Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Dos soles en la Ruta del Vino Ribera del Duero

El 51 del Sol y Taller Arzuaga tienen ese reconocimiento de la Guía Repsol

27/02/2020 7:30 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

La Ruta del Vino Ribera del Duero posee dos establecimientos que cuentan con un Sol, reconocimiento que otorga la Guía Repsol. El 51 del Sol de Aranda de Duero fue el primero, al que se une ahora el espacio gastronómico Taller de Arzuaga en Quintanilla de Onésimo. Los Soles Repsol son las prestigiosas distinciones que se conceden a los mejores restaurantes y cocineros. Símbolo de excelencia culinaria y muestra del vínculo y el apoyo de Repsol a la gastronomía en España y Portugal.

La Asociación de amigos de la Real Academia de Gastronomía y la Cofradía de la Buena Mesa seleccionan y valoran los restaurantes distinguidos con Soles Repsol, teniendo en cuenta la excelencia culinaria, la calidad de la materia prima y su ejecución, el respeto por la cocina de la región, su carta de vinos y el servicio de mesa y sala.

El espacio gastronómico Taller Arzuaga se encuentra integrado en las instalaciones de Grupo Arzuaga, en el municipio vallisoletano de Quintanilla de Onésimo. Taller está dirigido por Amaya Arzuaga y cuenta con Víctor Gutiérrez como director gastronómico y con Jhon Mendoza como jefe de cocina. El restaurante, que acaba de dar comienzo a su nueva temporada, ofrece a sus comensales una cocina de calidad, que pone el foco en la gastronomía kilómetro 0, que apuesta por productos locales como la caza de la Finca La Planta de Arzuaga o los aceites que ellos mismos elaboran en sus propuestas. Todo ello en un espacio luminoso y perfectamente diseñado, frente a los viñedos de la Ribera del Duero.

El 51 del Sol tiene desde hace varios años ese reconocimiento. David Izquierdo defiende en su restaurante 'El 51 del Sol' la cocina de terruño y tradiciones que mamó desde niño. La propia guía Repsol le define como un cocinero al que  “le gusta hacer las cosas a su manera, jugar con los ingredientes que le da su tierra y sorprender al comensal con platos divertidos que a veces no son lo que parece, como esas setas que quisieron ser callos o ese cuello deshuesado de lechazo que termina de cocinar en el horno de leña”.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.