Y quién es él (o ella)

El concepto de paracaidista es otra muestra de que los pueblos no importan nada a los políticos

02/05/2023 6:26 | SUSANA GUTIÉRREZ
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Todas las localidades de la junta electoral de Aranda de Duero tienen mínimo una candidatura para las Municipales del 28 de mayo. El Partido Popular presenta lista en todos los municipios, excepto en cuatro. Esos son los titulares que desde la distancia podrían parecer creíbles. Desde la cercanía, esas frases no cuentan una mentira, pero están muy muy lejos de la verdad. Aquel que acuñara en su día el concepto paracaidista para referirse a los candidatos de humo que se colocan en las listas electorales, no pudo tener más tino. Es una descripción gráfica de lo que significa esa práctica y lo poco (o nada) que importan los pueblos (una vez más). Los partidos, con sus paracaidistas, tienen un único objetivo: arañar unos votos que sumen en la lucha por los diputados provinciales de zona. Lo que suponga ese cambalache para las pequeñas localidades y sus habitantes, les da exactamente igual.

En numerosos pueblos ribereños, se presentan cabezas de lista que no conoce nadie. Nombres y apellidos de candidatos desconocidos que probablemente no hayan pisado las calles del lugar en su vida y, lo que es peor, puede que alguno ni tan siquiera sepa situarlo en el mapa o in extremis haya acudido a Google para hacerse una idea de su ubicación. Haza, Adrada, Coruña del Conde, Fuentenebro… En esta ocasión se lleva la palma el Partido Popular y la máxima de la formación a nivel regional de que había que hacer candidatura en todos los municipios sí o sí. Da igual de dónde vengan los candidatos, que no vayan ni tan siquiera a tomar posesión, o que el pueblo al que representen les importe un bledo.

Si echamos la vista atrás al año 2011, podemos ver el caso de Torregalindo. Allí el PP presentó dos paracaidistas de Miranda de Ebro. El pueblo, consciente de ello, se plantó en las urnas. De los 121 censados, fueron a votar 80. De ellos, 76 votaron en blanco, más un voto nulo. Demostraron a los políticos que vivir en el medio rural no es síntoma de conformarse con ese desprecio a su inteligencia. Los dos paracaidistas obtuvieron tres votos, que les avalaron como concejales electos. Eso sí, tras los comicios salieron huyendo 180 kilómetros hacia el norte, a su localidad, y nunca más se supo. En Torregalindo, meses después, hubo otras elecciones, y el compromiso del pueblo logró salvar aquello.

Ahora, por ejemplo, pasa algo similar en Fuentenebro, aunque los paracaidistas vienen de más cerca. Solo hay una candidatura del PP cuyos integrantes no suenan de nada a los habitantes del pueblo. Uno ha sido cabeza de lista varias veces en otra localidad, otra es familiar de un alcalde ribereño, y el tercero un simpatizante o amigo. El partido dice que se han comprometido a tomar posesión, como argumento al sonrojo que supone asumir que se presentan candidaturas con escasos o nulos escrúpulos. Tomen o no posesión, sin vinculo ni interés por el pueblo… ¿Qué es lo que van a hacer por él?

En general, hay paracaidistas de libro, otros se escudan en vinculaciones de aquella manera… Todos esos ‘falsos’ candidatos, sumarán algunos votillos en la lucha por la diputación. Tres puestos para la Ribera del Duero, por los que compiten el Partido Popular y el Partido Socialista. Esos sillones (y sueldos) por los que suspiran muchos y que serán también el premio de consolación probablemente para quien pierda en Aranda. Sí, Aranda, una localidad de más de 20.000 habitantes donde la Diputación no tiene competencias. Histórico surrealismo.

Y de los paracaidistas pasamos a esos nombres que se trasladan de unas siglas a otras, para seguir sobreviviendo políticamente hablando. Entre ellos hay un tema que ha llamado la atención. Un exalcalde histórico del Partido Popular, todavía afiliado a la formación de sus amores, que ocupa en número dos de la candidatura del Partido Socialista. Hablo del municipio de Villalba. Un ex primer edil que fue condenado e inhabilitado durante siete años. Lo hiciera o no para favorecer a unos vecinos y sin mala fe, no quita que el juzgado le considerara culpable. No se entiende, ni su empecinamiento por volver a la primera línea política después de los malos momentos vividos, ni que lo haga fuera del partido por el que ha sacado siempre pecho. Menos aún se entiende del Partido Socialista, que recupera a un inhabilitado y condenado (que ha cumplido ya su pena), al que puso a parir durante años, pero que ahora interesa por el apoyo que arrastra entre sus vecinos.

Lo dicho, Política…

NOTICIAS RELACIONADAS
LA OTRA CRÓNICA/ OPINIÓN | 07/05/2024
Foto Noticia
LA OTRA CRÓNICA/ OPINIÓN | 30/04/2024
Foto Noticia
 
7 Comentarios
 
 
 
Usuario  
#1   mimome 02/05/2023 8:28:39
 
Gran artículo, Susana. Síntoma de la degradación política que va en aumento en nuestros pueblos. Por otra parte entiendo que haya pueblos sin candidatos locales.
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#2   Oscar 02/05/2023 8:35:33
 
Bueno: no está tan lejano el caso de un vicepresidente de la diputación que fue alcalde de Aranda sin ni siquiera residir en ella, que en para las próximas municipales, en un pueblo del alfoz de Burgos hayan puesto a una ex presidenta de la Comunidad de Madrid para cerrar la lista, y ya el colmo no es solo que Aranda tenga representación en la institución provincial: lo mas grave, es que su presidente sea siempre un concejal del ayuntamiento de Burgos.
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#3   ArandaManda 02/05/2023 8:53:46
 
Óscar, el señor Guerra no sólo fue Alcalde de Aranda sin vivir en Aranda, fue Alcalde de Oquillas sin tener absolutamente nada que ver con el pueblo para seguir siendo Vicepresidente de la Diputación, puesto que creó que va heredar la Señora Raquel González de no salir Alcaldesa.
Líos hay en todos los lados el PP, presenta en la capital Burgalesa a una Señora Senadora que lleva años viviendo en Madrid, en Valladolid presentan a un Señor que vivía en Simancas y que ha tenido que cambiar de patrón días antes de conocerse su candidatura. Creó que a nivel nacional lo más esperpéntico visto fue el caso de Maroto y su empadronamiento en Sotosalbos
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#4   Castizo 02/05/2023 9:59:15
 
Pues está fatal pero no olvidemos que esto ocurre por la ausencia de candidaturas de los propios vecinos para frenarlo.
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#5   Oscar 02/05/2023 10:06:50
 
Correcto, #3 (y creo que antes de Oquillas, fue también concejal en Quemada), y aquí en Burgos, que hayan nombrado candidata a Ayala ha provocado un cisma en el PP local, ya que la que se "ha batido el cobre" estos 4 años (Blasco), al verse ninguneada, se ha ido del partido (que no del ayuntamiento), y ha formado el suyo.
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#6   Cicerone 02/05/2023 19:33:35
 
Creo conveniente que cada candidato dure como máximo 5 años en el puesto y dejen entrar sabía nueva a los municipios, en contra las ideas del partido que degradan al puesto y a la ciudadanía. Y personajes afines al municipio sin ideas de cómo funcionan los pueblos y las políticas municipales hacen un flaco favor cada 4 años quedando los consistorios endeudados y sin desalojar el sillón. Necesitamos políticos comprometidos y con sueldo para el buen funcionamiento.
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#7   Antonio77 02/05/2023 21:26:07
 
Limitar los mandatos no es la solución
Si el alcalde (que de un pueblo no tiene que ser político sino buena persona) por que limitar su mandado
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.