Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Funus funis
Banner Sección

Convertirnos en diamante y en arte

Empresas pioneras que imponen las últimas modas funerarias

12/11/2018 10:58 | d
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Las cremaciones se imponen a las inhumaciones. Ello ha llevado a las funerarias incrementar los servicios que ofrecen a los familiares para usar de algún modo las cenizas o los cabellos de sus seres queridos. Lo último en modas funeraria es hacer retratos o un diamante con las cenizas de personas fallecidas.

 

Uno de los pioneros en España en ofrecer cuadros hechos con cenizas de difuntos -ya sean retrasos o paisajes- es Daniel Yordanov, artista, muralista y cofundador de la empresa Cenizia. Este servicio -que lo realiza desde 2013- tiene un precio que oscila entre los 300 y los 1.800 euros, según el tamaño de la obra. En tres meses desde que se encarga se puede tener el cuadro hecho con las cenizas del difunto.

 

Aunque la Iglesia Católica prohíbe esparcir las cenizas en tierra, aire o agua, así como hacer joyas con ellas, también hay empresas que ofrecer convertir las cenizas o el cabello de los difuntos en diamantes. Fernando Pouso Pobre, director Territorial sur de la empresa Mémora, explica que se trata de un servicio muy exclusivo que piden entre 6 y 10 familias al año. El coste de un diamante sintético hecho con cenizas de un difunto oscila entre los 420 y los 6.000 euros, según fuentes de la empresa.

 

Cantidad necesaria de ceniza

Algordanza es otra empresa que también convierte en diamantes las cenizas y cabellos de los difuntos. La empresa trabaja con un laboratorio de Suiza que usa para hacer un diamante sintético 350 gramos de ceniza de un adulto o bien 8 gramos de cabello. El tiempo de entrega es de unas 14 semanas y el coste se acerca a los 5.000 euros.

 

Pouso afirma que el 72% de los fallecidos son incinerados, un 4% más que hace un año. «Es una tendencia que va en aumento», declara este directivo de Mémora, quien subraya que «casualmente un tercio de los hornos crematorios de España están en Andalucía. ¿Por qué? No lo sabemos con certeza, puede ser debido al desarrollo de los tanatorios en todos los pueblos y ciudades. Salvo en el medio rural y en contadas ocasiones, ya casi nadie vela a los difuntos en sus casas».

 

Fuente: sevilla.abc.es

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.