Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Los mayores no pararon

La Casa de Cultura de Aranda acoge una exposición de trabajos que hicieron durante el confinamiento

01/06/2021 12:40 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

‘Las personas mayores no paramos’ es la exposición que se puede ver desde hoy, y hasta el 7 de junio en la sala pequeña de la Casa de Cultura de Aranda. Una muestra que refleja algunos de los trabajos que las personas participantes del Programa de de Mayores de Cruz Roja en la comarca ribereña realizaron durante los meses más duros del confinamiento de 2020.

Explica Pedro Benito, vicepresidente de Cruz Roja en Aranda, que el programa se lleva realizando desde hace una década en Aranda y en varios municipios de la comarca: Adrada de Haza, Gumiel de Izán, Villalba de Duero, Fresnillo de las Dueñas, Zazuar y Aranda de Duero. “Comenzamos en la oficina de la Bajada al Molino y no teníamos dónde meter a los de Aranda”, recuerda, comentando que “es un proyecto interesante porque significa que la gente está viva y hace cosas”.

 

 

Elena Delgado es la responsable del proyecto que en él se trabaja con personas mayores de 65 años proponiendo diferentes actividades de ocio y tiempo libre que, debido a la pandemia y el confinamiento, se vieron suspendidas. Pero no se quedaron de brazos cruzados en casa, sino que muchas de ellas se pusieron manos a la obra para realizar piezas artísticas demostrando “su resistencia y actividad”. Un centenar de ellas son las que se muestran en la exposición, elaboradas con las manos de una treintena de usuarios. Encajes de bolillos, costura, piezas de madera o cuadros son algunos de los elementos que conforman la exposición.

“Con la pandemia tuvimos que parar las actividades de forma presencial y pasamos a hacer sobre todo seguimiento telefónico, ellos nos contaban que estaban haciendo cosas en sus casas y pensamos que eso no podía quedar sólo para ellos, que era importante que la gente lo viera”, señala Delgado.

La actividad presencial se retomó en el mes de abril con un taller añadido, el de uso del teléfono móvil, algo en lo que las técnicos han visto que existe mucho desconocimiento por los mayores y que se ha convertido en un elemento esencial, como lo ha demostrado la pandemia.

Además, Cruz Roja cuenta para los mayores con el servicio de teleasistencia. Sonia Sebastián es la responsable de este servicio y señala que son alrededor de 200 personas en la Ribera del Duero las que lo utilizan, con una mayor relación durante la pandemia. “Ellos se sienten un poco más seguros, normalmente son personas mayores y que viven solas “, termina diciendo.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 
Banner Sección