Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

El TeleAyuntamiento

El Consistorio ha elaborado un plan de regreso a la ‘normalidad' que se prolongará mínimo hasta septiembre

09/06/2020 7:04 | SUSANA GUTIÉRREZ
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

La desescalada municipal durará como mínimo hasta el 31 de agosto y, llegado ese momento, se plantea la posibilidad de permitir el teletrabajo en los casos que se considere oportuno con un máximo de 40% de la jornada desde el hogar. Así se marca en el plan elaborado por el Consistorio para que los funcionarios se vayan incorporando a su trabajo y los servicios recobren vida. O por lo menos, que se reactive de alguna manera, porque parece que va a costar.

Si observamos el ritmo de la desescalada, el Ayuntamiento ha sido uno de los últimos sectores en activarse. Desde dentro, se intenta trasmitir que el teletrabajo ha funcionado muy bien, aunque no hay ningún informe preciso que determine cuáles son los resultados objetivos. En el ambiente planea que, realmente, durante estos tres meses ha habido departamentos que han tenido mucha carga de trabajo, pero en otros se desconoce totalmente cuáles han sido sus cometidos. Dice el plan de desescalada que “se podrá mantener el teletrabajo parcial para aquellos puestos de trabajo que quede demostrado la productividad que supone esta modalidad”. De momento, no hay más informes que los verbales. Unos informes que, si se hacen, también deberían hablar de la reinvención de algunas áreas que, viendo las restricciones y suspensiones hasta finales de año, necesitarán un cambio de planificación, porque el calendario está vacío, en blanco.

El plan de desescalada elaborado por el jefe de personal marca que tendrán preferencias de teletrabajo personas que sufran alguna enfermedad crónica, mayores de 60, necesidades de conciliación… Lo que parece más o menos lógico… Luego nos encontramos con un decreto que ejecuta la primera parte de la desescalada y va cantando sección por sección. Se refiere con nombre y apellidos a las personas que podrán teletrabajar. Una forma que, a mi entender, no cumple la ley de protección de datos porque puede estigmatizar a quienes se alude con nombre y apellidos, se les puede presuponer una enfermedad o, incluso, puede despertar malos pensamientos y levantar los fantasmas de los amiguismos. Es importante el fondo de los decretos, pero también las formas. Los trabajadores se les debe aludir por su cargo o su puesto y no por su nombre de pila. En el plan de vuelta también se marca que las entradas y salidas se organizarán para evitar aglomeraciones y que no se fichará de forma dáctilar y el cumplimiento del horario se marcará por la utilización del equipo informático. La entrada se fija entre las 7:45 y las 9 horas.

Dentro de la desescalada, hoy martes, por ejemplo, abre la biblioteca para préstamos de libros y material, pero habrá que acostumbre a hacerlo bajo previa petición vía mail o telemática. Se perderá la magia de elegir ese libro en el momento oliendo a biblioteca, habrá que hacer una reserva, y pasarse por el mostrador de conserjería de la Casa de Cultura a por ello. Hay algo que a mí me sorprende, pero será cosa de expertos, y es que el material que se devuelve está en cuarentena 14 días. ¿14 días?  ¿no es demasiado? ¿no vale una desinfección? ¿Existirá una sala arca de Noé para los libros? Creo que se da una imagen de que esos objetos que nos aportan tanta cultura generan mayor peligrosidad que cualquier otra actividad. A lo mejor algún experto me da una explicación que me deja muda, pero hasta donde yo sé, hay un estudio de la OMS, por ejemplo, que ratifica que los periódicos no transmiten el coronavirus.

También ha comenzado ya la atención presencial en los registros del Ayuntamiento, Obras y Servicios Sociales, además del padrón, en el registro en la oficina de recaudación. Para entrar será imprescindible la mascarilla y previa toma de temperatura. Se tendrá evidentemente que designar a alguien que use el termómetro en cada una de las instalaciones. La información ciudadana se seguirá realizando telefónicamente o por correo electrónico.

Y en la nueva era del teletrabajo y las comunicaciones online, el Ayuntamiento tendrá que poner algo orden en ese batiburrillo de página web municipal, donde se convierte en una agonía hasta encontrar hasta la pasarela de pago para hacer frente a los impuestos. Las carencias en nuevas tecnologías se constatan en los plenos telemáticos. El de Aranda es el único Ayuntamiento de una ciudad que no se permite seguir el pleno en directo. Y no solo eso, en ocasiones, se cuelgue la grabación hasta dos días después de la celebración. Vamos, cuando ya no es noticia. Lo de la web municipal merece capítulo aparte.

 
1 Comentario
 
 
 
Usuario  
#1   Yoaran 09/06/2020 15:02:03
 
Asta agosto y los demás parece que todos no somos iguales para unas cosas si para otras no interesa
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.