Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Parque Inmobiliario

Edificar para alquilar, el reto pendiente para templar un mercado en ebullición

Una opción para la inversión de particulares

19/10/2017 7:38 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Los precios de los alquileres están subiendo de tal forma que se empieza a hablar de una nueva burbuja inmobiliaria, pero esta vez en el mercado del arrendamiento, un sector que se encuentra muy atomizado y mayoritariamente en manos de particulares.

Esta tendencia al alza responde también a otras razones. Al mejorar las condiciones económicas los precios se han ajustado tras unos años en caída libre. Se empieza a dar, además, un cambio cultural: los jóvenes son conscientes de que ahora la movilidad geográfica para un trabajo o para estudiar resulta fundamental. Y por tanto no quieren atarse a pagar una propiedad. En su emancipación, tampoco disponen de suficientes recursos para encontrar financiación y adquirir una vivienda.

 

La Comunidad quiere limitar el acceso a la VPO a la modalidad de arrendamiento

 

Ante este nuevo paradigma, las administraciones quieren abrir paso a viviendas nuevas protegidas destinadas únicamente al alquiler y no la venta. Es una de las principales iniciativas del Plan de Vivienda de la Comunidad de Madrid 2018-2021. «El esfuerzo que hace la administración pública por dar soluciones al acceso a la vivienda no puede ser mediante la compra-venta, porque cuando esa vivienda se descalifica y se vende genera un beneficio y una plusvalía que no repercute otra vez en la administración. La ayuda pública debe ser para paliar una situación determinada y la respuesta es la vivienda en régimen de alquiler, un alquiler rotacional que revise las condiciones y circunstancias del inquilino cada cierto tiempo», explica José María García Gómez, director general de Vivienda de la Comunidad de Madrid.

 

Este nuevo modelo supone también un cambio cultural. El acceso a la primera vivienda ya no es el concepto de vivienda tradicional tal y como la conocemos, con dos o tres dormitorios, dos baños, salón, cocina... «Puede haber soluciones residenciales y habitaciones más prácticas, superficies cómodas que se pueden resolver en 50 metros cuadrados, pero que contarán con espacios comunes como salas de reuniones, aparcamientos de bici, o servicios como la banda ancha», cuenta García Gómez.

 

Fuente : ABC

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.