Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

La película

Si alguien nos dice hace meses una parte de los que estamos viviendo, pensaríamos que era cosa de ciencia ficción

17/11/2020 7:20 | SUSANA GUTIÉRREZ
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Alguien comentaba el otro día, al ver la foto aérea de las largas colas esperando en el recinto ferial, que el tema tenía algo de distópico. Vamos, lo contrario a utópico. Cuando alguien se imagina una realidad ficticia angustiosa. Es verdad. Lo clavó. Si hace ocho meses alguien nos hubiera dicho que nos íbamos a ver así, habríamos pensado que era más algo de ciencia ficción, de película de tarde donde se masca la tragedia.

Volviendo a la foto, la ciudadanía arandina sin duda ha dado una lección de responsabilidad y civismo en el cribado masivo, aguardando dos horas de espera de media para realizarse la prueba de antígenos, sin incidencias, sin problemas. La respuesta ha sido increible, aunque también es verdad que el carácter voluntario induce a un sesgo en el estudio marcado por importantes ausencias. Serán sensaciones subjetivas, pero algo de razón habrá, cuando la opinión multitudinaria es que en las filas de espera había pocos adolescentes y jóvenes. Uno de los focos de los que se habla. No estaban y hay que decirlo, aunque en la generalidad siempre he defendido que pecamos de criminalizar a esa franja de edad, porque incumplimientos hay en muchos otras franjas y ámbitos, pero es verdad que a los jóvenes se les ve más, en otros casos queda en la intimidad. Por cierto, en el cribado no era a los únicos que se echaban en falta, había más ausencia. Por ejemplo, aquellos que temían tener que aislarse durante diez días, cerrando negocios o perdiendo días de trabajo. Y más...

En un primer momento, cuando calculamos el 0,32 de positivos nos pareció irrisorio, pero lo expertos defienden que las matemáticas a veces no son exactas. Dicen que esos 38 positivos asintomáticos hubieran contagiado a tres personas por día, durante diez jornadas. Por lo tanto, se considera un éxito, aunque parece algo complicado extrapolarlo a otra población de mayores dimensiones. En cualquier caso, la gran respuesta ciudadana ha copado tiempos informativos que, no contrarresta lo sufrido anteriormente, pero de alguna manera pueden lanzar un mensaje positivo después de tantos confinamientos y esa especie de imagen de que en Aranda lo hacíamos todo mal.

En las esperas, se escuchaba algún comentario irónico de si después de esto nos iban a abrir los bares. Todo apunta a que todavía nos quedarán otros 15 días y quizás más, de cierre de la hostelería, más aún con la situación tan complicada que tiene Burgos capital y la provincia en  gereneral. Tras el testeo de 12.000 personas, el miedo ahora es que la sensación de relajo cunda en el ambiente y se baje la guardia. Y es que que no se sea positivo en un momento no te libra de seguir con el mismo riesgo que anteriormente.

Y, ya ampliando el punto de mira, como ya escribí hace unos meses, la pandemia parece que da coartada para todo. La vida municipal ha encontrado la excusa perfecta para pasar desapercibida, anulada. Aunque también da espacio para hacer ciertos movimientos en la sombra. Lo avanzaba la pasada semana y los pasos avanzan firmes. Hay una clara intención de comprar el Centro Cultural de la Fundación Caja de Burgos. Se ha contratado una tasación del edificio por 4.250 euros. Con la validez de tres meses de esa valoración, todo apunta a que se quiere comprar ya de ya. Según me cuentan, la propuesta que hay encima de la mesa sería alrededor de 180.000 euros al año, durante diez años. Por lo tanto 1,8 millones. El equipo de gobierno defiende que en la actualidad se paga entre 800 y 1.000 euros por actuación, por lo tanto, siempre según ellos, el precio anual sería prácticamente como ahora. Con esas cifras el Ayuntamiento tendría que organizar de 180 a 200 actividades al año, más de un día sí y otro no, mientras que en la actualidad no llegan ni a la treintena. Y a mayores habrá que contar el mantenimiento del edificio y algún extra más. ¿Es el momento? ¿Es el auditorio idóneo? ¿Es una prioridad cuando solo habrá un millón de inversiones? Lo veremos pronto.

 
3 Comentarios
 
 
 
Usuario  
#1   Un Arandino 17/11/2020 10:26:43
 
Realmente hay que agradecer y aplaudir a todos los que han ido a hacerse la prueba. Han sido muchos. Pero realmente a mí me hubiera gustado más, que hubieran ido, también, los que no han ido. Mi sensación, es que los que han ido son responsables y están cumpliendo las medidas que se piden. Y los que no han ido son los que son irresponsables, o menos responsables que los que han ido, y que generalmente no cumplen con las medidas que hay que cumplir para parar esto. Si los resultados han sido de menos de 50 positivos, me hubiera gustado saber qué número habría salido con la gente que no ha ido. Esto sé que es imposible, pero seguramente habrá mucha gente que esté de acuerdo conmigo en que los números habrían salido más altos, no sé cuantos más altos, pero seguramente bastantes más. También hay que sumar a toda la gente que ha ido, a los que no hemos podido ir, por haber sido positivos en los tres meses anteriores, porque no entraban en la franja de edad que aconsejaban, y por otra serie de razones por las que no se podía ir. Seguramente, si sumamos esos números, es como si ha faltado menos gente de la que pensamos. Y sobre los comentarios que se oían, como dice quien ha escrito este artículo, como en todos los sitios, en todos los gremios, hay gente que cumple y gente que no cumple. La lástima es que se castiga a todos por igual. Se tenía que castigar solo a los que no cumplen las normas, y seríamos más justos. Pero para hacer esto hay que tomar medidas impopulares que molestan a gente... pero que tampoco llevan a cabo quien tiene que tomarlas porque les privarían de votos en el futuro, con lo que están mirando, como siempre, más por ellos mismos, y sus partidos, que por el bien de a quienes tiene dirigir sus decisiones, los ciudadanos.
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#2   Ribera del Duero 17/11/2020 11:49:13
 
Bastante de acuerdo con el primer comentario de la noticia.
Me acuerdo al principio de la pandemia que íbamos a salir mas solidarios y mejores personas, y parece que no, o solo para una parte de la población, el resto de la población que no se ha realizado la prueba, parece que esto no va con ellos,
Seguramente se necesitaría mas medios para llegar a toda la ciudadanía y también hay que tener en cuenta los positivos de los últimos 3 meses mas la gente que vive fuera de Aranda que estaban descartados para la prueba.
Por cierto como bien redacta la noticia, en comentarios en otros redes sociales o como bien comprobé por mi mismo es la presencia escasa de adolescentes para realizar la prueba, el estudio detallado dirá el porcentaje con exactitud, pero han tenido una gran oportunidad para acudir, en la manifestación de hace 2 sábados pedían mas medios sanitarios, lo han tenido gratis y su presencia repito ha sido escasa.

Como decía el primer comentario, se nos castiga a todos por igual por el incumplimiento de unos pocos , creo que las fuerzas de seguridad deberían controlar mas aquellas personas que se saltan 3 normas básicas.

Respecto al auditorio me ahorro el comentario , lo de este Ayuntamiento no tiene nombre

 
 
 
 
 
 
Usuario  
#3   Morgan 19/11/2020 6:56:54
 
Totálmente de acuerdo, pero, sabéis por qué hay individuos que incumplen sistemáticamente las normas? Porque pueden.
No deja de sorprenderme la pasividad de las policías ante ciertos comportamientos reiterados.
Hay tiendas que reálmente son bares disfrazados, donde a sus puertas, grupos de personas sin mascarilla y por supuesto, sin distancia, consumen alcohol, algo ya de por sí, prohibido antes de la pandemia. Ahí están a cualquier hora del día que pases, todo el mundo los ve, menos la policía, que está dando vueltas durante todo el día y pasa varias veces por la puerta de estos establecimientos.
Y mientras tanto, la hosteleria, cerrada.
Hay botellones en el parking de supermercados y sus participantes, no son precísamente jovenzuelos y lo hacen con total impunidad y a plena luz del día.
A mí me da la sensación, de que aquí hay una competición por no parecer el malo de la película y de ahí, esa laxitud.
De otra manera no concibo que quienes están ahí para vigilar para que se cumplan las normas y que se supone que son profesionales en ello, no vean lo que vemos el resto de la gente cuando es tan fácil verlo, porque toda esta gente, tiene tal sensación de impunidad que ni siquiera se esconde.
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.