Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

10 lugares que visitar en la Ribera del Duero durante todo el año

Como la vida es lo que pasa entre Sonorama y Sonorama, aquí van algunas propuestas para entretenerse hasta que llegue el festival

24/08/2022 8:16 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Atractivos para visitar durante todo el año. La Ruta del Vino Ribera del Duero puede presumir de ofrecer propuestas para realizar desde enero a diciembre. Un amplio patrimonio histórico y monumental que se puede conocer de manera atemporal y que siempre tiene una compañía perfecta, el vino con Denominación de Origen Ribera del Duero y la buena gastronomía con numerosas alternativas, para todos los gustos y bolsillos. Dicen que la vida es lo que pasa entre Sonorama y Sonorama, y esa vida se adereza en la Ribera del Duero con propuestas que no dejan indiferentes. Aquí os proponemos diez.

Monasterio de La Vid

Se vislumbra desde la carretera de acceso a este pequeño municipio de La Vid, que queda engullido ante lo imponente de la construcción. La historia cuenta que, en el siglo XII, el rey Alfonso VII, en el transcurso de una cacería, encontró una imagen de una virgen de la época de los Godos debajo de una parra o vid y de allí surgió el inició de la construcción y su nombre. Los edificios son obras de diversas épocas que se superponen en un perfecto ensamblaje exterior, mientras que la iglesia, el claustro viejo y claustro del pozo, el refectorio, la sacristía, el museo sacro y el de filatelia, el panteón y la escalera. Destaca, la riqueza y estética de su biblioteca donde se dan cita manuscritos, incunables y obras de diversos siglos, hasta un total de 85.000 volúmenes.

 

 

Monasterio de Santa María de Valbuena

Una joya de la arquitectura religiosa del siglo XII correspondiente a la etapa de finales del románico. Enclavado a orillas del Duero en la pedanía de San Bernardo, perteneciente a Valbuena de Duero, este templo fue lugar de recogimiento y oración y, también, de elaboración de vino. El monacato se comenzó a construir hacia 1165 y se concluyó a comienzos del siglo XIII. El conjunto, de piedra, muestra perfectamente la tipología cisterciense de autosuficiencia y austeridad establecida en la reforma de San Bernardo: iglesia, claustro, sala capitular, refectorio, locutorio, sala de trabajos, cocina, dormitorios y dependencias agrícolas.

 

 

Torreón de Haza

Declarada como Bien de Interés Cultural, desde el año 2010, la localidad de Haza se sitúa a 910 metros sobre el nivel del mar y desempeñó un papel fundamental en la época de la Reconquista. El acceso a la localidad se realiza por la muralla a cuya derecha está la Torre del Homenaje, resto del castillo reedificado entre los siglos XII y XV. La torre se puede visitar de forma libre y gratuita, a través de Museos Vivos. El turista tiene la oportunidad de hacer un recorrido por la historia de la localidad Haza y su castillo, partiendo de los orígenes en la alta Edad Media y su estrecha relación con el condado de Castilla y la frontera del Duero, entre los reinos hispánicos cristianos y musulmanes.

 

 

Castillo de Castillejo de Robledo

Castillejo de Robledo está situada en el extremo más occidental de la provincia de Soria y al sur del Duero. Su castillo cuenta con la declaración de Bien de Interés Cultural. Se trata de una fortaleza que se atribuye por tradición a un primer asentamiento de la encomienda de la Orden de San Juan de Almazán. También la tradición sitúa por estas tierras de Castillejo el pasaje de la Afrente de Corpes del Cantar de Mío Cid; robledal en el que las hijas del Campeador fueron ultrajadas por los infantes de Carrión. Este paraje se sitúa en la cercana ermita de la Concepción del Monte.

 

 

Monasterios Dominicos de Caleruega

Caleruega presume de ser la cuna de Santo Domingo de Guzmán donde nació el patrón de la provincia de Burgos en el año 1170 y allí todavía, en la actualidad, está presente a través de los dos monasterios de la orden, el convento de los Padres Dominicos y el Monasterio de las Madres Dominicas. Ambos han marcado también la estética de un municipio donde se levantan exclusivamente fachadas de piedra. El Real Monasterio de Santo Domingo tiene como impulsor a Alfonso X El Sabio que en el año 1266 levantó una iglesia gótica en el lugar de nacimiento del Santo. Por su parte, el Convento de los Padres Dominicos se empezó a construir a mediados del siglo pasado, cuidando que el tipo de construcción no desentonara con la estructura y austeridad del Real Monasterio. Se construyó rodeando al Torreón de los Guzmanes que quedó presidiendo el patio del convento, una torre de 17 metros de altura que data del siglo X símbolo de defensa en la Reconquista.

 

 

Atalaya de Quintanilla Tres Barrios

En la provincia de Soria quedan vestigios importantes de la cultura islámica, a través de la denominada Ruta de las Atalayas. Una de las construcciones más destacadas se encuentra en Quintanilla de Tres Barrios. A casi mil metros sobre el nivel del mar, y a dos kilómetros al sur de la localidad, se alza una atalaya circular de origen islámico, fechada en el siglo X. Conserva nueve metros de altura, estando la entrada de acceso en elevación, a unos dos metros y medio, con un falso arco en el interior. Tiene 4,8 metros de diámetro, de base maciza y muros de aproximadamente un metro de grosor. Con fecha de 2014, la Atalaya de Quintanilla fue declarada Bien de Interés Cultural con categoría de monumento. El paraje donde se encuentra ubicada la Atalaya goza de una excelente panorámica visual, lo que la convierte en un mirador paisajístico de gran proyección espacial.

 

 

Plaza del Coso de Peñafiel

Peñafiel es su popular Plaza del Coso. Un singular espacio público espacio público creado en la Edad Media para albergar festejos taurinos y función que aún conserva en la actualidad. Se trata de un recinto de forma cuadrangular delimitado por medio centenar de viviendas de 2 y 3 pisos con sus característicos balcones de madera. La Plaza del Coso se convierte en foco turístico de la villa durante la celebración sus fiestas patronales, las Fiestas de Nuestra Señora y San Roque, declaradas de Interés Turístico Regional. Durante la Semana Santa, la Plaza del Coso es también escenario de celebración el Domingo de Resurrección con la “Bajada del Ángel”, fiesta declarada de Interés Turístico Nacional.

 

 

Castillo de Curiel de Duero

Cuenta la leyenda que había un gigante que ponía un pie en el castillo de Curiel y otro en el de Peñafiel para beber agua del Duero. La realidad es que la localidad tuvo dos castillos en la Edad Media. Uno de ellos, el que perdura actualmente, es el castillo-fortaleza situado en lo alto de un roquedo, llamado también de Doña Berenguela. Ahora convertido en hotel, se dice que el castillo de Curiel es el más antiguo de Valladolid y también el punto habitado más alto de esta provincia. Cuenta la historia que fue propiedad de siete reyes castellanos. Dentro del anecdotario se detalla que en la fortaleza estuvo preso Diego de Castilla y Sandoval durante 54 años, siendo uno de los cautiverios más largos de la historia de España.

 

 

Zona arqueológica de Pintia

Situada entre los términos de Padilla de Duero y Pesquera de Duero (Valladolid), a ambos lados del río Duero, constituye un amplio complejo arqueológico, siendo uno de los más relevantes de la comunidad de Castilla y León. La Zona Arqueológica Pintia está declarada Bien de Interés Cultural en 1993, ocupa en torno a 125 hectáreas, y presenta una enorme riqueza patrimonial de más de mil años de desarrollo, con tres grandes horizontes culturales: vacceo, romano y visigodo. Su gran extensión y dilatada ocupación, al menos desde el inicio de la II Edad del Hierro, hasta la alta Edad Media de forma ininterrumpida, lo convierten en núcleo de gran interés para la investigación arqueológica.

 

 

Palacio de Avellaneda en Peñaranda de Duero

En el primer tercio del siglo XVI, Don Francisco de Zúñiga y Avellaneda manda construir este magnífico palacio renacentista donde expertos artesanos dejan algunas de las techumbres mejor labradas de Castilla, así como magníficas yeserías mudéjares y platerescas.  Alrededor del patio porticado central se encuentran distribuidas las diferentes dependencias. Una gran escalinata de tres tramos da acceso a la planta noble en la que encontramos estancias bellamente decoradas como el Salón de Embajadores, presidido por una chimenea de estuco, sobre la que se abre una tribuna cerrada con celosía. Ubicado en la Plaza Mayor de Peñaranda de Duero, el palacio posee una gran fachada plateresca en la que podemos ver los escudos de los Condes de Miranda esculpidos por el gran maestro Felipe Vigarny.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS