Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

El edificio de Madrid por el que pasan todos tus WhatsApp

Está en el barrio de San Blas y también recepciona las señales de Néflix y redes sociales

29/01/2020 12:16 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Desde fuera parece apenas un edificio de oficinas de polígono industrial, con más de hormigón que del cristal y el metal que se estilan en las modernas sedes corporativas. Pero por dentro, tras superar varios controles de seguridad, tras atravesar puertas que sólo se abren con la huella dactilar, algunos de sus pasillos se parecen más a una de las naves de Star Wars. Está en el barrio de San Blas, a las afueras de Madrid, más cerca del aeropuerto que del meollo de la capital. Y por ese edificio en apariencia tan gris, tirando a anodino, pasan todos tus whatsapps, todo lo que escribes en Facebook, las fotos que subes a Instagram, los vídeos de Youtube, tus compras en Amazon y también las series que ves en Netflix. Y es que detrás de todo ese hormigón se encuentra el mayor complejo de centros de datos de España por el que, según sus propias estimaciones, circula algo más de la mitad de todo el tráfico de datos del país.

Se trata del cuartel general en España de Interxion, una compañía holandesa que es uno de los grandes proveedores de centros de datos de Europa. Lo que la compañía ofrece a sus clientes –otras empresas- es el espacio físico donde colocar sus propios servidores informáticos, un servicio de alta seguridad para que esos equipos sean intocables y la garantía de que nunca dejarán de funcionar porque siempre tendrán alimentación eléctrica.

Servidores 

“Nosotros somos el casero de los servidores de otras empresas. Somos como un hotel para sus máquinas”, explica Robert Assink, director general de Interxion en España. “Nuestro negocio es gestionar dos recursos escasos: el espacio y la potencia eléctrica necesarios para asegurar que funcionen esos servidores siempre, 24 horas y todos los días, sin excepción. Ellos hacen sus negocios conectándose con terceros y nosotros ponemos los cables”. Y son muchos cables: más de 80.000 kilómetros de cableado –el equivalente a dos vueltas al mundo- y más de 10.000 conexiones. Interxion puso en marcha hace apenas unos meses su tercer centro de datos en Madrid, siempre en San Blas. Está a apenas 800 metros de los otros dos, que funcionan de manera independiente pero que conviven pared con pared como un solo inmueble. Los tres están unidos por un anillo de fibra óptica privada que los interconecta y es en el edificio central –ese tan gris, tan anodino- en el que se encuentra el núcleo en que el que confluye todo, conocido como meet-me room (la sala de encuentro, en inglés).

En total, 15.000 metros cuadrados con capacidad para acoger cerca de 150.000 servidores entre los tres centros (denominados MAD1, MAD2 y, en efecto, el nuevo es el MAD3). Varias plantas en las que se suceden salas y más salas repletas de armarios metálicos con bastidores en los que se instalan las máquinas, y en las que es continuo un sonido atronador por los equipos de aire acondicionado que evitan que los servidores se sobrecalienten. La compañía abrió su primer centro de datos en Madrid en 2000, reconvirtiendo un edificio hasta entonces ocupado por una imprenta. Tardó en agotar toda su capacidad doce años. Entonces abrió el segundo, y lo llenó en sólo cinco. El tercer centro de datos recién estrenado, según la previsión del grupo, estará completamente ocupado en poco más de dos años.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 
ÚLTIMAS NOTICIAS