La Avenida de Burgos contará con un pavimento que minimizará el ruido

Una inversión de 854.636 euros para unas obras que estarán finalizadas antes de las próximas elecciones

21/07/2018 8:36 | Begoña Cisneros

La Junta de gobierno local del Ayuntamiento de Aranda de Duero ha aprobado este viernes el pliego definitivo para sacar a contratación las obras de pavimentación de la Avenida de Burgos. Unas mejoras que se realizarán en el tramo de este vial que va entre las calles Pedro Sanz Abad y Pizarro, y que saldrán a licitación por el precio de 854.636 euros. Este era uno de los proyectos –junto al arreglo de las calles Moratín y Avenida de Castilla- que el Ayuntamiento presentaba a las ayudas DUSI (Dearrollo Urbano Sostenible) de los fondos europeos, pero la solicitud fue rechazada. De todas formas, el equipo de gobierno, pensando en que cabría la posibilidad de que ocurriese, decidió incluir esta partida en los presupuestos locales.

No sólo se realizará el arreglo de las aceras con una nueva pavimentación, sino que también se llevará a cabo el cambio de tuberías, tanto para aguas limpias como sucias, así como el cambio de la red eléctrica. Además, como novedad en Aranda, en esta avenida se instalará en la calzada una pavimentación novedosa a través del uso de conglomerado  que permitirá la reducción del ruido provocado por el paso de vehículos.

La ejecución de las obras se prevé que durará siete meses una vez firmado el contrato con la empresa que resulte adjudicataria.

 

 

Nueva sede de la policía

Del mismo modo el gobierno local sacará a licitación en las próximas semanas la redacción del proyecto que dará lugar a la construcción de la futura sede de la policía local en los terrenos situados frente a la estación de autobuses y junto al aparcamiento de la quinta Julia. A pesar de las discrepancias entre los grupos municipales y la oposición del colectivo Espeleoduero amparándose en el encajonamiento que supondría para el río Duero y la ruptura del paisaje, el equipo de gobierno ha decidido mantenerse fiel a la primera opción que barajaban. “Sólo se va a ocupar un 30% de la parcela, y la nueva sede estará pegada al parking y a la estación de autobuses, muy lejos de la orilla del río que, además, se encuentra 16 metros por debajo”, señala el portavoz del equipo de gobierno Emilio Berzosa.

Para la redacción del proyecto se dará un plazo de dos meses y, a partir de ahí deberá elaborarse el pliego de ejecución.