Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Se podrá enterrar sin necesidad de féretro

Una modificación del decreto ayuda a los musulmanes a respetar sus ritos

23/01/2019 11:40 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Esta es una de las modificaciones que se incluyen en el proyecto de decreto que actualizará la antigua normativa fechada en 2015. La  Junta de Castilla y León tiene sometido al periodo de alegaciones hasta el próximo 25 de febrero la propuesta que pretende regular la política sanitaria mortuoria en el ámbito territorial de la Comunidad de Castilla y León incluyendo los cambios normativos que se han ido aprobando.

Quizás la variación que más llama la atención al ciudadano es el relativo a la inhumación y la cremación, ya que se pretende que puedan efectuarse directamente en tierra “por razones de confesionalidad siempre  y  cuando  se  cumplan  las  condiciones  que  determine la Dirección General competente en materia de policía sanitaria mortuoria”. De esta manera el permiso -que ya está establecido en varias regiones y ciudades como Andalucía, Asturias, Valencia, Ceuta y Melilla-, facilitará a los miembros de la religión musulmana, por ejemplo, enterrar a sus familiares siguiendo su tradición.

Los avances en cuanto a técnicas vinculadas a la sanidad mortuoria, que conllevan un menor riesgo sanitario de estas actividades permiten limitar las medidas de intervención administrativa a mínimos que, sin embargo, garanticen la protección de la salud de la comunidad.

Se consagra a través de este decreto el principio de autorregulación y responsabilidad por parte de las empresas funerarias que realizan el traslado de cadáveres y, una vez modificado en Castilla y León, el procedimiento de autorización para el traslado sustituyendo el régimen de autorización por una comunicación previa. Se elimina asimismo el requisito del tiempo de espera de 24 horas para proceder a la conducción ordinaria o al traslado de un cadáver, evitando así los importantes trastornos que dicha espera generaba a los familiares y allegados al difunto en un momento de por sí ya difícil. La eliminación de este lapso temporal supone así mismo la habilitación para que dichos traslados puedan ser efectuados en féretro común.

Entre las modificaciones previstas se incluye también como novedad la figura del tanatopractor para la realización de las prácticas de conservación transitoria y embalsamamientos, que coexistirá junto con la del médico, impulsando la creación del certificado de profesionalidad en tanatopraxia.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.