Escaso interés para incluir el Directo en el Corredor Atlántico

La Plataforma considera "injustificable" esta decisión

28/02/2019 12:09 | DR

La Plataforma por el ferrocarril Directo considera injustificable la no inclusión de la línea de ferrocarril Directo Madrid – Aranda- Burgos en el corredor Atlántico ferroviario, conforme otros proyectos si lo hacen. Considera que el futuro de las mercancías para Madrid con Europa en ancho internacional “no debe retrasarse más mientras ya se prepara en Valencia” y tiene dudas de si esta reapertura haya sido planteada al equipo de gobierno.

Las inversiones “no llegan”, señalan desde este colectivo,  “pese a tener demostradas 18 circulaciones desde hace ya 6 meses en estudios e informes”. Afirman que existen varios proyectos nacionales de las conexiones ferroviarias que afectan al proyecto de pasajeros de Madrid-Chamartín y al proyecto de mercancías  de Vicalvaro, en sentido Norte-Sur peninsular y de mercancías  internacionales de la capital con  Europa.  A ello se suma parte del proyecto del Corredor Central ferroviario Irún – Madrid – Algeciras, impulsado hace 1 año por la Cámara de Burgos con otras 15 cámaras de comercio y 3 autoridades portuarias.

La plataforma no entiende que los importantes ahorros que supondría la apertura de esta línea no hayan sido determinantes para lograr una partida presupuestaria mínima que posibilite la circulación y la reactivación industrial de este área “a tan sólo 130 km de Madrid en línea recta”.

Después de 8 años y “con los datos sobre la mesa”, afirman, la Plataforma cree grave “el poco acuerdo político demostrado en proyectos básicos de comunicaciones antes de las nuevas elecciones”. “El hecho de que la Ley del sector ferroviario sí se aplique ante problemas de comunicación urgentes en otras comunidades y no se apliquen en los de Castilla y León es ya insufrible y hasta sospechoso”, afirman en un comunicado.

Y es que la Plataforma considera vital la inclusión en el Corredor Atlántico y la reapertura de la línea que de no ser planteada ahora, “tal y como prometió la junta de Castilla y León”, retrasará la reapertura y permitirá el cerramiento de esta importante conexión ferroviaria de Madrid en la próxima década, así como un grave perjuicio contra la economía y desarrollo de esta región y Madrid capital.