Glaxo recibe la visita del presidente de la Junta

Quien ha destacado la importancia de la planta arandina como ejemplo regional y nacional de éxito

05/10/2018 13:30 | Begoña Cisneros

Nació con 67 trabajadores hace cuatro décadas y a día de hoy cuenta con medio millar más a los que hay que añadir los empleos indirectos que genera. Nació dirigida a la venta de fármacos en España y en estos momentos son más de 100 países del mundo a los que suministra.  Son muchos los cambios a positivo los que se han dado en la fábrica arandina de la multinacional GlaxoSmithKline , que este año celebra su 40 aniversario y que durante todo este tiempo ha visto crecer el número de empleados, de inversiones, de beneficios y de edificios en el gran terreno que compraron “unos visionarios” que apostaron por Aranda de Duero para implantarse.

La planta arandina ha recibido este viernes la visita del Juan Vicente Herrera, presidente de la Junta de Castilla y León, que la ha puesto como ejemplo de inversión extranjera de éxito en Castilla y León. Le han acompañado los consejeros de Economía, Pilar del Olmo, y de Sanidad, Antonio María Sáez, así como el delegado de la Junta en Burgos Baudilio Fernández Mardomingo y la alcaldesa de Aranda de Duero Raquel González.

Herrera destacaba a Glaxo como una de las mejores industrias farmacéuticas y químicas de España, en la que tanto la empresa como el territorio donde se asienta se han visto beneficiados. Ha destacado cómo esta empresa supo dar el salto a la internacionalización, pasando de una producción orientada fundamentalmente al mercado nacional a convertirse en referente mundial en algunas de sus producciones, como es el famoso Ventolín.

Y la Junta ha acompañado a GSK en este recorrido, recordaba su presidente, con una inyección económica de unos 18 millones de euros. Ese apoyo continúa en la actualidad, ya que el pasado mes de agosto el Consejo de Gobierno declaró de Especial Interés el Plan Estratégico de I+D presentado por GSK para esta planta, que contará con un respaldo de 600.000 euros, lo que va a permitir un ambicioso proyecto de mejora y optimización de sus procesos de fabricación.

Para el director de la planta de GSK en Aranda, Ismael de los Mozos, “la evolución en estas cuatro décadas se ha manifestado no solo en el número de unidades fabricadas, sino también en la mejora significativa de nuestros procesos gracias a las inversiones realizadas”. Un ejemplo claro se muestra en el último lustro, donde se han invertido más de 36 millones de euros en proyectos innovadores “que nos han permitido ampliar la capacidad de nuestras líneas, mejorar la eficiencia de nuestros sistemas de trabajo y proveer a las personas de las herramientas necesarias para su desarrollo”. “El compromiso, flexibilidad y pasión que demuestran los hombres y mujeres que trabajan en nuestra planta son la clave de nuestro crecimiento año tras año”, concluye.

Por su parte, la presidenta y consejera Delegada de GSK España, Cristina Henríquez de Luna, confirma que “nuestro compromiso con España y Aranda se renueva cada día. Estos 40 años dan fe de que nuestra compañía llegó a esta tierra con vocación de permanencia. Desde GSK Aranda llevamos la marca Castilla y León y la marca España al mundo entero y nos sentimos especialmente orgullosos de estar en esta tierra burgalesa, a la que nos une un fuerte compromiso con el empleo, el deseo de progreso y la leal cooperación”.