Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Vermiduero se alza con el premio Hermano Celestino

Pilar Pérez de Albéniz y María Ángeles Montero recogen el galardón por su trayectoria

10/06/2022 9:01 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Los premios Hermano Celestino impulsados por los Gabrielistas ya tienen ganador, o mejor dicho ganadores, porque el reconocimiento en esta ocasión ha sido para Nazareth Aparicio y Samuel Sanz, los dos jóvenes que pusieron en marcha la empresa Vermiduero instalada en Roa y dedicada a la cría de lombrices californianas para la creación de humus. En 2020 recogían el premio a la excelencia del Ministerio de Cultura, hace apenas dos meses se alzaron con el premio al mejor proyecto empresarial de la provincia y ahora recogen el premio Hermano Celestino en su octava edición.

El nombre del proyecto vencedor se ha conocido en la gala que tenía lugar este jueves en Aranda de Duero, en una edición en el que aseguraban sentirse “muy emocionados después de este tiempo de parón”, manifestaba el responsable de los gabrielistas, Enrique García, quien se ocupó de dirigir el evento y de augurar a los ganadores que mucho se hablará en la ribera del Duero “de economía circular y sostenibilidad”.

 

 

Desde Vermiduero fue Nazareth Aparicio la que se dirigió al público dando las gracias por el apoyo. “Emprender es un camino complicado y lleno de obstáculos y este tipo de reconocimientos ayuda mucho y nos motiva a seguir adelante con fuerzas renovadas”, señaló.

También estuvieron presentes los dos finalistas del premio: el historiador peñafeliense Daniel Sanz Platero por su empresa de restauración de relojes, y María Vélez por la puesta en marcha del proyecto Veleza, un servicio de belleza itinerante por los pueblos de la Ribera.

 

Un galardón de Honor a un largo camino recorrido de emprendimiento

Los premios Hermano Celestino también cuentan con un galardón de honor, en este caso para emprendedores que han demostrado su trayectoria empresarial en la comarca. En este caso el reconocimiento se ha compartido entre dos mujeres que han luchado para mantener y hacer crecer sus negocios: María Pilar Pérez de Albéniz y María Ángeles Montero.

María Pilar Pérez de Albéniz creó en 1975 junto a su marido un negocio que hoy en día es un referente enoturístico: Finca Torremilanos; y los los juntos impulsaron la creación de la Denominación de Origen Ribera del Duero que acaba de cumplir 40 años de andadura. Ella puso en valor el esfuerzo “de la cuadrilla de flipados como nos llamaron algunos que creímos en las posibilidades y en el potencial que tenía la Ribera del Duero”, dando a la Ribera del Duero mano de obra y riqueza.

 

 

Por su parte, María Ángeles Montero representa al sector de la hostelería, en el que ella emprendió, también junto a su marido, poniendo en marcha el hotel Montermoso, un referente de la hostelería en la Ribera del Duero. Ella recordó al Hermano Celestino y la importante labor que realizó a través de los gabrielistas, y dedicó el premio a sus hijos y a su equipo. “Ellos, con su juventud y su saber y con la ayuda de todo el equipo están logrando que el legado que dejó mi marido siga adelante”, comentaba.

Los premios Hermano Celestino también otorgan el premio pupitre dedicado a los educadores, y en este caso han sido dos los premiados: la profesora del colegio San Miguel de Roa Inmaculada García Pomar y el responsable de la Fundación Michelin Abel López por su labor desarrollada durante los últimos 18 años al frente de la Fundación.

 

 

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.