Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

La mortalidad por enfermedad del riñón ha crecido un 30% en los últimos diez años

La Sociedad Española de Nefrología aporta los últimos datos

11/03/2022 10:11 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Esta semana se celebra el “Día Mundial del Riñón” y la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.) quiere hacer un llamamiento sobre el crecimiento de esta enfermedad, y la importancia de la prevención, el diagnóstico precoz y promoción de la salud renal como mejores medidas frenar el avance de una patología que ya afecta entre un 10-15% de la población adulta en nuestro país.

Los últimos datos en España reflejan la gravedad de esta situación, con una prevalencia de la ERC que ha crecido un 30% en la última década, y con una tasa de personas en Tratamiento Renal Sustitutivo (TRS) -es decir, diálisis o trasplante- que se sitúa en 1.363 personas por millón de población (pmp). Por su parte, la incidencia (nuevos casos anuales) se sitúa en 141 pmp, lo que supone que más de 6.700 personas iniciaron diálisis o trasplante en 2020, año en el que se produjo un ligero descenso en el número de personas que iniciaron TRS debido a la pandemia. En total, más de 64.600 personas con ERC en nuestro país necesitan un tratamiento que reemplace la función de sus riñones.

Además, la tasa de mortalidad ha crecido también más de un 30% en los últimos diez años, y en 2020 fallecieron más de 5.800 personas en TRS en España, con un aumento también motivado por la COVID-19, ya que los pacientes renales son de los más vulnerables y que más se han visto afectados por este (tanto por la imposibilidad del distanciamiento y confinamiento social en las primeras olas de la pandemia, como por la menor respuesta inmunitaria a la vacunación, en especial, en los trasplantados renales).

Castilla y León se sitúa por debajo de la media nacional en el impacto de la enfermedad renal en sus fases avanzadas, con una prevalencia (número total de casos) que alcanzó en 2020 los 1.310 pmp (frente a 1.363 pmp nacional). De igual modo, la incidencia (nuevos casos) fue inferior a la media nacional, con 119,4 pmp frente a los 141 pmp de la media nacional, con un descenso del 11% respecto a 2019 y situándose entre las comunidades españolas que más redujeron la incidencia.

A pesar de ello, el número de personas que necesitan diálisis o trasplante sigue creciendo en Castilla y León, continuando la tendencia ascendente de los últimos años. Así, ya son más de 3.100 los castellanoleoneses que precisan Tratamiento Renal Sustitutivo para reemplazar la función de sus riñones.

El crecimiento de la ERC se relaciona con factores de riesgo como la diabetes y la enfermedad cardiovascular (responsables del 50% de los casos), la obesidad, la hipertensión arterial o el tabaquismo, muchos de los cuales podrían prevenirse con la adopción de unos hábitos de vida saludables, que permitirían frenar su avance. A ello hay que sumarle que es una enfermedad que presenta síntomas poco reconocibles en sus estadios iniciales, y que cuenta con una tasa de infradiagnóstico que supera el 40%.

A pesar de que la prevalencia e incidencia no deja de crecer, y tener un gran impacto en la expectativa de supervivencia y calidad de vida de los pacientes, la ERC continúa siendo poco conocida para la mayoría de la sociedad y la opinión pública. “Es un grave problema de salud pública que sigue creciendo y que se conoce como la epidemia silenciosa porque su diagnóstico suele ser tardío, cuando la enfermedad ya se encuentra en fases avanzadas. Es por ello por lo que se requiere de un mayor esfuerzo de prevención y detección precoz para lograr frenar su crecimiento en España y el mundo.”, explica la presidenta de la Sociedad Española de Nefrología, S.E.N., la Dra. Patricia de Sequera.

“En España somos excelentes en el tratamiento en las fases avanzadas de la ERC, como demuestra nuestro liderazgo mundial en trasplante renal o los altos índices de supervivencia de los pacientes, pero es necesario un mayor esfuerzo en las etapas previas, con un Plan de Salud Renal en España, que recoja todos los esfuerzos y recursos que se pueden destinar para avanzar en las medidas preventivas y de detección precoz, con la colaboración de la Atención Primaria y aunando otras estrategias que también son básicas para mejorar el tratamiento y la calidad de vida de las personas con ERC: por un lado, el fomento de diálisis domiciliaria -con importantes beneficios para los pacientes y para el sistema sanitario-, y por otro, un mayor impulso a la donación de vivo, para así reducir las listas de espera”, añade De Sequera.

 

Buenos hábitos para reducir el riesgo

Por último, la campaña también ha incluido la difusión de diversos materiales con información general sobre la salud renal y ocho reglas de oro para reducir el riesgo de tener Enfermedad Renal Crónica, que son las siguientes:

 

1. Mantente en forma, estate activo

2. Sigue una dieta saludable

3. Comprueba y controla tu nivel de glucosa en sangre

4. Comprueba y controla tu presión arterial

5. Mantén una ingesta de líquidos adecuada

6. No fumes

7. No te automediques ni tomes anti inflamatorios ni analgésicos regularmente si no te los indica tu médico

8. Comprueba tu función renal si tienes uno o más factores de “alto riesgo”, por ejemplo, si tienes diabetes, hipertensión u obesidad

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.