Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Salud y Bienestar

Trastornos digestivos como consecuencia de los excesos navideños

Cenar o comer saludable en Navidades es posible

24/12/2018 10:23 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

El 36% de los castellanos y leoneses sufre algún trastorno digestivo en estas fechas, según datos del Centro de Investigación sobre Fitoterapia  junto con la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) ha lanzado el Plan para una Navidad Saludable, una campaña que tiene como objetivo orientar a la población sobre cómo evitar las consecuencias de los excesos navideños en el aparato digestivo.  

La mitad de los castellanos y leoneses realiza entre tres y seis comidas con familiares y amigos durante las Navidades y, en la mayoría de ellas, cometen excesos de comida y bebida, según datos de INFITO. Como consecuencia, se suelen producir dispepsia o malestar abdominal, la pirosis o ardor, náuseas, vómitos, jaquecas o cefaleas, así como alteraciones del tránsito intestinal, como diarreas. “Son reuniones en las que siempre tenemos como protagonista a la comida. Sin embargo, cometemos el error de creer que cuanta más cantidad pongamos en la mesa más disfrutaremos. Esto hay que desmitificarlo”, advierte la doctora Pilar Riobó, del Servicio de Endocrinología de la Fundación Jiménez Díaz. Esta especialista destaca que disfrutar de una comida o cena con alimentos saludables, controlar las cantidades y planificar bien los menús es posible en estas fechas. “Solo tenemos que organizarnos un poco, huir de las grasas, azúcares, el exceso de sal y de los productos ultraprocesados y explorar recetas originales y creativas a base de verduras y hortalizas, pescados y aves al horno y postres que incorporen frutas, por ejemplo”, subraya.

Sin embargo, lo habitual en cada casa es llenar la mesa de mariscos, embutidos, asados de cordero o cochinillo, turrones y mazapanes. Así, una comida típica de Navidades en Castilla y León se compone de lombarda o repollo con mayonesa, lechazo y dulces típicos, una media de 1.066 kcal, según un análisis de la SEDCA. “Comemos por encima de nuestras necesidades y darnos este atracón en cuestión de dos horas hace que nuestra digestión sea más pesada y que podamos sufrir síntomas como hinchazón abdominal, ardor, náuseas, diarreas o incluso cefaleas”, sostiene la doctora Pilar Riobó. Además, advierte, se consume mucho alcohol.

Para evitarlo, esta especialista recomienda planificar bien tanto los menús de las celebraciones como los de los días sin fiesta, seguir siempre la rutina de las cinco comidas diarias, practicar ejercicio físico, comer despacio y controlando las cantidades y limitar el consumo de dulces y alcohol. “Además, puede resultar útil la toma de preparados farmacéuticos de plantas medicinales como el cardo mariano que ayudan a proteger el hígado de la sobrecarga a la que es sometido durante las Navidades, por ello es recomendable tomarlo con antelación”, indica.

 

 

Trucos para preparar la mesa de Nochebuena

Los expertos en nutrición señalan que, aunque parezca difícil, cenar o comer saludable en Navidades es posible. “Deberemos evitar los platos muy grasos, comprar entrantes que ya vienen preparados, a menudo ricos en grasas, azúcares…, y si solemos tener digestiones pesadas, es preferible montarnos nuestro propio plato con todo lo que comeremos para no excedernos y reducir la presencia de platos muy picantes o muy ácidos. Además, nos sentarán mejor platos cocinados que en crudo, más fácilmente digeribles”, indica Andrea Calderón, nutricionista de la SEDCA. “Podemos preparar unos entrantes con alimentos frescos, y si es posible en plato único mejor. Lo típico es llenar la mesa de canapés y aperitivos con el consiguiente peligro del picoteo del que apenas somos conscientes, nos saturamos y llenamos demasiado rápido”, subraya. En cuanto a los segundos, “podemos optar por un pescado, que es más fácil de digerir, o un ave que tiene mucha menos grasa que el cordero o el cerdo, mejor con guarnición de verduras asadas”, añade. Por último, en el postre dar mayor protagonismo a las frutas frescas o en batido, o postres caseros sin azúcar añadido. Esta experta concluye que en los días sin fiesta “será importante realizar comidas ligeras, con abundancia de verduras y frutas, y no tomar alcohol, para que el organismo descanse. Y lo fundamental, hacer ejercicio físico y llevar una vida activa durante todas las Navidades”.

Fuente: COM SALUD

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.