas adultas de la familia con responsabilidad en la crianza y un desconocimiento de pautas y estrategias educativas adecuadas. Los progenitores tienden a veces a la satisfacción y gratificación inmediata de los hijos y las hijas  y hay ausencia de límites claros y firmes, aunque eso no es una contradición a la tolerancia y la negociación, que también es necesario.

- Salud Mental no atiende sólo a las personas con problemas de salud mental sino que va más allá y ayuda a sus familiares. ¿De qué manera se hace ese apoyo?

- El servicio de Apoyo Familiar se centra en la atención y el apoyo psicológico a la unidad familiar de las personas con problemas de salud mental, debido a que las familias o personas del entorno de convivencia ocupan un papel esencial como recurso de cuidado y acompañamiento.

La modalidad de intervención es tanto individual como grupal, siendo muy flexible y adaptada a las circunstancias de los familiares, pero siempre con el fin último de implicarlos como parte activa e imprescindible en el proyecto de vida del participante y en su proceso de rehabilitación, recuperación y autonomía personal. Tratamos de mejorar la comunicación y el buen clima intrafamiliar, reduciendo el nivel de sobrecarga o estrés y favoreciendo un buen manejo de las situaciones problemáticas.

Actualmente, dentro del programa hay dos grupos de familias. Donde mediante estrategias conjuntas, apertura emocional y apoyo mutuo; se crece a nivel psicológico. 

-No estamos exentos nadie de sufrir en algún momento un problema de salud mental y es importante descubrir que nos está pasando algo. ¿Hay alguna forma de realizarnos un test o algún tipo de prueba para hacernos pensar que podemos necesitar de ayuda?

- No hay una prueba que prediga si tendremos algún problema de salud mental. Pero si hay unos indicadores de riesgo que pueden incrementar las posibilidades de experimentarlo como la falta de educación emocional, el abuso de sustancias, el insomnio prolongado, el uso patológico de Internet, sufrir algún tipo de violencia o acoso, o tener obsesión por la imagen. También debemos prestar atención cuando se pasa por alguna separación, no se tiene trabajo o se está sufriendo una incapacidad, o hay un duelo.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 
Banner Sección
ÚLTIMAS NOTICIAS