Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Caras y Cruces

Los presupuestos de la Junta, por fin se acuerdan del hospital de Aranda

02/11/2022 7:00 | SUSANA GUTIÉRREZ
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Cuatros años después de lo previsto. Unas obras que comenzarán como pronto en la segunda mitad de 2023. Un centro que estará en marcha, en los mejores pronósticos para 2027. A pesar de todo esto, podemos decir aquello de: ¡Por fin! El nuevo hospital comarcal tiene dotación presupuestaria. Desde luego, era ya un ahora o nunca. Por primera vez, aparecen partidas millonarias, en cuatro anualidades y un total de 131 millones de euros, en el proyecto de Presupuesto Regional para 2023 presentado por la Junta de Castilla y León. Se ha disparado como era de esperar el coste de la infraestructura hospitalaria, casi un 70%, desde aquellos 80 millones que se anunciaron hace un lustro. Para el año que viene, 2023 se han reservado 4,1 millones de euros, y es en la última anualidad (la de 2026) cuando se financia el grueso de la obra con 77 millones de euros. Licencia de construcción ya tiene, y a la vez se suman los pasos para la acometida de la urbanización y los accesos, que como sabemos en parte correrán a cargo de las arcas municipales.

Digo que era ahora o nunca, porque el tema lleva más de tres décadas de desengaños. Primero, a comienzos de los años 90 cuando se apostó por reformar y ampliar el Santos Reyes, en lugar de construir una nueva instalación sanitaria. Después, cuando no hubo más espacio por donde crecer, se volvió a hablar de una nueva instalación, que se dejó de lado por una hipotética ampliación con la inclusión de los edificios anexos en la Calle San Juan de Dios, con el realojo de los residentes en un nuevo inmueble situado en la Quinta Julia. Cuando ya estaba todo prácticamente negociado, en 2010 la Junta volvió a definirse por una nueva instalación. Desde entonces, han pasado doce años de retrasos, de excusas, de trámites administrativos, de promesas incumplidas y de anuncios electorales…

Ahora, queda todavía velar porque los plazos se cumplan y que los presupuestos se ejecuten. Y perseguir que más allá de un nuevo inmueble moderno y funcional, se dote de los profesionales y medios necesarios. Tampoco está de más, aquello de recordar a la Administración que en los cinco años que quedan por delante de vida al Santos Reyes no se olviden de él. En la cara de los presupuestos regionales, además también en el ámbito sanitario, encontramos otra reivindicación histórica de la comarca: el nuevo centro de salud para Roa y los 28 municipios que forman parte de esa zona básica. También ha costado lo suyo, muchos años  sufriendo una infraestructura obsoleta y con problemas en los servicios más básicos. De momento, en 2023 se tendrán que contentar con el proyecto, pero aparecen 4 millones de euros y un proyecto a culminar en 2025.

Esos son los titulares más positivos de los presupuestos, pero también está el negativo. Y, además, una demostración clara de que esa infraestructura no está en los planes de la Junta, ni parece que vaya a ser prioritario a medio plazo (incluso a largo). Hablo de la circunvalación Este-Norte. A principios de 2011, pocos antes de unas Municipales, se inauguraba la primera parte de la infraestructura. La menos costosa, la que une la carretera de Salas con la zona de Costaján, pasando por la carretera de Sinovas. Doce años más tarde, en el presupuestso de 2023 hay 25.000 euros para esta infraestructura, (otros 25.000 para 2025, no sabemos si error u omisión en 2024). Solo diseñar el proyecto costaría cerca de 200.000 euros. El diseño de esa circunvalación, tan alejada de la ciudad generó polémica allá por 2005, cuando aquel gobierno municipal decidió luchar por la M-40 (versión arandina) antes que por la M-30, para que la Junta pagara la fiesta (cosa que, como vemos, no ha hecho). En aquel momento, se tenía que haber apostado por una ronda interna que diera servicio a los ciudadanos y facilitara la conexión entre barrios, pidiendo la implicación de la Junta de Castilla y León, pero se proclamaban retos más ambiciosos. Han pasado casi 20 años, y la ronda interna sigue sin estar y tampoco se la espera. Los ciudadanos lo demandan, pero los gobiernos prefieren gastarse los millones de euros levantando a la vez toda una ciudad y generando el caos. Ahí están, las caras y las cruces.

NOTICIAS RELACIONADAS
LA OTRA CRÓNICA/ OPINIÓN | 29/11/2022
Foto Noticia
LA OTRA CRÓNICA/ OPINIÓN | 22/11/2022
Foto Noticia
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.