La audiencia provincial de Burgos reparte justicia en Navidad

Las hipotecas multidivisas han generado y generan un gran perjuicio económico y emocional en los consumidores

24/12/2018 10:48 | DR

La Audiencia Provincial de Burgos sigue fallando a favor de los consumidores en lo referente a cláusulas abusivas de los asociados de ASUFIN. El mismo día ha dictado dos sentencias estimatorias para dos matrimonios burgaleses que llevan peleando contra Bankinter mucho tiempo.

En uno de los casos, la sentencia ha venido a revocar al Juzgado de Primera Instancia número 2 de Burgos que la había desestimado por caducidad en la acción. Los magistrados han recordado que ya el Tribunal Supremo se pronunció sobre este punto cuando falló que las cláusulas no transparentes son abusivas y, por tanto, “la nulidad absoluta no está sujeta a plazo de caducidad o prescripción”. La asociada de ASUFIN había solicitado un crédito hipotecario a finales del 2007 y, aconsejada por Bankinter, procedió a hacerlo en francos suizos. La sentencia resalta que, en ese momento, comienzo de una grave crisis, no era posible garantizar la estabilidad de la moneda y que, dado que la consumidora no era experta en productos financieros, debieron desaconsejar esta comercialización. Lo cierto es que el crédito fue por 155.000€ para su vivienda habitual y que tras pagar en cuotas, intereses y comisiones un total de 78.156€ su deuda con el banco había aumentado en nueve años hasta los 173.775€. El perjuicio que esta consumidora sufrió a tenor de la pericial de Enrique Mestre, perito colaborador de ASUFIN, es de 76.087 € a fecha de la demanda.

La pericial expone claramente que, si el préstamo se hubiera realizado en euros, con Euribor más 1 punto, la deuda viva hubiera sido, al momento de la demanda, de 97.687,83 euros. Ese enorme desequilibrio fue la razón por la que se optó por demandar a Bankinter solicitando la nulidad parcial de las cláusulas multidivisas por la falta de transparencia en su comercialización.

Aunque se haya constatado que fue ella quien solicitó la hipoteca multidivisa, Bankinter debió desaconsejarlo. El Tribunal Supremo ya ha sentado doctrina al fallar que el hecho de que un consumidor sea el que solicite este producto no implica que lo conozca. Además, no consta que el banco informara de la evolución de los cambios, ni que hiciese simulaciones sobre la cuota a pagar en distintos escenarios, ni sobre el riesgo del capital pendiente.

Puesto que Bankinter no cumplió con su obligación de informar de los riesgos asociados a este producto, y puede considerarse que no actuó conforme a la buena fe exigida, las cláusulas multidivisas se anulan. Esta nulidad lo es por falta de transparencia y por ser abusivas, y se acuerda que la amortización del préstamo se realice como si hubiera sido contratado en euros. Todo ello con imposición de las costas procesales generadas en la primera instancia.

Del mismo modo se pronuncia con otro matrimonio de ASUFIN, que ya había ganado en primera instancia también a Bankinter. La pareja, sin estudios superiores y donde sólo el marido tiene un sueldo, ha vivido una pesadilla, pese a que su crédito no era alto. Los 90.000 euros solicitados les supusieron un perjuicio de 43.757 euros, casi un 50% del total contratado. De modo que la deuda viva después de ocho años era para esta pareja de 94.079 cuando debía ser, en euros, de 62.204. A esto hay que sumarle el diferencial de las cuotas pagadas, que se aproximan a los 12.000 euros de pérdidas.

Es una buena noticia para los consumidores burgaleses tener de su parte a los tribunales. Hay mucho dolor en estas familias, muchas de las cuales apenas pueden llegar a fin de mes y se encuentran padeciendo trastornos físicos y emocionales, angustiados por un crédito que no sólo no baja con los pagos, sino que aumenta año a año.

El abogado colaborador de ASUFIN, Jaime Codón, ha mostrado siempre un compromiso especial con los afectados por estos abusos, por lo que consigue constantes éxitos. Estos éxitos son de todos los consumidores que deberían reclamar si se sienten víctimas de un abuso bancario.

Fuente: ASUFIN, Asociación de Usuarios financieros