Candelas: "Es importante que te dejen hacer lo que quieres"

Este arandino de adopción ha descubierto en su jubilación su pasión por la pintura

16/09/2018 10:02 | Begoña Cisneros

Nacido en Salamanca pero arandino de adopción desde cuatro décadas, Francisco González Rodríguez descubrió su faceta artística como pintor en su jubilación. La Escuela de Adultos y la de Cerámica han sido su escuela pictórica y diversas exposiciones se han podido ver de este salmantino al que le gusta pintar “de todo” en los últimos años. Y lo hace bajo la firma de ‘Candelas’ en memoria de su abuela materna.

 

-¿Cómo descubriste la pintura?

- Yo no descubrí la pintura si no que la pintura me descubrió a mí. Yo veía cuadros fantásticos y dije: “eso me gustaría a mí hacer”. Hice algunos pero a tinta china de edificios de Samanca, ahí empezó todo.

 

-¿Qué te aportan personalmente los pinceles?

- Los pinceles me aportan relajación y entretenimiento; y satisfacción cuando termino algo, porque me digo: “eso lo he hecho yo”.

 

-¿Cuáles son tus pintores favoritos?

- Hay muchos y variados, sobre todo los impresionistas porque te dicen algo. Goya, Velázquez, Murillo, El Bosco, el Greco, Tiziano; y luego Sorolla, Renoir, Van Gogh, Monet, Miró… y alguno que no menciono porque hay muchos.

 

-Formas parte del colectivo ARA (Asociación Ribereña de las Artes) desde hace cuatro años, ¿qué te aporta pertenecer a ella?

- Formar parte de A.R.A. me aporta estar con unos grandes pintores locales y mejores personas, pues somos como una familia. Cambiamos impresiones y aprendo de ellos porque cada uno tiene su estilo y técnica diferentes. También vamos a museos e intercambiamos nuestras opiniones. Y algo también importante es la de poder realizar exposiciones conjuntas.

 

- Paisajes, personas, fotografías, ¿qué es lo que más te gusta dibujar y pintar?

- Me gusta tocar varios palos, pero sobre todo dibujar paisajes, edificios y caras. Con ello consigo ir viendo lo que mejor se me da. Por ejemplo, he hecho un Guernica en color y me ha gustado el resultado a pesar de que me ha costado mucho trabajo y paciencia.

 

-Empezaste  ya mayor pero parece que llevas toda la vida dedicado a ello. Para ser pintor, ¿se nace o se pace?

- Nadie nace aprendido, sino que la vida te va diciendo por dónde ir, tus gustos y preferencias. Lo que pasa que algunos nacen con un don que luego  desarrollan más o menos, porque lo primero es que te guste lo que haces,  si no vas perdido. Además influyen muchos motivos, o circunstancias y posibilidades de la familia. Me refiero a circunstancias económicas, de lugar de residencia… Es importante que te dejen hacer lo que quieres, no lo que ellos quieren.

 

-¿Tienes otras aficiones que has descubierto tras tu jubilación?

- Bueno mi afición siempre fue el fútbol. Jugué en Alemania, en el Salmantino y en Aranda, sobre todo en la A.D.C. Michelin durante varias temporadas. Pase a ser entrenador y ahí es donde he estado hasta hace poco tiempo. He de decir que fui el precursor en Aranda del fútbol femenino y ahora me dedico a  ver partidos de chavales, que son los verdaderos artífices del fútbol moderno. Siempre me gustaron todos los deportes.

 

-¿Opinas que en Aranda se le da importancia a los pintores locales?

- En Aranda no se le da mucha importancia, pues hay gente que ha trabajado muy duro por ello y casi nunca se han visto sus esfuerzos. Además cada partido que gobierna en el ayuntamiento tiene sus preferencias sobre alguna cosa y nunca es esta, aunque tengamos un museo o dos, San Juan y la Casa las Bolas.

 

-¿Qué más se podría hacer para ayudar a los artistas arandinos?

-Hacer se podían hacer muchas cosas. Contar con una buena sala de exposiciones, tenerlas abiertas los fines de semana que es cuando se pueden visitar con tranquilidad, dotar a las asociaciones de locales aptos para sus necesidades, reuniones, trabajos y todo lo relacionado con su actividad. Ahora mismo tenemos un local obsoleto y tan pequeño que cuando hacemos una reunión cabemos nueve personas. Y somos cuarenta socios.