Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Dientes que sufren la tensión del confinamiento

El estrés está repercutiendo en la salud de nuestra boca y es importante

27/11/2020 9:29 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Quién iba a pensar que la pandemia iba a repercutir en nuestra boca, pero los profesionales están lanzando una llamada de atención advirtiendo que en estos meses se está disparando el bruxismo y la rotura de dientes. Y ¿cuál es la razón? Ni más ni menos que por el hecho de que nuestra manera de vivir ha cambiado sobremanera, y se ha elevado el estrés que sufrimos, siendo más proclives a vivir estados de ansiedad. A ello se une el descuido en las posturas a la hora de trabajar.

Ignacio de la Cruz es el responsable de la clínica dental De la Cruz y asegura que en sus centros, tanto de Aranda de Duero como de Miranda de Ebro, se ha notado el aumento de llegada de pacientes con problemas de mandíbula, bruxismo y hasta rotura de piezas dentales. “Llegan más casos que antes, y no es algo que notamos tras salir del confinamiento que vivimos de marzo a junio, sino que el problema sigue presente e incluso se está agravando”, señala el profesional, explicando que la razón es que la situación ha generado “y sigue generando” mucho miedo e incertidumbre por lo que pueda venir “que supone un incremento de la tensión que se ve traducida en el descuido de las buenas posturas, cargando el cuello y los músculos”. Una tensión que llega a nuestra boca porque los músculos de los hombros llegan a la  articulación temporomandibular que conecta la mandíbula con el cráneo.

¿Y cuándo liberamos esa tensión? Explica De la cruz que lo más normal es que sea por la noche cuando estamos más relajados. “Entonces nuestro cuerpo tiende a apretar los dientes, al rechinamiento y a endurecer las mandíbulas causando un dolor que puede durar semanas o incluso la rotura de alguna pieza al chocar unas contra otras de forma continuada”. Y esto no ocurre solo en los adultos, sino que también el confinamiento en casa y la situación de crisis y tensión que viven algunas familias repercute en los más pequeños, que llegan a manos del profesional con dolor en los músculos de la mandíbula, sonidos y chasquidos; incluso dolores de cabeza, faciales, sensibilidad dental o limitaciones al abrir la boca.

Lo importante, manifiesta de la Cruz, es evitar que el daño vaya a mayores. Hay que fijarse de vez en cuando para asegurarnos que nuestros dientes no se juntan, salvo para masticar. En caso de que lo hagan y se note la presión lo importante es acudir al dentista para poner remedio “antes de que sea tarde”. Un remedio que puede ser en forma de protector bucal para la noche.

También hay que observar las posturas que tenemos a la hora de trabajar. Si es sentado los hombros deben estar alineados con las caderas y las orejas con los hombros. Es importante levantarse de vez en cuando y, al terminar la jornada, buscar un momento para la relajación y el estiramiento.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.