Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Salvajismo gratuito

Se sigue intentando localizar al autor o autores de los destrozos del fin de semana y la ciudadanía clama por una mejora en la seguridad

21/10/2019 7:30 | SUSANA GUTIÉRREZ
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Nos dicen siempre que la seguridad es subjetiva, que depende de la sensación de cada persona sobre la peligrosidad que exista a su alrededor. Siempre se nos transmite que Aranda es una ciudad segura y que las estadísticas muchas veces tienen una lectura que no se ajusta a la realidad, porque si hay un asesinato y el año anterior ninguno pues sube un 100%. Aunque el grado de seguridad no se siente solo a esos altos niveles, en los que la ciudad no presenta problemas importantes. La seguridad también es irse a dormir pensando que tu coche está seguro en la calle, que los contenedores en los que se deposita la basura no van a arder y provocar daños en el edificio en el que vives, o que los propietarios de los comercios se vayan tranquilos a sus casas. En los últimos tiempos, los actos vandálicos nocturnos se van repitiendo y hay una especie de hartazgo en la población que se queda con la impresión de la impunidad con la que campan a sus anchas unos pandilleros generando destrozos sin que, de momento, se sepa nada al respecto.

Está pasando más habitualmente de lo que todos quisiéramos y tuvo un punto álgido en la madrugada del sábado. Se reventaron los cristales de vehículos, más de 60, en varias zonas de Aranda, además distantes entre sí. Entre otros, en la calle Santo Domingo, inmediaciones de la estación de autobuses, pero también en la calle Fernán González y aledañas en el barrio de Santa Catalina. Incluso uno de los vehículos, muy cercano a la estación de bus, se incendió y quedó totalmente calcinado. La riada de denuncias se desencadenaba en la mañana del sábado y la indignación ciudadana se ha multiplicado, con razón. Los vecinos no entienden como habiéndose vivido circunstancias parecidas con anterioridad, todo apunta a que por parte de las mismas manos, no se les ha pillado. Entre ellas, una noche riada de incendios que generaron graves percances en contenedores, edificios y en la terraza de La Buhardilla en la Plaza de la Sal y en el propio establecimiento hostelero. Hay indicios, pero no hay pruebas, hay cámaras cercanas en las que se ve algún individuo pasar a esas horas, aunque no hay certezas para inculpar al autor o autores, que podrían ser incluso menores de edad. Se pide colaboración ciudadana, y son varias las personas que se han puesto en contacto con la policía para aportar datos, que de momento son confidenciales.

Es público y notorio que hay un problema importante de escasez de agentes de Policía Local, que están lo que se dice en cuadro, y que no se les puede pedir más porque están metidos en una vorágine de disponibilidad absoluta en la que apenas tienen tiempo para descansar. En las últimas plazas convocadas por el Ayuntamiento (22), solo se han cubierto la mitad, y una gran parte de ellos se irán a otras ciudades más atractivas o acordes a sus necesidades personales. Y es que el decreto nacional de prejubilaciones a los 59 años para los agentes ha dejado plazas vacantes en casi todas las capitales de provincia. Ahora, con buen criterio, Aranda pide a la Junta que se haga un único concurso para dotar de plazas a la región y que los aprobados vayan escogiendo plaza según la posición en la que quedan tras los exámenes. Algo así como se hace en la educación o en la sanidad. Pero la pregunta es… ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?  A contar solo con 13 agentes de los 50 efectivos que por número de habitantes ha de tener Aranda. Desde luego, no es problema del actual concejal que acaba de llegar, es la consecuencia de la escasa planificación y de mirar al otro lado durante muchos años, teniendo una visión cortoplacista y sin querer asumir el problema que se avecinaba. La autoherencia, una vez más.

Más allá de la falta de seguridad, la quema de contenedores supone un desembolso económico importante porque cada unidad que hay que reponer puede rondar los 1.000 euros de coste. Desde luego, el Ayuntamiento se tiene que poner las pilas y velar por poner las medidas de seguridad adecuadas que eviten las sensaciones que se han sufrido estos días.

 
1 Comentario
 
 
 
Usuario  
#1   Vortize 21/10/2019 8:36:48
 
fjrigjwwe9r5comentariosNoticias:comentario
Increíble trabajo de investigación policial.
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.