Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Salud y Bienestar

¿Qué es la Encefalomielitis Miálgica o el Síndrome de Fatiga Crónica?

Una enfermedad invisible para los demás pero demoledora para el que la padece

10/05/2018 8:52 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

El 12 de mayo se celebra el Día mundial de visibilización de la  Encefalomielitis Miálgica, una enfermedad que a los ojos de la gente parece “invisible”, pero la persona que lo padece sufre debido al cansancio que padece sin tener fuerzas para trabajar ni para llevar el día a día con normalidad.

¿Qué es?

Es una enfermedad neuro-endocrino-inmunológica, que implica un importante desarreglo bioquímico, causa una gran fatiga física y mental que no se alivia con descanso y produce, entre otros síntomas: faringitis o amigdalitis y otras infecciones crónicas, nódulos linfáticos sensibles, mialgias, artralgias, cefaleas, alteración del sueño y malestar que persiste más de veinticuatro horas después de un esfuerzo.  Reduce la actividad de la persona entre el 50% y el 80% de la que realizaba antes de enfermar, y se acompaña de una sensación de gripe que no remite, de trastornos importantes de concentración y memoria, dolor en articulaciones y músculos, alteraciones del sueño, dolor de garganta, inflamación de ganglios, sensación febril e intolerancia a la actividad física.

 

Síntomas

 

  • Aunque el nombre sugiere simplemente un estado de debilidad, el síndrome de fatiga crónica puede ser una enfermedad grave y conlleva una multitud de síntomas:
  • Agotamiento profundo e incapacitante.
  • Dificultad para concentrarse y deterioro de la memoria inmediata.
  • Síntomas gripales: dolores articulares y musculares, garganta irritada, dolor de cabeza, ganglios linfáticos doloridos.
  • Malestar tras el ejercicio: empeoramiento de los síntomas después del ejercicio físico o mental, que se produce pasadas de 12 a 48 horas y que requiere un largo periodo para su recuperación. Es una característica distintiva de la enfermedad.

 

​Tratamiento

En la actualidad no hay ningún tratamiento que cure esta enfermedad. Los tratamientos farmacológicos tienen como objetivo paliar determinados síntomas (dolor de cabeza, fatiga extrema, mareos, problemas digestivos, trastorno del sueño, etc.) y tratar otras enfermedades comórbidas (infecciones, depresión, colon irritable, etc.).  

En la misma línea de paliación de síntomas también hay tratamientos no-farmacológicos que pueden ayudar a algunos enfermos a sentirse mejor como la fisioterapia, osteopatía, acupuntura, shiatsu, reiki...

Una dieta sana y equilibrada, evitando en la medida de lo posible los aditivos y sustancias químicas, parece una medida recomendable. Un gran número de enfermos de SFC son intolerantes al gluten y la lactosa, por lo que una dieta libre de los alimentos que los portan supone una buena medida. La ingesta de probióticos también parece estar recomendada para muchos enfermos.

 

​Fuente: SFC - SQM Madrid

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.