Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

El universo paralelo

Realidad frente a ciencia ficción en la campaña electoral

01/02/2022 7:06 | SUSANA GUTIÉRREZ
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

En Roa hoy van a volver a salir a la calle a reivindicar a favor de la sanidad rural. Volverán a pedir cada martes una atención primaria digna en esa zona básica. Desde luego, tienen mi aplauso. Tanto en esta vía a pie de calle, como en vertiente sarcástica y en clave de humor de los vídeos de cine mudo. Esa perseverancia y ánimo de lucha desde luego es admirable, como la de tantos otros colectivos que no cejan en su empeño para intentar lograr una sociedad mejor, aunque sean causas cuasi imposibles, léase ferrocarril, nuevo hospital, la llega de especialistas o la autovía...

Se puede pensar que siempre es más de lo mismo, pero es importante no olvidar. Y es que a la vez que los habitantes de la comarca tienen que volver a salir a la calle, los políticos en campaña prometen, juran y perjuran que los consultorios abrirán por ley, o que volverá la asistencia presencial, o que se atenderá con mayor celeridad al paciente. Ese es el mundo paralelo, el de los políticos y ese que dice que el papel (el del programa electoral) lo aguanta todo. En el mundo real, la zona básica de Roa con 28 municipios debería tener 13,5 médicos, tiene ocho y en breve, a través del concurso de traslados se quedarán en cinco. Dos de ellos para atender a más de 2.000 raudenses, y otros tres para repartirse 27 pueblos, si hacemos la cuenta nueve para cada uno. Esa es la realidad terrenal frente a la ciencia ficción… En eso y en tantas, tantísimas cosas.

Las mismas en las que se nos habla del nuevo hospital comarcal, cuando en lo que tendrían que centrarse es en esos accesos a esa futuro (a veces hipotética) infraestructura. Unos accesos que pretenden que paguemos todos los arandinos con nuestros impuestos a través del Ayuntamiento. Nos empaquetan el marrón de hacer frente a la parte correspondiente a la Junta a cambio de una parcela como premio de consolación. Una parcela con la que desde luego no deberíamos conformarnos, ni cuando se utiliza el pretexto de que tenemos que hacer lo posible y lo imposible para que el hospital tenga que ser una realidad. Las promesas van con el lote completo y no con calderillas y excusas.

Todavía hay más de diez días por delante para disfrutar de la temporada completa de la ciencia ficción de la política, hasta el próximo 13 de febrero. Mientras tanto, en las ciudades y pueblos de la comunidad la vida sigue. Como en Aranda, donde entre visita y visita ilustre, pasan algunas cosas. El uso del picón se salva y se vive como una victoria municipal, sin asumir que esas obras se tenían que haber supervisado para que la empresa cumpliera hasta el más mínimo de los detalles y calidades del contrato. La cultura se deja morir poco a poco, sin programación escénica ni facilidades para representaciones teatrales de ámbito local cerrando la Casa de Cultura los fines de semana y a las 21 a diario. A las peñas después de encender el asunto, se les dice que pueden comer en la calle y que no saben de dónde nace una polémica que el propio Ayuntamiento montó.  Y seguimos brindando por la Ciudad Europea del Vino, sin saber muy bien cuando y cómo empezará la fiesta… Esto es todo por hoy..

 
1 Comentario
 
 
 
Usuario  
#1   Avanti 01/02/2022 15:40:49
 
Solo hay que ver el debate de ayer para darse cuenta lo bochornoso que es todo. De Aranda mejor ni hablar, nos la van a dejar como un erial. Que gestión
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.