Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

La secuela

Una vuelta por la actualidad por la que planea la amenaza de confinamiento

03/11/2020 7:16 | SUSANA GUTIÉRREZ
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Es la vida de la incertidumbre. Sabemos qué podemos hacer hoy, pero a ver que pasa mañana. Vivimos a ritmo de publicación. Los boletines son los que definen ahora nuestros pasos. Quizás mañana o de forma inminente, según parece, veremos cómo llega el cierre de la hostelería, y mucho tiene que cambiar la cosa para que no vivamos un segundo confinamiento domiciliario. Es complicado comprender que se alargue la agonía, cuando todo apunta a que llegaremos al encierro en casa, como nuestros vecinos europeos. Y mientras tanto, algunos, se dedican a poner peor las cosas. A río revuelto, ganancia de pescadores. No dedicaré una palabra más a dar pábulo a ciertas rebeliones.

Sin embargo, la escenificación de la realidad económica y social, sí se vivió en la concentración de los hosteleros, donde se pedían medidas para paliar la situación en la que viven. Unas restricciones que se multiplican paulatinamente en un sector que no encuentra las medidas de contingencia al respecto. Hablo de la hostelería por el acto y porque siempre esta en el listado de las sucesivas medidas que les van agotando la posibilidad de negocio, pero podríamos hablar del comercio y los diez locales que se han cerrado tras el confinamiento de agosto. El mundo del espectáculo y la cultura, las empresas turísticas, las flotas de autobuses y, a partir de ahí, muchas otras personas. A todos en mayor o menor medida nos ha afectado la situación.

Una representación de la hostelería pedía la pasada semana que los 700.000 euros de remanentes se dedicaran a poner en marcha medidas generales para intentar plantar cara a la covid, y volver cuanto antes a la normalidad. En el Ayuntamiento se miró para otro lado, y el destino de los remanentes fue el del pago de lo que ha costado de más la obra de la Banca Pecho, y distintos proyectos vinculados a obras, deportes e informática. Al día siguiente, se anunciaron 200.000 euros más de alquileres de locales para autónomos y pymes, alguna conciencia parece que no estaba tranquila, porque el dinero habilitado en la primera convocatoria no daba para tantas peticiones. No habrá otras medidas, dicen que hasta el presupuesto 2021.

En cualquier caso, es curioso que en el mismo pleno también se diera luz verde a que los concejales del Ayuntamiento cobren la remuneración máxima que marca el reglamento en los meses del primer estado de alarma, del 13 de marzo al 22 de junio. Quitando la alcaldesa, que tiene dedicación exclusiva, los concejales cobran por asistencia, seis por parte del equipo de gobierno y cinco en la oposición. Pues bien, como no se celebraron comisiones, se decidió blindar la remuneración máxima. Es algo que no se entiende en la calle, con la que está cayendo. Lo lógico, o no lo lógico, más bien lo solidario, lo empático, eso de ponerse en la piel del otro… es que cada cual hubiera cobrado por las asistencias que tuviera durante esos meses, incluso a reuniones. Vamos a ser serios, no todos ellos han estado trabajando incesantemente en ese tiempo. Luego con la partida sobrante podrían haber hecho un gesto de ayuda. Desde marzo, Podemos e Izquierda Unida, anunciaron que iban a renunciar. Del resto, algunos dicen que será una cosa personal. Puede que empiecen a llegar ahora los gestos en cascada al verse en los papeles, o no...

Por otra parte, en el pleno de remanentes se puso sobre la mesa la perdida de una subvención de 15.000 euros que se había concedido el año pasado al Ayuntamiento con fondos europeos para instalar wifi gratuita. Había que remitir un documento de identificación y una firma. Eso nunca se hizo y el dinero nunca llegará. La noticia no sorprende, parece que estamos ya anestesiados y esto es una más. Lo de teñir el río de rojo, ahí sigue, buscando argumentos, más bien tendrá que pintarlos.

 
3 Comentarios
 
 
 
Usuario  
#1   Ar@ndino 03/11/2020 11:27:15
 
Este barco va la deriva y sin rumbo.

Por cierto el responsable de remitir la documentación para la cual había sido concedida una subvención, tendrá imagino que sus consecuencias?, como en cualquier trabajo
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#2   federer7 03/11/2020 17:00:17
 
Ar@dino, inocente amigo. Las consecuencias son asegurarse las retribuciones sea como sea. Si se pierde, por omisión, una subvención es culpa de los "anestesiados" ciudadanos de esta aldea que mantenemos a un grupo de insustanciales al mando
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#3   Morgan 04/11/2020 22:08:32
 
Los 15.000€ se los han dejado escapar, pero se han dado bastante más maña para trincar el sueldo máximo.
Como bien dice Susana en el artículo, cada cual quedará retratado con su manera de proceder al respecto.
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.