Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Ese extraño comienzo de curso

No habrá balance de fiestas, pero los retos deben pervivir más allá de la crisis sanitaria

22/09/2020 7:16 | SUSANA GUTIÉRREZ
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Empieza un nuevo curso. Ese sería, seguramente, el tema de esta crónica si estuviéramos en un año normal. Estariamos en ese momento de hacer balance de las fiestas patronales, del verano, hablar de los retos políticos, sociales y económicos del año, que medimos de finales de septiembre a finales de septiembre. Pero bien, la realidad es muy diferente… Aunque quizás, los objetivos, pandemia mediante o no, debieran estar por delante.  

En mi último articulo sobre la falta de imaginación para hacer unas fiestas simbólicas, casi de forma unánime salió una pregunta a la luz, dónde había ido a parar el presupuesto para la celebración de las fiestas patronales. Pues bien, la explicación oficial es que ese dinero se ha tenido que reservar para poder justificar ante la Junta la estabilidad presupuestaria y tener luz verde para hacer frente a las ayudas a empresas y autónomos por la covid-19.

El problema es que como sigamos así parece que algunas de esas ayudas terminaran quedando para remanentes o llegarán cuando algunos negocios ya hayan cerrado. Han tardado la friolera de seis mese en salir las subvenciones de alquiler de locales para comercios y autónomos. Los denominados Arandabonos todavía son otro cantar. El miedo en el cuerpo nos entró a todos cuando la responsable del área de promoción manifestó en una rueda de prensa que esperaba tenerlos listos antes de finales de año, argumentando que luchar contra la burocracia de la administración es duro. Podemos comprar ese argumento, pero, entonces, la pregunta es: ¿Sólo en el Ayuntamiento de Aranda? Por ejemplo, el día 15 de junio el Ayuntamiento de Valladolid sacaba 30.000 bonos para reactivar el comercio. La campaña ya ha terminado, concretamente el 15 de septiembre. Ahora como respuesta al daño de las restricciones que vive la ciudad por el repunte de contagios, de forma casi inmediata ha sacado unos bonos para la hostelería. Aquí hemos vivido un segundo confinamiento, más duro, pero todavía los primeros bonos están por llegar.

He puesto el ejemplo de Valladolid, pero no tendría crónica suficiente para enumerar todos los ayuntamientos que a lo largo y ancho del país han sacado sus propios bonos e incluso los que ya los han agotado. Si la explicación que se va a dar es que la situación presupuestaria es diferente porque aquí tenemos los presupuestos prorrogado de 2019. Desde el 13 de marzo, ha habido tiempo suficiente, (trabajadores y políticos han estado teletrabajando y cobrando), para sacar adelante unas nuevas cifras. Hay 21 concejales que, se presupone, tiene que anteponer ante todo el interés general, todos.

Y hablando de confinamientos, parece que en la Ribera del Duero estamos en el punto de mira de la Junta. Se atrevieron con Aranda. Con Valladolid y Salamanca se quedaron a medias. Y ahora le ha tocado a Sotillo de la Ribera. Con escaso rubor, se anunció el aislamiento del municipio por la sospecha de transmisión comunitaria y el riesgo grave para la salud pública, el mismo día que terminaba el contrato del médico del pueblo. Resumiento, la situación sanitaria es preocupante, pero no preocupa que esos 500 ciudadanos no tengan servicio médico.

La consejera de Sanidad, con tono tajante, sentenció que los habitantes sí tienen garantizada la asistencia en el centro de salud de Roa. Por supuesto, en un ambulatorio que tiene que atender a Roa y a otros 28 municipios, que debería contar con una plantilla de 14 facultativos y solo tiene siete, (seis en los últimos días, por las vacaciones de uno de ellos). No salen las cuentas.  Y para rematar, a mayores, el pueblo se encuentra con el corte de accesos, algo que incumple el decreto de aislamiento

Además, en el confinamiento de Sotillo hemos visto claramente las lagunas que hay en la gestión de esta crisis. Dos municipios separados por unos kilómetros, con similar número de habitantes y positivos en covid, situados en misma comarca, pero ubicados en distinta provincia. Las mismas medidas restrictivas con una duración de 14 días para ambas poblaciones, decretadas en idéntica fecha. El jueves, un juez en Burgos ratifica íntegramente las medidas para Sotillo de la Ribera. Pocas horas más tarde, un magistrado de Valladolid rechaza la justificación de las medidas para Pesquera de Duero. En ambas localidades el confinamiento, llegó más de diez días después de la declaración del brote. En su empecinamiento, la Junta una semana después vuelve con Pesquera, a la espera del beneplácito de otro juez.

Mientras tanto, en Aranda, el doble confinamiento de Íscar y Pedrajas San Esteban nos ha traído malos recuerdos. La duda es cómo se puede tener que aislar a la misma población dos veces en poco más de un mes. ¿Todo es culpa de los ciudadanos? ¿Qué ha hecho la Administración para poner medidas para que la situación no se volviera a repetir?

Cuidémonos y no demos ideas.

 
5 Comentarios
 
 
 
Usuario  
#1   El castellano viejo segregacionista 22/09/2020 10:54:12
 
Estoy contigo como casi siempre,,si hay que señalar a alguien y en
primer termino es a los politicos locales indolentes que llevamos
sufriendo ya casi una decada.
Parte de la desgracia que arrastramos es que jamas han dado un
puñetazo encima de la mesa para decir basta ante las numerosas
tropelias y agravios por parte de la yunta de valladolr.
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#2   arandinocabreado 22/09/2020 11:05:37
 
Totalmente de acuerdo, los políticos, sindicalistas y demás "agentes sociales" es el cáncer de este país, lo llevo diciendo desde siempre, solo hay que ver las mismas caras bien lustrosas que llevan desde siempre mangoneando en este pueblo, ya sean los "sindicalistas" de turno, bueno, de turno no, que siempre son los mismos, habría que preguntarse por qué nadie quiere dejar esos puestos? por altruismo? o los "políticos", de las crisis surgen oportunidades, no desperdiciemos esta crisis como la anterior, es necesaria una reforma en profundidad de toda la Administración, está claro que está gente no puede gestionar el dinero público.

Por cierto, ya se han devuelto los 80.000 euros del sonorama? TRANSPARENCIA
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#3   Ar@ndino 22/09/2020 13:28:10
 
Siempre pagan los mismos, los Ciudadanos, porque me parece a mi que la Junta y el Ayuntamiento no se van a poner de acuerdo, o nuestros concejales no van pegar palo al agua durante estos 4 años de legislatura
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#4   elsegadors 22/09/2020 13:48:51
 
El dia que aprendamos la leccion de que somos los que les votamos los culpables se solucionaran todos los problemas
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#5   Nombre y apellidos 22/09/2020 18:13:49
 
Hay que recortar a lo bestia, la gente de festejos a la puta calle, promocion y desarrollo a la calle, deportes a la puta calle, cultura a la calle, hay que despedir a gente del ayuntamiento A PATADAS. Están viviendo de unos impuestos que YA NO PODEMOS PAGAR y menos aún no podemos pagar por no hacer NADA.

Cuando volvamos a poder permitirnos esos lujos, ya será tiempo de que cobren POR HACER ALGO.
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.